NBA

LOS BULLS SE LLEVAN EL PRIMER PARTIDO DE LA SERIE EN CLEVELAND (92-99)

chicago-bulls-derrick-rose

Los Chicago Bulls ganan el primer partido de la eliminatoria. Siempre son importantes las victorias en cancha contraria, el factor cancha ahora pasa al lado de los toros. La receta, una gran labor del tridente Rose (25 puntos 5 rebotes 5 asistencias), Pau Gasol (21 puntos 10 rebotes 4 asistencias) y Butler (20 puntos 6 asistencias 5 rebotes), y lograr limitar la efectividad de Lebron James, que es cierto que rozó el triple-doble, con 19 puntos, 15 rebotes y 9 asistencias, pero con un mal 9/22 en tiro. Irving (30 puntos 6 asistencias) el mejor por parte local [VIDEO]

El Quicken Loans Arena de Cleveland (‘The Q’) ardió en tensión, los Chicago Bulls extrajeron ante los Cleveland Cavaliers una valiosísima victoria por 92-99, que les coloca con ventaja inicial de 0-1 en las semifinales de la Conferencia Este. Ya con la ventaja del campo a favor de los Bulls, la serie continuará en Cleveland en el segundo turno, en la noche del miércoles. Desde el 0-3 de salida (triple de Mike Dunleavy), de paso para un 2-13, los Cavs jamás disfrutaron de ventaja, aunque sí acertaron a empatar a 51 y 53, y en el minuto 42, el partido estaba en 84-86 para Chicago.

Las bajas de Kevin Love (hasta la temporada 2015-16) y del suspendido J. R. Smith, que regresará a partir del tercer partido, recortan decisivamente la profundidad de la plantilla de Cleveland, lo que obliga al tremendo esfuerzo extra de LeBron James (19 puntos con 9/22 en tiros y 0/3 en triples, 15 rebotes, 6 pérdidas… todo en 41:56 de acción) y Kyrie Irving: 30 puntos: 10/23 en tiros, 1/5 en triples, y seis asistencias en 43:58. Pese a la activa colaboración de Iman Shumpert (22 puntos en 41:23) contra la elaborada zona 2-1-2 de Chicago, el fondo del vestuario de los Bulls es mucho más rico: cuatro jugadores de Chicago anotaron 14 o más puntos, con tres más allá de la veintena: Derrick Rose (25 tantos,11/26 en tiros, cinco asistencias, dos pérdidas), Pau Gasol (21 puntos en 10/16, más diez rebotes y cuatro tapones, sexto ‘doble doble’ en estos playoffs) y, en fin, Jimmy Butler: 20 puntos en 44:12 de acción, más la asignación principal en la defensa individual sobre LeBron James, que usualmente jugó de espaldas al aro, en posición de ‘cuatro’ o ‘power forward’: obligado por la baja de Love, claro. Los Bulls fueron mucho mejores en triples (10/18, 55,6%, por 7/26 de los Cavs, 26,9%), porcentaje total de tiros de campo (50% de Chicago, 42% de Cleveland) y también en rebotes: 42-39 para el equipo que dirige Tom Thibodeau. La participación de Niko Mirotic resultó testimonial: solamente una falta personal durante 2 minutos y 25 segundos de estancia en pista, sin nada más que añadir. Desde 2007/08 Pau Gasol ha conseguido 55 ‘dobles-dobles’ en playoffs, superado en este ciclo por los 61 de Tim Duncan.

Desde el 2-13 del minuto cinco, con Dunleavy acertando cinco tiros sin fallo (3/3 en triples, hasta 14 puntos totales), los Bulls escaparon sin remedio hasta el 11-25 del minuto diez. “Es un reto para nosotros mantener este ritmo, pero este es el ritmo que me gusta y el que queríamos imponer”, comentaba Thibodeau, vigilado de cerca por su ‘enemigo íntimo’ John Paxson, director de operaciones y Vicepresidente Ejecutivo de los Bulls.

Arreó Irving, con diez puntos consecutivos, y sobrevino un 10-2 para Cleveland, desde 23-37 a 33-39. Gasol, que se las veía con Timofey Mozgov (nueve puntos, cinco rebotes) refrescó la serenidad de su equipo y los Bulls se plantaron con 44-49 en el descanso, primera vez que Cleveland no llega con ventaja a un intermedio en playoff desde… 2009.

Shumpert y Mozgov, menos presionados por la defensa de Chicago, implantaron el 53-53 en el 25… pero justo entonces fue cuando los Bulls sacaron a relucir lo que había exigido el propio Gasol antes de salir a la pista de The Q: “Intensidad, concentración y preparación mental”. En tres minutos, con un explosivo 0-15, Rose en el puente de mando y 11 puntos sin fallo de Pau Gasol, los Bulls demarraron hasta 53-68 y asestaron un golpe de timón que abrió la brecha definitiva. Aunque el tercer cuarto concluyó con 70-81 para Chicago, Cleveland ya no se iba a recuperar del ‘shock’ de haber llegado al empate… solo para dejar escapar la situación entre un océano de impotencia. Con los Cavs a trancas y barrancas, David Blatt imploraba: “Necesitamos más rapidez y subir el ritmo”.

Así, con Kirk Hinrich en pista sin poder detener a Irving y a tope de agresividad defensiva, Cleveland se acercó: 84-86 y 86-89 a 5:00 del final. En esos instantes cruciales un tenso LeBron incurrió en vitales pérdidas de balón y deficientes selecciones de tiro, ante esa defensa de Chicago especialmente concebida para desgastar y agobiar a ‘King’ James. A 30 segundos del fin, Butler imponía el insalvable 90-96. Ocho segundos después, Rose se iba al banquillo doliéndose de un impacto en el brazo derecho tras salida de bloqueo. Este episodio no dio sensación de gravedad: cuando todo terminó, los Bulls festejaban ruidosamente el triunfo en el centro de ‘The Q’, Cleveland, Ohio: en la noche del miércoles, los felices vencedores tienen que regresar bajo los focos de The Q y bajo la mirada ceñuda de ‘King’ James. Pero Chicago ya vence. Es 0-1. Habrá batalla entre Cleveland, Ohio, y Chicago, Illinois. Una oscura y sorda batalla de atrición.

Redactado por Alejandro Delmás




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR