CRÓNICA PIRATA: PUERTO RICO 80-83 GRECIA; LOS ÁRBITROS EMPAÑAN UN EMOCIONANTE PARTIDO DE BALONCESTO.

por santiloro publicado en MUNDIAL DE TURQUÍA´10

35 minutos de buen juego se han podido ver hoy en el partido que enfrentaba a Puerto Rico y Grecia. Los puertorriqueños suplieron con gran eficacia la lesión de Carlos Arroyo colocándose por delante en el marcador durante buena parte del encuentro ante una Grecia que encontró su premio tras 35 minutos de intenso baloncesto.

35 minutos de buen juego se han podido ver hoy en el partido que enfrentaba a Puerto Rico y Grecia. Los puertorriqueños suplieron con gran eficacia la lesión de Carlos Arroyo colocándose por delante en el marcador durante buena parte del encuentro ante una Grecia que encontró su premio tras 35 minutos de intenso baloncesto.

 

35 minutos de buen juego se han podido ver hoy en el partido que enfrentaba a Puerto Rico y Grecia. Los puertorriqueños suplieron con gran eficacia la lesión de Carlos Arroyo colocándose por delante en el marcador durante buena parte del encuentro ante una Grecia que encontró su premio tras 35 minutos de intenso baloncesto.

Comenzó el partido con Puerto Rico muy acertada desde el exterior, un parcial de 9-0 a su favor motivado por tres triples consecutivos de Ángel Vassallo, Barea y Carmelo Lee  abrían las primeras distancias nada más comenzar el encuentro. No obstante, sin precipitarse en ningún momento y construyendo desde la defensa Grecia logró reengancharse al partido de la mano de un sensacional Spanoulis que, con 7 puntos en este primer cuarto (la mayoría en plena remontada griega), se afianzaría junto con Tsartsaris (que logró otros 10) como líder indiscutible de este equipo en la primera mitad. (15-14. Min 5).

Tras esta remontada de Grecia el juego se estancó bastante, el frenético ritmo anotador que hizo anotar 29 puntos entre ambos equipos en poco más de cinco minutos bajó hasta el punto de que el partido se convirtió en un bonito duelo de hombres interiores. Primero era P.J Ramos quien conseguía mantener a los suyos por delante en el marcador y, más tarde era el propio Tsartsaris quien le sacaba los colores en defensa al propio P.J Ramos. Así transcurrió buena parte de este primer cuarto hasta que, a un minuto para la conclusión del mismo Puerto Rico cambió su defensa individual a una zonal. Dicha defensa cortocircuitó los mecanismos griegos que, a pesar de atacar con fluidez y lograr tiros liberados, no lograban anotar. Para más inri, cuando al fin Grecia logró ponerse por delante en el marcador, el seleccionador griego Jonas Kazlauskas tomó la determinación de “copiar” la defensa rival y, colocando otra zona 2-3 veía como puertorriqueños lograban un parcial de 8-2 que les otorgaban una tímida ventaja al término de los primeros diez minutos. (23-21. FIN PRIMER CUARTO)

De dichos diez minutos cabe resaltar la puntería exterior de los hombres de Manolo Cintrón que en este primer cuarto anotaron más lanzamientos desde más allá del 6.25 (5) que de dos puntos (4, y todos de P.J Ramos)

Pasándonos ya el segundo cuarto se podía observar como las instrucciones del seleccionador griego  quedaron claras: Grecia subió su intensidad defensiva, lo que propició un desconcierto general en el ataque local y otorgó innumerables contraataques rápidos que terminaron en puntos fáciles e incluso varios “2+1” consecutivos. Además, los “azulones” lograron darle la vuelta al marcador rápidamente colocándose, por primera vez desde comienzos del primer cuarto, con una ventaja medianamente holgada que obligó a Manolo Cintrón a pedir tiempo muerto. (24-28. MIN 13).

Y se podría decir que aquí se terminó el buen juego griego durante todo el segundo cuarto. Eclipsados por la enorme explosión que J.J Barea supuso en este periodo, los Spanoulis, Diamantidis y compañía volvieron a cortocircuitarse ante una Puerto Rico en la que únicamente jugaba Barea. El base de los Mavericks logró la friolera de 13 puntos en este cuarto (de los 18 de su equipo) catapultando a los suyos en el marcador y permitiéndoles llegar al descanso con una de las ventajas más holgadas –sino la que más- de todo el partido (merced a una técnica pitada segundos antes al griego Spanoulis); 41-35.

En la segunda parte Grecia tardó poco en meterse de nuevo en el partido. Apretando en defensa lograron rápidas transiciones en ataque y, de paso, recuperar la confianza perdida en el tiro. Así comenzó este periodo en el que poco le duró la alegría a los puertorriqueños que vieron como en tan sólo 5 minutos se esfumaba toda la renta conseguida en el segundo cuarto. (51-52. Min 25). Con Grecia de nuevo por delante en el marcador el ritmo anotador bajó, Puerto Rico acusó en demasía la falta de la pareja Barea – Ramos y Grecia se gustaba hasta el punto de terminar el cuarto con un triple de Bourousis sobre la bocina que dejaba el marcador 56-59 con todo por decidir en los últimos diez minutos. Por destacar algo del trámite en el que se convirtió este tercer cuarto se podría decir que los mejores minutos de juego de la selección helena llegaron cuando actuaba Diamantidis de base, no de improvisado escolta.

Ciñéndonos a los últimos diez minutos el juego se reanudó con ambos equipos muy cautelosos. Una gran acción del dorsal 14 puertorriqueño Carmelo Lee demostraba las ganas que los locales tenían de anotarse su primera victoria tras el varapalo ruso de ayer. No obstante los hombres de Kazlauskas no iban a ponérselo nada fácil y, tras no estar acertados en ningún momento desde el perímetro las geniales muñecas griegas salían a relucir en los últimos minutos. (63-62. MIN 33)

En este momento, cuando la igualdad era máxime y ambos equipos se entregaban a fondo para lograr una victoria que, o bien les afianzara como líderes del grupo o bien les siguiera dando vida para pasar de ronda, apareció la figura de los árbitros. Con una serie de decisiones más que dudosas, los colegiados expulsaban a P.J Ramos –omnipresente hasta el momento con 8 puntos en este cuarto- (que cometía su quinta personal) y metían muy pronto a Puerto Rico en el bonus  para desesperación del banquillo boricua. (75-71. Min 37:30). Desde este momento, y hasta el final del encuentro, el juego griego se convertiría en un carrusel de tiros libres. 13 de los 24 puntos de la selección griega en este cuarto llegaron mediante esta fuente de ingreso (y más concretamente 7 de Spanoulis) que, de hecho, se convirtió en la única desde que quedaban casi 6 minutos.

Desde la obligada salida de pista de P.J Ramos poco tardaron los griegos en remontar los 4 puntos desventaja y, a falta de dos minutos se situaban ya un punto por encima en el marcador; 75-76.

En este momento, Puerto Rico vivió una especie de “Déjà vu”, con lo ya ocurrido ayer en el partido de Rusia y es que, aunque por diferentes motivos, la selección de “Los doce magníficos” (como nos informa ACB que así son conocidos en su país) vio como su rival se le escapaba en el marcador tras pelear durante todo el partido. Una técnica al banquillo portorriqueño terminó por desquiciar a todos los allí presentes y, a pesar de tener todo muy en contra, Puerto Rico en ningún momento se dio por vencida y estuvo cerca de “dar el campanazo” en los segundos finales. Al final, inmerecida victoria para Grecia en un partido empañado por el arbitraje en los minutos calientes.

Comentar

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies