¿ES RENTABLE FICHAR UNA ANTIGUA ESTRELLA NBA? DEJEMOS QUE LA HISTORIA DICTE SENTENCIA

por santiloro publicado en ACB

altHoy nadie habla de otra cosa que del fichaje de Lamar Odom por el Laboral Kutxa Vitoria. Es, sin lugar a dudas, la noticia del año, no solo en la España baloncestística, si no en todo el mundo. Esto no deja indiferente a nadie y lógicamente no todo el mundo piensa lo mismo, los hay que se ilusionan ante el hecho de ver a un jugador que fue importante en el pasado y otros piensan que realmente es más un tema de impacto mediático que otra cosa. Ciertamente, Odom no será la primera estrella NBA que aterriza en Europa y a buen seguro no será la última. En este artículo haremos un repaso de las estrellas más rutilantes NBA que han pasado por Europa en su última etapa como jugador para  ver si realmente es oro todo lo que reluce.

altHoy nadie habla de otra cosa que del fichaje de Lamar Odom por el Laboral Kutxa Vitoria. Es, sin lugar a dudas, la noticia del año, no solo en la España baloncestística, si no en todo el mundo. Esto no deja indiferente a nadie y lógicamente no todo el mundo piensa lo mismo, los hay que se ilusionan ante el hecho de ver a un jugador que fue importante en el pasado y otros piensan que realmente es más un tema de impacto mediático que otra cosa. Ciertamente, Odom no será la primera estrella NBA que aterriza en Europa y a buen seguro no será la última. En este artículo haremos un repaso de las estrellas más rutilantes NBA que han pasado por Europa en su última etapa como jugador para  ver si realmente es oro todo lo que reluce.

altHoy nadie habla de otra cosa que del fichaje de Lamar Odom por el Laboral Kutxa Vitoria. Es, sin lugar a dudas, la noticia del año, no solo en la España baloncestística, si no en todo el mundo. Esto no deja indiferente a nadie y lógicamente no todo el mundo piensa lo mismo, los hay que se ilusionan ante el hecho de ver a un jugador que fue importante en el pasado y otros piensan que realmente es más un tema de impacto mediático que otra cosa. Ciertamente, Odom no será la primera estrella NBA que aterriza en Europa y a buen seguro no será la última. En este artículo haremos un repaso de las estrellas más rutilantes NBA que han pasado por Europa en su última etapa como jugador para  ver si realmente es oro todo lo que reluce.

Como la lista es muy extensa escogí a 25 jugadores que nos puedan servir perfectamente como muestra. Los pioneros en traerse estrellas NBA fueron los italianos, en los 80 la Lega italiana era la competición más fuerte de Europa, había dinero y para los jugadores norteamericanos de primer nivel era una opción muy recomendable para posponer el retiro.

Bob McAdoo es el santo grial de los NBA en Europa, el maravilloso ala-pívot aterrizaba en Milan en el verano del 86 tras jugar 14 años en la NBA con un palmares impresionante, 2 anillos con los Lakers, un MVP, 5 veces all star y 3 veces líder en anotación. En Europa continuo con un impresionante carrera, jugó 7 años más (86-93), hasta los 42 años. Cuatro de ellos en el Milan, con promedios entre los 26 y 28 puntos por encuentro, ganando dos legas, una copa y dos copas de Europa. Forli y Fabriano tuvieron el placer de tenerlo en sus filas.

El hombre de hielo George Gervin tras su magnifica carrera NBA, sobre todo en las filas de los Spurs, jugó un año (86/87) en la Roma con 26.1 puntos y años después lo disfrutaron en el TDK Manresa promediando 25.5 puntos y 5.0 rebotes con 38 años, era un súper clase.

El gorila Darryl Dawkins tras jugar 14 temporadas en la NBA, se fue a Italia para jugar cinco años más (89-94). En el Milan donde con un promedio de 15.2 puntos y 9.0 rebotes jugó una final four, Torino y  Forli fueron sus equipos.

Estas tres súper estrellas abrieron el mercado al verdadero desembarco de jugadores a principios de los 90, Italia está de moda y cada año jugadores del más alto nivel arribaban a las costas del país transalpino.

Michael Cooper, especialista defensivo y cinco anillos con Lakers jugó en la Roma en la temporada 90/91 con 15.9 puntos, 5.7 rebotes y un comportamiento intachable.

Alex English “el filo” también jugó en la 91/92 en las filas del Nápoles, tuvo una media de 13.9 puntos por partido. Se antoja poco para un jugador que con los Nuggets llegó a promediar 29.8 y ser máximo anotador de la NBA.

Reggie Theus, un contrastado escolta NBA, jugó su mejor baloncesto en los Bulls y en los Kings terminó su carrera como era moda en aquella época en el baloncesto italiano. Jugando en el Varese el bueno de Theus promedió en la temporada 91/92 27.5 puntos y 4.3 rebotes.

El más malo de los Bad Boys de Detroit, Rick Mahorn, hizo un parón en su carrera NBA para jugar una temporada y media en la Roma. Corría también la temporada 91/92 y sus 15.8 puntos y 9.8 rebotes ayudaron a su equipo para ganar la Korac.

Adrian Dantley, campeón olímpico, 6 veces all star y dos máximo anotador NBA, también en la 91/92 jugó en el Brezze Milano para aportar unos excelentes 26.7 puntos y 5.6 rebotes en su última temporada como profesional.

Mychal Thompson, ala-pívot de 2.09 que primero jugó en los Blazers para luego ganar dos anillos en los Angeles Lakers fichó en la 91/92 por el Caserta donde jugó una buena temporada con 16.4 puntos y 10.2 rebotes.

Craig Hodges, el francotirador que ganó dos anillos con los Bulls en los primeros años de los 90, fichó por el Cantu en la 92/93 con 20.9 puntos y al año siguiente en el Galatasaray turco se fue a 19.2 puntos por encuentro.

Orlando Woolridge “Big 0” tras una gran carrera NBA jugó sus dos últimas temporadas en Italia, en la 94/95 en la Benetton aportó 20.2 puntos y 5.2 rebotes y ganó la Recopa y al año siguiente se fue a la Virtus Bolonia para ganar una copa y promediar 18.4 puntos y 5.9 rebotes.

Hasta el gran Manute Bol y sus 2.31 de estatura tuvieron presencia en la Lega italiana, aunque fue efímera, solo 2 partidos con 5.5 puntos y 4.0 rebotes en el Forli de la temporada 96/97

El pequeño gran Spud Webb tuvo una efímera experiencia en la 97/98 en el Verona, 3 partidos con un promedio de 12.6 puntos.

El cuatro veces all star y estrella de los Mavericks, Rolando Blackman, jugó sus dos últimas temporadas en Europa, la primera en la 94/95 en el AEK griego con 19.1 puntos y 4.5 rebotes y en su última temporada en el Stefanel Milan donde con Bodiroga y Fucka como compañeros ganó la liga y la copa italiana con 14.9 puntos y 2.5 rebotes.

Los poderosos equipos griegos tampoco han sido ajenos a la tentación de fichar jugadores mediáticos.

Las malas costumbres de Roy Tarpley permitieron a la liga griega disfrutar de este superclase de 2.10. En la 92/93 en el Aris de Salónica promedió 21.7 puntos y 12.8 rebotes para ganar la recopa, al años siguiente en el Olympiacos aportó 20.4 puntos y 11.6 rebotes. Con los rojos ganó la liga y la copa y solo el Joventut les privó de la copa de Europa. En su tercera temporada esta vez en el Iraklis promedió 22.3 puntos y 12.7 rebotes. Tras estar dos años sin jugar por sanción volvería a jugar en Grecia, Rusia y Chipre pero eso ya sería otra historia.

En el verano del 95 vivimos uno de los fichajes más mediáticos del trasvase NBA-Europa. El Panathinaikos demostró al mundo que a veces, y solo a veces, los sueños se pueden hacer realidad trayéndose a una mega estrella del calibre de Dominique Wilkins. Su aportación de 20.9 puntos y 7.1 rebotes puede parecer escasa para un jugador de su calibre, pero fue pieza clave para que los helenos ganaran su primera copa de Europa. Tras un año en los Spurs, volvería a cruzar el charco para jugar en la Fortitudo Bolonia y ganar una copa italiana con un promedio de 19.5 puntos y 6.8 rebotes.

Scott Skiles, un base que destacó por encima de todo en su faceta en el pase y que llegó a dar 33 asistencias en un partido NBA con la camiseta de los Magic, terminó su carrera en el PAOK griego donde promedió 13.7 puntos y 3.5 asistencias en la 96/97.

Otro Bad boys como John Salley jugaría en Panathinaikos en la 96/97 con unos discretos 12.4 puntos y 7.7 rebotes.

En el Panathinaikos también terminó su carrera un showtime como Byron Scott, sus 18.6 puntos y 3.2 rebotes fueron claves para ganar el titulo de la liga HEBA de la temporada 97/98.

Ricky Pierce tras ser un de los mejores reservas de la historia de la NBA se enfundó la elástica del AEK en la 97/98, sus 8.5 puntos no fueron muy destacables.

No siempre lo deportivo se conjuga con lo mediático y como muestra estos dos fichajes que en principio parecían albergar un notable éxito y que luego no lo fue tanto.

Tom Chambers se paseó por Israel sin pena ni gloria, sus 9.2 puntos y 4.5 rebotes del ala-pívot en las filas del Maccabi 95/96 no pasarán a la historia.

El “Bugs Bunny” de la NBA Kenny Anderson, base titular y compañero de Petrovic en aquellos magníficos New Jersey Nets, terminó su carrera sin pena ni gloria en el Zalgiris Kaunas de la 05/06 con 5.9 puntos y 2.8 asistencias.

En nuestra liga española además del ya citado Gervin en las filas del Manresa aterrizaron en nuestro país dos jugadores de gran cartel NBA pero también, en ambos casos sus fichajes ofrecieron más sombras que luces.

Rony Seikaly, pívot libanés y referente de los Heat de Miami se dio de bruces con Aito en el Barcelona del 00/01. Solo jugó tres partidos con 15.3 puntos y 8.6 rebotes. Por suerte su marcha fue la ocasión para que un joven Pau Gasol demostrara su valía.

Otro de nuestros fichajes mediáticos en la ACB fue “Mr. Mountain” Ralph Sampson. Los aficionados del  Caja Ronda malagueño de la temporada 91/92 pudieron ver de cerca uno de los jugadores con más talento desaprovechado de la historia NBA, sus 2.24 se pasearon durante 8 partidos ACB con una escaso promedio de 7.0 puntos y 6.7 rebotes.

Finalizamos nuestro repaso con Allen Iverson “The answer” que ha sido el último gran fichaje en Europa, en la 10/11 el escolta ficha por el  Besiktas turco donde promedia 14.3 puntos, 4.7 asistencias en solo 7 partidos. Poco bagaje para un jugador que ha sido 7 veces all-NBA, 1 MVP, 10 veces all star y 4 veces máximo anotador.

Esta retrospectiva nos dice que a pesar de la gran ilusión inicial que tiene este tipo de fichajes, vemos como jugadores de indudable calidad como Iverson, Sampson, Seikaly, Anderson, Chambers, Pierce o English no dieron su mejor versión en suelo europeo. Por suerte McAdoo, Wilkins, Scott, Blackman, Cooper o Gervin nos ofrecieron la otra cara de la moneda, la buena y la que nos permitió disfrutar de cerca el juego de estas estrellas de la NBA.

Lamar Odom es el próximo capitulo de esta eterna relación entre la NBA y las mejores ligas de Europa. Cual será el reverso de la moneda, en cuestión de dos meses lo sabremos.

Por Roberto Anidos de Ainaga (@raainaga)

Comentar

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies