El trampolín de la copa del Rey

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en ACB Copa del Rey 2016

Pau Gasol en 2001, Rudy Fernández en 2004. Y otros jóvenes como Mirotic, Rubio, Teletovic o Tavares, cada cual en su contexto, que eligieron este marco para brillar. El trono de los jóvenes busca sucesor y nombres como el de Doncic o Yusta llaman con fuerza a la puerta. ¿Cuál será el que se luzca en A Coruña?

Es ya una tradición. La Copa del Rey es sinónimo de jóvenes. De jóvenes explotando, dando rienda a todo su talento en el escenario más esperado y especial.

En su camino a la élite, dos nombres destacan por encima del resto en la historia reciente del torneo copero, los de Pau Gasol y Rudy Fernádez, que consiguieron el MVP en las ediciones de 2001 y 2004 respectivamente, con 20 y 18 años cada uno.

La de Málaga 2001 será, para la historia, “la Copa de Pau Gasol”. El joven barcelonista, por entonces, ya había demostrado que era el joven más prometedor del baloncesto nacional con partidos para el recuerdo. Sin embargo, su explosión definitiva fue en la capital de la Costa del Sol, con un torneo soberbio en el que acabó promediando 18 puntos, 6,3 rebotes, 1,3 asistencias, 1,3 tapones y una increíble cifra de 25,6 de valoración. Su imagen recogiedo el título, sus mates de todos los colores y aquella explosiva jugada en la que se inventó un coast-to-coast para acabar para acabar asistiendo, imágenes icónicas del torneo.

Tres años después surgió con fuerza un nombre, el de Rudy Fernández. Otro que ya había dado pinceladas de su talento, pero del que nadie podía esperarse un torneo tan completo como el que realizó en la edición de Sevilla 2004, con un espectáculo que asombró a propios y a extraños. Los vuelos de un chico con cara aún de adolescente. Los mates fabricados de una forma tan sencilla, tan natural. Y su descaro, especialmente su descaro. Todo formó un cóctel tan contundente que le permitió levantar el título de MVP incluso sin que su Joventut ganara, cayendo en la final contra el TAU Cerámica.

La historia reciente de la Copa del Rey también encuentra más ejemplos de jóvenes a los que no les tembló el pulso para brillar cuando más ojos había fijándose en ellos. Es el caso de Mirotic, que ya con 21 años se presentó en el torneo por todo lo alto con 6 triples en un partido y que, nada más cumplir los 23, en Málaga 2014, acabó proclamándose MVP el mismo año que acabó haciéndolo en Liga Endesa. Con esos 23 años, igualmente, un jugador como Mirza Teletovic se llevó el galardón individual en el último título copero del TAU Cerámica. Y otro ejemplo reciente de joven que explotó en el escenario más atractivo posible es el de Walter Tavares, que se lució en la pasada Copa con la elástica del Herbalife Gran Canaria a la edad de 22. Aunque pocos casos, por precocidad, comparables al de Ricky Rubio, que con 17 años ya era clave -junto a otros jóvenes como Ribas- para que el Joventut celebrara la Copa de 2008.

¿Quiénes esperan en A Coruña 2016?

Un buen grupo de jóvenes que ya ha empezado a instalarse en la élite tiene en A Coruña 2016 una ocasión ideal para una explosión definitiva y global. Quizá el caso que suscite más la atención de prensa y aficionados es el de Luka Doncic. El jovencísimo jugador del Real Madrid, a sus 16 años, no solo se presenta como una de las perlas continentales con más proyección vistas en años, sino que ya es toda una realidad, capaz de hacerse hueco y asentarse en un equipo capaz de ganarlo todo en la pasada temporada y que aspira a lo máximo en esta.

Doncic ya ha dejado algo más que destellos, con acciones y partidos muy serios que, en caso de poder repetirlos en tierras gallegas, podrían hacerle ser el siguiente nombre de una lista de nombres míticos de explosiones en la historia reciente del torneo.

Otro que aspira a ocupar ese lugar es su compañero de equipo Willy Hernangómez, quien con 21 años ya puede presumir de tener un oro del Eurobasket en sus vitrinas y que busca ser protagonista en este Copa.

Del mismo modo, esta puede ser la Copa de dos jóvenes, aunque a la vez más que asentados bases, Kevin Pangos y Guillem Vives. El del Herbalife Gran Canaria vive su primera experiencia como profesional a los 23 años tras salir de la universidad mientras que Guillem Vives, con 22, vive el momento más dulce de su carrera, siendo fundamental en el éxito del líder Valencia Basket -con un oro europeo también en el bolsillo- y con ganas de dar que hablar en A Coruña.

En cuanto al Barça Lassa, queda algo raro hablar de sorpresa o de explosión con Álex Abrines, pero lo cierto es que tiene un año menos que Mirotic o Teletovic cuando lograron el MVP. Con 20 años, su compañero Vezenkov sí podría ser uno de los tapados del torneo, al igual que Dejan Todorovic (21 años), del Dominion Bilbao Basket o Ilimane Diop (20 años), del Laboral Kutxa Baskonia.

Por último, uno de los nombres que más expectativas generan en A Coruña 2016, el de Santi Yusta. El obradoirista, anfitrión y el preferido del público local en cuanto a los jóvenes del torneo, tiene solo 18 años y ya ha sido una de las grandes revelaciones en la primera parte de la Liga Endesa, con ese descaro propio de las estrellas del mañana, capaz de aparecer en un partido sin pedir permiso a base de triples o hasta de mates sensacionales. Es otra de las apuestas de la Copa. Es otro joven de cuya explosión en el torneo podríamos hablar en las ediciones del futuro.

Nota de prensa liga Endesa

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR