NADA TAN VIGENTE COMO EL CORAZON

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en Sin categoría

En mis 34 años realmente no sé si en la historia del deporte existió una competición que fuera tan superior a todas las demás del mundo y contuviera en ella a la mayoría de los mejores, por lejos, jugadores del mundo como ha sido la NBA con respecto al resto del mundo representado por los terrenales pertenecientes a la FIBA. Dioses entre hombres, casi superhéroes del deporte dignos de admiración y formadores de leyendas prácticamente en cada partido o serie de las que eran parte. Pero un día se terminó el mito y el cielo se juntó con la tierra de a poco 

El primer indicio de que ellos no eran dioses, con quienes la mayor aspiración podía ser una buena foto para guardar y mostrar a los nietos, la dieron los lituanos en Sydney 2000 cuando Sarunas Jasikevicius tuvo el imperio a la merced de su muñeca en ese último tiro de 3 que no toco aro pero llenó de esperanza a un resto del mundo de que el Olimpo del básquet no estaba tan lejano como parecía unos años antes.

Al mismo momento y atentos a esta situación dos generaciones de basquetbolistas se estaban gestando en Argentina y España, seguramente con la misma admiración que nosotros los que siempre vimos NBA y nos deslumbramos con su show, pero con la convicción de que el paradigma había cambiado…y como siempre cuando cambia un paradigma, lo que ayer era imposible hoy era probable.

Cuán probable a mi parecer depende de muchos factores, pero hay algo que no se puede entrenar que es el fuego interior. Eso que los americanos mismos llaman “el corazón del campeón”. A mi parecer lo tenemos todos, pero en un nivel bajo podría decirse…y su desarrollo a mi parecer depende del dia a dia, del entrenamiento, de la mentalidad ganadora, del orgullo de ser mejores y algunas otras cosas que los campeones solo sabrán obviamente.

Según mi humilde opinión el corazón de campeón tiene un desarrollo acelerado cuando te rodeas de gente con un corazón de características similares al tuyo. Eso es lo que ha pasado con estos dos grupos de basquetbolistas, ellos encontraron en sus compañeros espejos en donde mirarse y modelos a imitar donde la admiración mutua es moneda corriente y el hambre por ganar una fuerza que los llevó a ser lo mejor que podían ser…. Y no menor: además son amigos.

Así ambos grupos han liderado y ganado todo lo que se puede ganar en el mundo FIBA en los últimos 13 años aproximadamente, siendo ejemplo e inspiración para millones con las armas del trabajo en equipo, el esfuerzo y planificación también como banderas con un talento innato superior a la media por supuesto.

Sumado y no menor es como han ganando el respeto del Olimpo del básquet (USA) donde la muestra más cabal la dieron cuando vieron su reino amenazado por los mortales y debieron enviar a sus dioses principales: Zeus, Hera, Hefesto, Atenea, Apolo, Artemisa, Ares, Afrodita, Hestia, Hermes, Deméter y Poseidón todos en Beijing 2008 con la misión de poner orden entre los mortales y mostrar que, aunque un poco herido en prestigio, el Olimpo sigue existiendo. Sin embargo y aunque quisieron negar su existencia muchos miembros del Olimpo reconocen y hasta agradecen a estas generaciones de mortales que “despertaron” al gigante todopoderoso dormido como bien
explica Evin Demirel en este artículo: http://www.slamonline.com/other-ballers/olympics/argentinabasketball-gold-medal-team/#T55cTZqYFczoxjba.97.

Dicen que el mejor indicador predictivo del comportamiento futuro es comportamiento pasado, por eso no me sorprende, pero al mismo tiempo me sigue generando un sentimiento de admiración continua, lo que han hecho los Pau Gasol/ Felipe Reyes y los Scola/ Nocioni en estos Eurobasket y FIBA Americas pasados respectivamente: Han demostrado que la cronología solo puede detenerse o ralentizarse si uno posee el corazón de un campeón. Cito a ellos en particular por estas competiciones 2015 pero lo hago extensivo a sus compañeros generacionales y que contribuyeron colectivamente a generar ese corazón.

Porque poseer talento…no es nada definitorio, el talento está en muchas partes y muchos jugadores (léase Serbia, Francia, Grecia, Canadá) pero si no se posee esa otra parte, eso que no se puede definir más que con aproximaciones (y a mi parecer está más cerca de la magia o personajes de animé que de la anatomía o la biología), no se pueden lograr cosas grandes, de las que inspiran y generan historias, leyendas, ejemplos, teorías.

Más allá de las banderas, siendo argentino no puedo dejar de emocionarme viendo el torneo de Pau y Felipe; y sigo emocionándome pensando que dentro de poco no los vamos a tener. El partido de Pau contra Francia es digno de una película de Liam Neeson, o alguna de Jason Bourne donde su habilidad, fuerza, voluntad e inteligencia terminan dominando a rivales numerosos, más jóvenes y de, a priori, iguales o más talento y organizados en su contra en particular. Lo mismo para la gesta de Argentina contra 20mil mexicanos y todo un entorno de dudas e incertidumbre sacando lo mejor a partir de sus referentes Scola y Nocioni dejando la piel los 40 minutos en el campo y rodeados de
un equipo de limitado talento pero grandísimo corazón. Agradezco poder haber sido testigo en directo (via web aunque sea) de semejante empresa, hazañas deportivas.

Dicen que se predica con el ejemplo, en particular en Argentina que es lo que conozco, estamos cansados de los charlatanes que dicen cómo se debe hacer las cosas y luego hacen otra…basta de buscar el ejemplo: estos muchachos muestran el camino y lo recorren señores, dan la teoría y la práctica, tiran el córner y van a cabecear… es responsabilidad de la nueva generación mantener la vara tan alta y no digo en nivel basquetbolistico sino en trabajo, compromiso y dedicación. Ver a estos monstruos del deporte que lo han ganado todo jugar con el espíritu amateur que lo han hecho solo puede emocionar e inspirar. Alguien duda que Pau o Scola no podrían estar en una playa o
donde quisieran disfrutando de su familia?…si ya ganaron todo, no tienen que demostrarle nada a nadie.
Dicen también que ganar genera un éxtasis que no se compara con nada y los ganadores una vez que ganan no se pueden conformar con menos…quizás sea esa la explicación, o quizás sea un poco más filantrópica y quieran traspasar esa esencia que los distingue de alguna forma a la nueva generación. Hay una verdad colectiva casi absoluta que dice que de las derrotas se aprende más que de las victorias, y me atrevo a desafiarlas con el contraejemplo de que estos grupos aprendieron todo ganando todo.

No me queda más que agradecer que existan en este tiempo y los pueda disfrutar. Tengo 34 años de los cuales 22 o 23 he estado viendo básquet con plena conciencia del lugar que ocupábamos en el mundo y agradezco estos últimos 13/14 años de observar básquet a nivel selección nacional sintiéndome parte de la mesa chica del primer nivel mundial. Antes créanme que estábamos lejos.

Solo me queda pedirles a los que tengan quizás menos de 25 años o por ahí, que vieran a España y Argentina desde un primer momento de su preadolescencia u observancia consciente del contexto mundial como equipos de primer nivel, que atesoren estos momentos y mucho porque (ojala que no) quizás no se repita. Porque quizás el próximo Pau o Navarro nazca en Lituania, Serbia o Francia; y quizás los próximos Scola o Ginobili nazcan en Brasil o Canadá.

Pero por ahora están activos y aun con hambre… y, si Dios quiere, nos guarden el último baile para el año que viene en los Juegos Olímpicos de Rio. Sería un gran cierre para muchos de estos jugadores y no dudo que además van a hacer un gran campeonato, no van a ir a ver qué pasa….yo sé que están grandes, que las piernas no son las mismas, el físico les puede jugar una mala pasada y para un campeón es complicado jugar con menos posibilidades de las que alguna vez tuvo, el orgullo es muy grande y se entiende…pero que nadie los tome por menos o piense que van a salir airosos porque sus piernas son frescas y saltan o corren más, que grave error seria obviar que nada es tan vigente como el corazón de un campeón.

Escrito por Hernan Dellamaggiora (hernandellam@hotmail.com)
Foto: FIBA Europe

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies