NBA

Harrison Barnes salva a los Warriors en el último segundo

image

En el partido con menos atractivo de la noche (mejor equipo de la NBA vs peor equipo de la liga), que enfrentaba a los Golden State Warrios con los Philadelphia 76ers, los actuales campeones casi se dan de bruces si no llega a ser por Harrison Barnes que anotó un triple a falta de 3 segundos para el final del encuentro, dejando el reloj de posesión en 0.2 segs, un palmeo, para los Sixers que no pudieron completar la machada (108-105)

Y eso que el inicio del partido no daba indicios del apretado final que se viviría esa noche en Philly. Los Warriors comenzaron como siempre lo hacen, dos primeros cuartos espectaculares en anotación y movimiento del balón a traves de la velocidad, y los 76ers jugando su partido, tratando de no acabar con una derrota abultada. Se fueron al descanso 73-54, lo normal en un partido de Golden State, se ponen con ventaja en el marcador y en el tercer cuarto te dan la puntilla, pero anoche no fue así. El equipo de Kerr que saltó a la cancha tras el descanso se encontraba espeso, lento y fallón, se fallaban tiros que normalmente entraban, no había entendimiento entre los jugadores. Aquí normalmente aparece Steph pero no tuvo su noche en el tiro (9/19), pero aún así se fue hasta los 23 puntos, Thompson se puso el mono de faena y anotó 32 puntos pero aún así esto no fue suficiente ya que los Warriors anotaron 18 y 17 puntos en 3 y 4 cuarto respectivamente, mientras que los Sixers anotaron los mismos en el tercero pero en el cuarto anotaron casi el doble, 33, y esto fue lo que casi le cuesta la derrota a Golden.

Los Warriors, críticos
Al acabar el encuentro, Kerr declaró a los medios: “Si los Dioses hubieran cumplido con lo que debería haber sucedido habriamos perdido, a partir del tercer cuarto hicimos un partido desastroso.”
El heroe de la noche, Barnes, también hablo con la prensa: “Sabíamos que iban a estar encima de Steph (hablando de la ultima posesión), y metimos un balón interior a Green, que inmediatamente me vio a mi y me la pasó, yo solo la lance.”
Aunque el más autocrítico de la noche fue Green: “Casi perdemos por mi culpa, fui egoistamente generoso, quería conseguir un triple-doble, y por ello perdimos gran cantidad de balones, Kerr me dijo que más me valía conseguirlo en el tercer cuarto porque no iba a jugar el último, lo importante es que pude darle ese balón a Barnes que nos dio el encuentro.”

Redactado por nbaclutchtime.com / Photo NBA Media




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR