alt

LOS VALORES DE JAUME PONSARNAU

por santiloro publicado en FEB/LEB

Uno de los nuestros, sí uno de los nuestros por mucho que empiece ya a ser un clásico entre la élite. Jaume Ponsarnau sigue manteniendo esa característica, que sólo posee la gente muy auténtica, de no cambiar aunque las circunstancias le beneficien. Desde la naturalidad se entregó al alumnado y, por segundo año consecutivo, encantó.

Uno de los nuestros, sí uno de los nuestros por mucho que empiece ya a ser un clásico entre la élite. Jaume Ponsarnau sigue manteniendo esa característica, que sólo posee la gente muy auténtica, de no cambiar aunque las circunstancias le beneficien. Desde la naturalidad se entregó al alumnado y, por segundo año consecutivo, encantó.

Uno de los nuestros, sí uno de los nuestros por mucho que empiece ya a ser un clásico entre la élite. Jaume Ponsarnau sigue manteniendo esa característica, que sólo posee la gente muy auténtica, de no cambiar aunque las circunstancias le beneficien. Desde la naturalidad se entregó al alumnado y, por segundo año consecutivo, encantó.

“Cuando se sabe una cosa, sostener que se sabe y cuando no se sabe, que no se sabe. Ese es el verdadero conocimiento” (Confucio)

La clave del éxito en las ponencias del Curso Superior es ser uno mismo. Los entrenadores – profesores que pasan por delante del alumnado se entregan sin reservas, muestras sus dudas, sus argumentos y consiguen que quien los escucha valore tanto el contenido como la naturalidad. Porque llegar a la ACB es algo que para la mayoría de entrenadores que están cursando la titulación superior parece hoy una utopía y comprobar de pronto como los que alcanzan el sueño son gente muy normal se convierte en un alivio.

Ponsarnau representa como pocos ese perfil de entrenador que empezó en una pequeña población – Tarrega – dirigiendo baloncesto de formación, luego femenino, llegó al Manresa como tercer entrenador y sus capacidad y el destino le llevaron a ocupar un puesto de primer entrenador. Llegado a este punto en el que sueñan todos no hizo más que aplicar lo que había aprendido de otros, de su propia experiencia y decidió seguir progresando. En las charlas de Dirección Ponsarnau aludió a entrenadores referentes – Scariolo, Aíto, Laso, Pedro Martínez, Ricard Casas… – y lo hizo con tanto respeto y admiración como cualquier aspirante a entrenador superior. Esa modestia, real, es uno de los principales aditivos de este enorme entrenador capaz de gestionar como nadie los pocos recursos de los que dispone cada temporada.

Y de gestionar recursos, de unificar mensajes, de motivar y concienciar, de implicar a todo su equipo, de cohesionarlo, de proyectarlo hacia un objetivo común habló Ponsarnau y lo hizo con tanta pasión por lo que fue contundente. Porque más allá de argumentos convincentes, Ponsarnau se basa en los valores del baloncesto, en la importancia de la ilusión, de amor por este deporte. Muy grande, sí señor.

FUENTE:

 

 

 

Comentar

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies