NBA PLAYOFFS VIDEOS

Irving y LeBron enmudecen el Oracle Arena

James Irving

Cleveland arruinó la fiesta a los Golden State Warriors. LeBron e Irving, los dos en modo mega estrella con 41 puntos para cada uno, lideraron a los Cavaliers a una victoria (97-112) que aprieta la final (3-2)

Cleveland estaba contra las cuerdas, necesitaba una victoria para mantenerse con vida y al borde del abismo jugó su mejor partido de estas Finales NBA. No le dio una paliza numérica a Golden State, aunque le ganó por un claro 112-97 con un despliegue descomunal que le permitió forzar el sexto juego. Los Cavaliers aprovecharon la gran noche de sus figuras, se impulsaron con las salvajes noches de LeBron James (41 puntos, 16 rebotes y 7 asistencias) y Kyrie Irving (41 puntos y 6 asistencias) para así silenciar a todo Oakland y salir fortalecidos.

A los Warriors les costó, no solo por el fantástico plateamiento defensivo de un Cleveland que le forzó 17 pérdidas (magnífica defensa visitante en el segundo tiempo) sino también por la ausencia de un Draymond Green que no pudo jugar al estar suspendido. Para colmo de males, Andrew Bogut sufrió un esguince de rodilla y su presencia para el sexto partido es un enigma. Golden State tenía todo para festejar en casa, pero los de Ohio mostraron garras y sacaron un gran triunfo.

La intensidad con la que ambos equipos entraron al partido fue terrible. Golden State sacó la primera diferencia aprovechando el desacierto de un Cleveland con intenciones pero sin efectividad, sacando un 12-5 en los minutos iniciales. Cuando LeBron anotó sus primeros puntos en la noche y Smith se combinó en un par de buenas acciones, el marcador se igualó y fue más acorde a lo expuesto también en el juego.

Si el tándem LeBron-Smith manejó los hilos de la visita en el parcial inicial, desde Golden State fue un poco más aislado desde el arranque de Thompson-Iguodala más los rebotes de Bogut, junto con lo expuesto por Curry y un par de triples. El ritmo acelerado de ambos llevó a que el primer cuarto se cerrase con 32-29, favorable a unos Warriors un poco mejor perfilados desde el liderato.

Pero la tendencia cambió después, Jefferson se sumó a la causa, e Irving empezó a funcionar en modo all-star. Por momentos se vio un encendidísimo y apasionante tramo con el base empujando a Cleveland y un Thompson tomando las riendas de Golden State. Espectáculo puro en ambos costados, donde se sumó un genial LeBron sobre los últimos minutos para encabezar una carrera que dejó la historia igualada en 61 al arribar al descanso. Ninguno daba el brazo a torcer.

James permitió que Cleveland se mantenga con vida a pesar del gran momento de Thompson, aunque no había que desmerecer la gran primera mitad de Irving. Curry siguió sumando desde su enorme desequilibrio pero sin lugar a dudas el pilar de Golden State fue Thompson, que estiró su vendaval de puntos. Otra figura que vino desde atrás fue Iguodala, aunque el liderazgo del marcador lo tomó Cleveland y desde esa iniciativa supo manejar el duelo con cierta soltura.

Los inconvenientes de Golden State se acrecentaron en el tercer capítulo, porque además de no contar con Green también sufrió la lesión de Bogut en una de sus rodillas. El australiano entró a los vestuarios y se ausentó del partido, en una situación que condicionó a unos locales que tenía que salir a cubrir sus baches de alguna manera y en varias oportunidades no lograron hacerlo. Así se cayó a un pozo, los Warriors se desorientaron y los Cavaliers se abrazaron a un gigantesco LeBron (que ya venía realizando un verdadero partidazo) hasta entrar 93-84 arriba al último cuarto.

En el último periodo nada cambió, Cleveland siguió manejando los hilos y a pesar de algunas aproximaciones serias de Golden State la realidad indicó que no hubo demasiadas turbulencias. Sí es cierto que el anfitrión se puso a seis (102-96 a falta de 6m39s) guiado por Curry, pero los Cavaliers desactivaron esa bomba rápidamente con una magistral exhibición de Irving, que junto a James terminó por sepultar cualquier tipo de ilusión por parte de Golden State.

Cleveland ganó bien (112-97), estaba prácticamente muerto pero levantó el primer match point para ahora volver a casa reanimado. La serie quedó 3 a 2, todavía siendo favorable a los de Oakland, aunque el semblante de los Cavaliers se fortaleció con el gran despliegue de este lunes y la historia todavía no tiene definición.

Por basquetplus.com / Photo NBA Media




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR