ACB

EL MADRID SE AGARRA A LOS SERGIOS PARA ACCEDER A SEMIS (86-93) (ELIM 2-0)

HGC-MAD (15)

Segundo partido de la eliminatoria de cuartos de final de la Liga Endesa 2014/15 entre el Real Madrid, actual campeón de Europa, y el Herbalife Gran Canaria, subcampeón de la Eurocup. Los de Pablo Laso, una vez ganado el primer encuentro en el Barclaycard Center, buscaban sentenciar esperando rival a falta del tercer encuentro entre Bilbao Basket y Valencia Basket. Los de Aíto García Reneses, lastrados a más no poder por las bajas, intentando prolongar su exitosa temporada forzando el desempate bajo el calor de su gente.

Entre pívots anda el juego. El juego exterior de ambos equipos entraba frío al partido. Desde el salto entre dos se trababa la circulación del balón y aparecía la imperiosa necesidad de apoyarse en los interiores. Tavares se hacía grande, aunque parezca una redundancia, y el Madrid enlazaba en ataque con la pareja Reyes – Ayón. Báez, que por fin decidía aparecer en la eliminatoria, hacía el trabajo sucio y nos llevaba a una primera mitad de cuarto con igualdad en el marcador (6-6), con los cuatro gladiadores antes nombrados como protagonistas únicos en la anotación y principales en el rebote. El todo o nada al que se enfrentaban parecía sentarles bien a los isleños.

Apertura de espacios. Con Maciulis y Rudy intrascendentes, solo Llull intentaba correr mínimamente. Los de Laso se cerraban sus propios espacios mientras el Herbalife se volvía imprevisible con la alternancia de ejecutores. Salin abría la fiesta, Kuric calentaba la muñequita y Newley comenzaba a ser incómodo. El Madrid contestaba por mera calidad, pero tanto el cierre de cuarto (19-18) como el comienzo del segundo, solo tenían un color. Dos triples consecutivos de Kuric y Salin se encargarían de dejarlo claro y establecer la máxima diferencia en el marcador (25-18).

El Chachosistema y otros males (I). La dirección madridista no salvaba el día. Sergio Rodríguez saltaba a pista pero jugaba en extremos: o rizaba el rizo en el pase intentado o no soltaba la bola ni con doble press. Esto, acompañado por la facilidad del Gran Canaria de colar a los de Laso continuos bloqueos directos y continuación, o apoyos al pívot para gancho o tabla, hacía que el ligero aumento en la inspiración ofensiva visitante no se notase.

El Chachosistema y otros males (II). Que la calidad se paga es una obviedad, y que la merma en la rotación local se tenía que ir haciendo evidente con el paso de los minutos es una obviedad aún mayor. Aunque Maric hacía daño hasta el 37-29, los minutos y las faltas comenzaban a hacerles mella. Sergio Rodríguez, que seguía empeñado en ganar él solo el partido, lo lograba. Habría que estudiar cuan beneficioso es esto, pues su versión más generosa y paciente es la que ha hecho reinar al Madrid, pero en días en los que entra todo o casi todo solo queda bajar la cabeza y esperar a librar futuras batallas. Nueve puntos casi consecutivos del de La Laguna daban la vuelta al marcador y permitían irse al Madrid con ventaja al descanso. 39-42 con Mouhamed Barro teniendo que saltar a cancha en un intento de los amarillos por no cargar con más faltas a los titulares, y con un Felipe Reyes con mala cara en el banco tras cometer su enésima falta técnica de la temporada.

Las viejas costumbres. Llegaba de vestuarios con ganas el Herbalife y Salin lo confirmaba reseteando el encuentro desde el triple. El intercambio de canastas no les favorecía y aún con la presencia de Tavares la anotación de Reyes y Ayón se antojaba demasiado sencilla. Kuric anotaba en plan hormiguita pero el Madrid disfrutaba de un Maciulis que había decidido producir y no solo destruir. El duelo de bases cambiaba de protagonistas y Oliver mostraba ante el Chacho el ardor, la valentía, la verticalidad que Bellas no parecía encontrar. La batalla entre estos impulsaba a Sergio Rodríguez hasta los 19 puntos mientras Albert sumaba de tres en tres hasta los 12 puntos soportando el peso de los suyos. El efecto gaseosa de los interiores locales y la precipitación de Vitali daban aire al Madrid. Se cerraba el cuarto con un triple de Llull que nunca se debía haber producido con un Oliver desesperado por no haber recibido la última bola. Del “a 4” o “a 3” se pasaba al +9 para un conjunto blanco que aceptaba gustoso los errores de los de Aíto. El 59-68 a falta del último cuarto parecía difícil de remontar; los blancos tiraban del tercer cuarto para no perder la costumbre.

HGC-MAD (23)Sin nada dentro. La presión de los locales no permitía a los madridistas alarde alguno. A pesar de lograr una máxima de +13 (65-78), tras triple de Nocioni, la insistencia exterior del Gran Canaria les mantenía vivos. Oliver, inmenso, y Salin, intermitente, bombardeaban el aro blanco hasta devolver el partido a márgenes de cinco o seis puntos. Ni la marcha de Tavares por su quinta falta ni la insistente anotación madridista minaban la moral de un equipo que no se iba a dejar nada dentro. A falta de menos de cuatro minutos, con Felipe Reyes despidiéndose también del partido, 78-83. Espadas en alto.

Demasiado espacio que remar. Subían un punto de presión los locales. Báez golpeaba primero y Kuric contestaba las acometidas de Rudy y Sergio Llull. Se entraba al último minuto con todo abierto, 83—87, pero la manta de los amarillos no daba para tapar a un Madrid que se mostraba seguro a más no poder. Aún limitando la circulación blanca, llegaba la bola a un Sergio Rodríguez inspirado que clavaba la puntilla sin oposición. Todo salía al revés. Robaba Slaughter la siguiente bola, con Kuric tropezando y cargándose con una antideportiva involuntaria que cerraba la eliminatoria. Tan solo quedaba un último aliento, en forma de triple del propio Kuric, pero Oliver, agotado, perdía el balón seis abajo con 12 segundos por jugar. El 86-93 final daba la victoria a unos y la honra a los otros. El Real Madrid espera rival ya en semifinales.

Por Aketza Villanueva Moreno (@aketzavm)

 

FICHA TÉCNICA:

86 – Herbalife Gran Canaria (19+23+17+27): Bellas (-), Salin (11), Newley (9), Báez (13) y Tavares (10) -cinco inicial-, Oliver (18), Vitali (-), Kuric (17), Maric (8) y Barro (-).
93 – Real Madrid (18+24+26+25): Llull (22), Rudy Fernández (10), Maciulis (10), Reyes (6) y Ayón (10) -cinco inicial-, Rodríguez (26), Slaughter (4), Doncic (-), Nocioni (3) y Rivers (2).

Árbitros: Jiménez, Perea y Oyón. Eliminaron por faltas personales al local Walter Tavares (min. 35) y al visitante Felipe Reyes (min. 37).
Incidencias: S
egundo partido de la serie de cuartos de final del ‘playoff’ por el título de la Liga Endesa de baloncesto disputado en el Gran Canaria Arena ante 6.031 espectadores.

ESTADÍSTICAS

#ACBPhoto




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR