alt

EL FINAL MÁS TRISTE DE STEVE NASH

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en NBA

Por José María Santiago (jmsantiago33)

“Es difícil. Tengo muchas ganas de jugar, y tengo muchas ganas de jugar como acostumbraba. Estar tan limitado es frustante, y no saber cuándo voy a estar bien de salud es un poco desalentador, también”. Estas palabras cargadas de dolor salían el año pasado de la boca de Steve Nash. Unas palabras que se han convertido en frustración, una vez es sabido que Nash se perderá toda la temporada por lesión. Con esta nueva lesión, la travesía en el desierto que comenzó hace dos años (por las dichosas lesiones), no parece tener fin y que seguramente abocarán al base de Los Ángeles Lakers a retirarse. Sin duda, un final muy triste para el qué ha sido uno de los mejores bases de la historia de la NBA

El físico del jugador canadiense, con 17 temporadas a sus espaldas ha dicho basta. El paso del tiempo no perdona y el que fuera ocho veces All-Star y galardonado los años 2005 y 2006 con los dos Premios MVP (de mejor jugador de la Liga) no volverá a pisar más una cancha de baloncesto.

Nash, que hace dos temporadas se perdió 32 partidos por culpa de las lesiones, en esta última tan sólo pudo disputar quince. En esta pretemporada parecía que su suerte había cambiado, pero una surrealista lesión (cargando unas bolsas de compra), le ha vuelto a dar un duro golpe.

El base angelino, fue uno de los fichajes de “campanillas” realizado por los directivos de Lakers en verano del 2012, junto al del pívot Dwight Howard. Un contrato por un montante cercano a 28 millones de dólares por tres temporadas, que ha resultado (cómo el del mismo Howard) ser un auténtico fiasco.
Para los que vimos jugar a Nash en plenas facultades, esta versión actual de Nash nos produce una gran tristeza. El canadiense, se convirtió en el líder de unos Phoenix Suns, que llegaron a realizar el mejor baloncesto de la Liga. Hacía mejor a sus compañeros. Amare Stoudamire y Shawn Marion pueden dar fe de ello, pero lamentablemente la estrella del que fuera el mejor asistente durante cinco temporadas y maestro del “run & gun” se ha apagado definitivamente.
A cualquier jugador en activo, le gustaría parar el tiempo y que el momento de la retirada no le toque, pero el tiempo pasa para todo el mundo y estas dos últimas temporadas de Nash han sobrado. Es entendible que Nash buscara un último intento junto a Bryant, Howard y Gasol de conseguir el ansiado anillo, cómo hiciera otro gran Big Four de los Lakers en el año 2004 (O´Neal, Bryant, Malone y Payton) con idéntico resultado, fiasco absoluto.

Nash, de esta manera, entrará a formar parte del club selecto de grandes jugadores que se han quedado sin anillo (Stockton, Malone, Barkley, Miller entre otros) de campeón de la NBA.
Un triste final, para toda una institución en la NBA. El tercer máximo asistente en la historia de la NBA, no tendrá el final que merece.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies