EL REAL MADRID GOLPEA PRIMERO EN EL DÍA INTERNACIONAL DEL TEDIO (78-72) (1-0)

Aketza ...
por Aketza ... publicado en ACB

Primer encuentro de la Final de la Liga Endesa 2014/15 en el Palacio de los Deportes entre Real Madrid y FC Barcelona. Tras eliminar a Valencia y Unicaja respectivamente, enésimo duelo entre los dos gigantes del baloncesto español. El Madrid, con todos los títulos disputados en la temporada reposando ya en sus vitrinas, esperaba hacer valer su ventaja de campo. El Barça, necesitado de resultados, y algo más cansado tras acabar su serie el domingo pasado, obligado a sacar un resultado positivo en campo ajeno para meter presión a los de Laso

Comodidad blanca. Salía presto el Madrid al partido. Buena circulación de balón desde el principio, con Llull algo más calmado de lo que de él se esperaría, y un Barça que intentaba hacer daño con el físico y movilidad de Thomas y Lampe. Se podría decir que la zona en sí la ganaban de serie los de Laso, pero aún con la notable presencia de Ayón sería injusto resumirlo en esos términos debido a la prematura marcha de Tomic al banco con dos faltas. La dirección de Satoransky, dando ya como normal su rol de base titular, dejaba un poco que desear ante el registro de pérdidas en las primeras posesiones (casi media docena, por ninguna madridista). Solo el mejor porcentaje de tiro de los blaugranas les mantenía en margen, incluso por delante, 16-17 gracias a un triple de Hezonja en el primer balón que tocaba. Dicho esto, no haciendo categoría de la anécdota, el tempo en la dirección blanca no variaba y la confianza en su juego fluía en el ambiente. Las rotaciones llegaban y empujados por la pelea de Nocioni se abrían huecos, se encadenaban tres triples (del Chacho, Rudy y el propio Chapu) y se ponía el 27-17 de máxima antes de cerrarse el cuarto con nuevo triple de Hezonja para un cómodo 27-20.

Manteniendo las distancias. Apretaba algo más el Barça en el comienzo del segundo cuarto pero la defensa de Huertas, menos pegajosa que la de Satoransky, y las deficiencias que ya muestra atrás Navarro, hacían que no todo el trabajo tuviese resultado. El Madrid ponía de pivote, de eje de las jugadas, a Mejri, y peleaba todo balón suelto con Maciulis y Nocioni. El juego no era brillante, se tendía al atasco, y Laso acababa cambiando a Mejri que no rentabilizaba en ataque lo que ganaba detrás. El 33-28 con la primera canasta de Tomic y el quinto punto de Navarro era suficiente aviso para unos blancos que solo veían aro fácil en manos de Carroll. Los madridistas no circulaban cómodo, con el Chacho incapaz de calmar el ímpetu blaugrana, pero cinco puntos consecutivos de Felipe Reyes ayudaban a que la brecha en el marcador no se redujese. El cuarto, menos brillante y vistoso que el anterior, parecía una mera transición hasta la llegada de minutos más decisivos. No parecía muy contento con ello Pascual… Con intercambio de triples entre Huertas y Rudy, y una canasta de Lampe con posesión acabada que los árbitros no quisieron llevar al instant replay, 47-40 al descanso.

1415_RMB-FCB (34)Mala copia. Al contrario de lo que esperábamos, el tercer cuarto no llegó a ser en ningún momento el del espectáculo. Es más, se cerró con un raquítico parcial de 12-13. Volvían de vestuarios excesivamente fallones ambos equipos y durante los primeros cuatro minutos nos conformábamos con un triple aislado de Rudy y una canasta de Doellman. Muy pobre bagaje para un partido de tan altos vuelos. Tampoco es que el Madrid estuviese muy presionado. Llegaba a poner Doellman a cinco a los suyos y el Madrid devolvía el golpe en las dos siguientes jugadas. El Barça presionaba pero no ahogaba, cuando un momento de tan baja anotación habría sido el ideal para clavar a los blancos un parcial con el que meter el miedo en el cuerpo a los locales. Al final, sin quererlo, estábamos viendo una versión pobre, una mala copia, del anterior cuarto. A falta de diez minutos para la conclusión, 59-51 tras triple tranquilizador de Sergio Llull.

Fácil, sencillo y para toda la familia (I). La entrada al último cuarto resultó brutal; brutalmente aburrida. Si ya veníamos de un derroche de anotación, nótese la ironía, tragarnos otro par de minutos igual tan solo era posible por la emoción que rodea a todo lo que tocan Madrid y Barça. Aún así, el Madrid tiraba de fundamentos. Tenía la ventaja de jugar con la ídem y en apenas tres jugadas parecía dejar finiquitado el partido. Se asociaban el Chacho, Felipe y Maciulis dejando un 66-55 que tenía pinta de definitivo.

Fácil, sencillo y para toda la familia (II). Para beneficio del espectáculo y perjuicio de la parroquia blanca, en el Barça había alguien que no quería perder y que también lo sabía hacer sencillo. Tres triples casi consecutivos de Hezonja, ante el desconcierto de los de Laso, y una canasta posterior de Pleiss, reseteaban el partido. Podríamos darlo por algo circunstancial ante el manejo general blanco, pero el 70-68 era cuanto menos un serio aviso. Ya no había red.

Calma. Y el Barça murió de lo mismo de lo que había vivido, o de lo que había resucitado mejor dicho. Todo el acierto anterior de Hezonja desapareció de golpe y el Madrid tiró de experiencia para jugar en manos de Rudy, y sobre todo del Chacho, sumando poco a poco. Los de Pascual se veían obligados a mandarles a los tiros libres y ahí acabó todo. El 78-72, incluso en margen, era un reflejo bastante real de lo que había acontecido. Eliminatoria 1-0 para el Real Madrid. El domingo el segundo envite.

Por Aketza Villanueva Moreno (@aketzavm)

ESTADÍSTICAS

#ACBPhoto

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies