LEBRON SALE AL RESCATE DE LOS CAVALIERS Y EMPATAN (1-1) LA SERIE

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en NBA

Los Cavs explotaron con un 13-2 de salida a los cinco minutos y remataron el segundo turno de la serie con un rotundo 106-91 que firma el 1-1: la semifinal estelar del Este se traslada ahora a Chicago y el tercer partido se programa para la noche del viernes en el United Center. Ahí, los Cavs ya podrán contar con el alero J. R. Smith, una vez cumplida su suspensión de dos partidos [VIDEO]

Entre 20.562 frenéticos espectadores, The Q fue una jungla en la que LeBron surgió como el rey de unos Cavs que atacaron a los Bulls desde el principio. Y no precisamente como caballeros, sino más bien con el ansia vengativa de ángeles exterminadores: con’flashes’ defensivos constantes sobre la posición de Gasol en el poste alto y con galopes urgentes a la carrera que no permitían a Chicago montar su defensa posicional. A la carga entre el tráfico pesado y ligero de la defensa de los Bulls, ‘King’ James cerró su pequeña venganza en la noche de ‘The Q’ con 33 puntos (13/29 en tiros), ocho rebotes y cinco asistencias en 33:13 de acción. Tras recibir en el vestuario de The Q el apoyo personal del descartado Kevin Love (desgarro en el hombro) David Blatt, entrenador ‘cavalier’, usó mayormente a Tristan Thompson (cinco puntos, 12 rebotes) y Mozgov (seis puntos, siete rechaces) en posiciones interiores, con ayuda ocasional de Kendrick Perkins, y dejó a LeBron libertad de movimientos para estallar en penetraciones a la carrera, con el balón controlado y de cara al aro: de ese modo fue como los Cavs se ajustaron ante las iniciativas propuestas por los Bulls en la apertura de la serie.

De alero pequeño, con Jimmy Butler encima, en carrera casi siempre y casi nunca de espaldas al aro, incluso con ganchitos (‘baby hooks’) del estilo de aquellos de Magic Johnson en los 80, LeBron capitaneó la oleada de ritmo y galopes que fue sumergiendo a los Bulls: 24-6, 36-14… y 38-18 en un primer cuarto que Cleveland cerró con 65% de aciertos en tiro… por 33,3% para Chicago. Iman Shumpert colaboró para desequilibrar la defensa ‘bull’ al acertar con sus tres primeros triples, rumbo a 15 puntos finales y 4/7 en los tiros de larga distancia. Además, siete rebotes. “Vamos a ir paso a paso, así intentaremos hacer el trabajo”, reflexionaba en voz alta Tom Thibodeau, entrenador-jefe de los Bulls, ante Rachel Nichols, de la TNT. Pero el descanso llegó con 64-45 para los Cavs después de que LeBron se doliera de un golpe que le propinó Rose en la mano derecha. A 1:34 del descanso, Pau Gasol, cuyas posiciones de confort se habían atascado metódicamente por los Cavs, anotó sus dos primeros puntos del partidos, tras un 0/4 inicial. Mientras ‘King’ James se despedía de la primera parte con 22 tantos… en 16:54 de acción.

De regreso, ya con 70-47, Shumpert sufrió una elongación muscular en la ingle izquierda (minuto 27) y se retiró al vestuario. La preocupación apareció en los rostros de los Cavs… y vinieron los mejores minutos de los Bulls, que, con LeBron James sentado y Shumpert en casetas, encadenaron un parcial de 0-14: desde 72-47 a 72-61 entre los minutos 28 y 30. Funcionaba la zona ajustada 2-1-2 de los Bulls y se rompía el ritmo de Cleveland. Pero ahí regresó James para restablecer el mando de los Cavs, que le aclaraban y despejaban la pista… incluso con orden de retirada para el mismísimo Kyrie Irving: 21 puntos y tres asistencias en 34:11. Penetraciones rabiosas de LeBron y sendos triples de James Jones (17 puntos, 5/9 en tiros de tres) cortaron la reacción de Chicago.

“Podemos defender al máximo nivel, y eso es lo que vamos a hacer”, advirtió Blatt. El 87-71 del fin del tercer cuarto dejaba pocas esperanzas a unos Bulls que arrojaron la toalla cuando Irving selló el 94-74, ya en el minuto 41. Volvió Shumpert, tras soltar músculos en la bicicleta estática, hubo un 100-76 en el minuto 44 (‘alley oop’ de Thompson, justo tras retirarse definitivamente LeBron)… y todo concluyó con 106-91. Los Cavs dominaron los rebotes por 45-37 y solo perdieron ocho balones, por 12 entregas de los Bulls. Aunque se igualaron los porcentajes, Cleveland acertó con el 44,6% en tiros de campo (46,2% en triples, 12/26), mientras Chicago se detenía en el 40,5%, con 7/22 en triples: 31,8%. Con 18 puntos, el meritorio Butler (machacado en defensa tras LeBron) lideró la anotación de los Bulls. Pau Gasol se frenó en once puntos (3/8 en tiros) y cuatro rebotes, durante sus 28:36 en pista. Perdió tres balones. Una noche más, Mirotic fue poco más que testimonial: ocho puntos, sí, en 7:03 de acción (2/4 en tiros)… pero todos los puntos en los cuatro minutos finales, a partir del 100-76 y con el asunto resuelto. Rose facturó 14 puntos y diez asistencias para los Bulls pero con un pésimo 6/20 en tiros de campo y acciones impropias, alocadas, sin el menor sentido de la selección: topando contra muros.

FUENTE: NBA / Alejandro Delmás

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR