EL MADRID ENTONA EL “¡CHÉ PIBE, QUÉ BUENO QUE VINISTE!”. NOCIONI AL RESCATE ANTE UN TOZUDO VALENCIA (81-71) (1-0)

Aketza ...
por Aketza ... publicado en ACB

Primer partido de semifinales de Liga Endesa 2014/15 entre el Real Madrid y el Valencia Basket. Tras eliminar a Herbalife Gran Canaria y Dominion Bilbao Basket respectivamente, duelo en la cumbre al mejor de cinco encuentros. Con los precedentes de esta temporada favorables a los blancos (2-0 en Liga y triunfo en la Supercopa), el factor cancha también para estos y la recuperación de Carroll, difícil papel para los de Carles Durán que ven como incluso el espacio entre partidos les pone trabas

Al ritmo NBA de Sergio Llull. Incisivo, rápido, vertical entraba al encuentro el Real Madrid. Las caras de concentración de los jugadores del Valencia Basket auguraban batalla y el de Mahón decidió plantarla a ritmo de showtime. Qué mejor que iniciar un partido sin correa, sin respiro, ahora que se intensifican tanto los rumores sobre la marcha del madridista a la NBA. Pronto tomaba las primeras ventajas el equipo de Laso. Van Rossom y Rafa Martínez se perdían en ataque mientras los locales sumaban en coral con un Llull que se multiplicaba por la cancha. Carles Durán movía el banquillo y lograba hacer la goma gracias a la intensificación del trabajo de Lishchuk. Tocaba bajar el culo y defender, intentando mejorar a la vez las malas sensaciones en ataque. La salida de Dubljevic para anotar cinco puntos consecutivos, clave. Con Llull marchando al banco a descansar y maquillando desde el 18-10 de máxima, cierre del primer cuarto con 25-20. Los taronjas libraban mejor de lo esperado su flojo primer cuarto.

Comodidad exterior. Se hacían de rogar los puntos en el segundo cuarto. Minuto y medio tardaría Felipe Reyes en estrenar el marcador blanco y un minuto más pasaría para que Loncar lograse atinar para los valencianistas. Se veía cómodo al actual campeón de Europa. La circulación no se veía dificultada y el base de turno, Sergio Rodríguez en este caso, podía amasar la bola a su antojo todo el tiempo que quisiera. Valencia decidía jugársela al triple y esto no les llevaba más que a un tira y afloja en el que el Chacho se movía cómodo. Cinco puntos del base madridista (34-27) daban aire cuando los visitantes más apretaban. Pero ni los 7 puntos de Van Rossom ni la decena que juntaban entre Lishchuk y Harangody hacían daño ante lo suelto y alegre que se mostraba el Madrid en ataque. Rudy (10 puntos) y Llull (9 puntos) establecerían la barrera psicológica de los 10 a poco más de dos minutos del final. Con Maciulis tirando de oficio y Mejri cargándose con tres faltas, peligroso cierre del primer tiempo para los valencianos. 46-36.

MAD-VAL (23)Caraja de las buenas. La que traía el Madrid de vestuarios. El Valencia se aprovechaba a base de trabajo y balones interiores para igualar el encuentro. Los míseros cuatro puntos de los de Laso durante los primeros seis minutos de cuarto hacían muchísimo daño. Dubljevic, Lucic, Loncar, Lishchuk… los taronjas visitaban uno tras otro el aro blanco para anotar ante la enésima situación del año en el que los madridistas parecen juniors ante cualquier interior rival. El 50-50 reseteaba el partido entre pitos del público e intentos de resurrección con Llull, Rudy y Reyes desesperados. El Madrid no estaba bien, defendía mal, e incluso arreones como los que ponían el 58-52 no servían de nada si después Ribas ejecuta desde el triple sin marca o si Lishchuk define dentro sin nadie que evite el pase ni ponga oposición a la llegada del ucraniano. Con diez minutos por jugar, 59-57 y panorama muy distinto al de los dos primeros cuartos.

Don Andrés Nocioni y los cuatro golpes. Necesitaba el Madrid un cambio de actitud y tiró de esa extraña pareja formada por Maciulis y Nocioni. A veces el baloncesto sí convierte la lógica en matemáticas y si a la intensidad, la presión, la defensa y las ganas le sumas talento y habilidad para hacer daño en ataque y sacar manos atrás, la fórmula suele resultar ganadora. El primer golpe era blanco; Nocioni rascaba tres tiros libres y contestaba a un triple de Vives con otro en la jugada posterior. Le costaba mucho recibir a los taronjas y Aguilar sufría en sus carnes la marca del Chapu. Rudy y el Chacho se unían a la fiesta y ayudados por un nuevo triple del argentino llegaban a marcar el 75-63, doce arriba. El segundo golpe era valencianista. La intensidad llegaba en exclusiva por Maciulis y Nocioni y, obvio, eso no llegaba para defender al quinteto rival al completo. En un tris, 75-69. El tercer golpe, definitivo, volvía de manos del Chapu. Nueva canasta, para añadir a las faltas y los tapones que iba rascando para su casillero particular, y colocación atrás que permitía cerrar el rebote y devolver al electrónico la tranquilidad con la ayuda ofensiva de Reyes y Rudy. Y el cuarto y último golpe, cerrando el encuentro, para Loncar. Mala caída, con Van Rossom cayendo encima, y camino a vestuarios sin apoyar la rodilla y con el Palacio despidiéndole con aplausos ante una posible lesión grave. 81-71 final con regusto amargo por lo de Loncar y mucho que mejorar en ambos equipos.

Por Aketza Villanueva Moreno (@aketzavm)

ESTADÍSTICAS

#ACBPhoto

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies