Piratas del Basket habla con Diego Hernández

Carlos rodriguez
por Carlos rodriguez publicado en ENTREVISTAS Entrevistas Piratas

La fuga de talentos que se marcha de España a otro lugares para seguir creciendo cada vez es mayor, es verdad que en la mayoría de los casos solo se habla de los jugadores o jugadoras, por eso seguro que si les doy el nombre de Diego Hernández, a muchos nos os sonará, otros buscareis como locos sus estadísticas, pero es que el bueno de Diego es entrenador y la ultima temporada ha estado en Canadá y con mucho gusto nos ha atendido para contarnos un poco su aventura.

Diego Hernández

¿Quién es Diego Hernández?

Diego Hernández es un chico normal de 23 años. Actualmente estoy acabando las carreras de INEF y Magisterio de Educación Primaria, amante del baloncesto durante toda mi vida, jugador y entrenador, a pesar de que los últimos años he tenido que centrarme en la faceta de entrenador. He tenido la suerte de tener una familia que me ha enseñado muchos valores que hoy en día son lo que me definen, y también son los responsables de que hoy haga lo que hago.

¿Por qué irte a Canadá?

Canadá era el mejor sitio posible para mejorar mi inglés y poder trabajar como entrenador ayudante en alguna universidad. Investigo cuales son las mejores universidades canadienses en lo que a baloncesto se refiere, y contacto con el primer entrenador de la Universidad de Bishop´s (Quebec) que acaba aceptándome en su staff técnico. Esta universidad a pesar de haber tenido un mal año en la temporada que se estaba jugando en ese momento, había llegado casi siempre a la F4 y la había ganado en dos ocasiones en los años anteriores, desarrollando muy buenos jugadores que actualmente se encuentran jugando en equipos profesionales.

¿Qué te ha sorprendido de esta experiencia?

Me sorprende el profesionalismo en que se encuentra envuelto este equipo y en general toda la organización de la liga universitaria canadiense. Meses antes de yo llegar a Canadá, ya empezamos a trabajar juntos, y a partir de ahí me empiezo a dar cuenta de la magnitud en la que me iba a mover, pero hasta no llegar allí durante el Summer Camp en agosto no soy realmente consciente de ello. Toda la universidad está atenta del equipo de baloncesto, todo el mundo te conoce, aunque tú no sepas quienes son ellos simplemente por toda la atención que se le da al equipo. El nivel de profesionalismo de los jugadores es absoluto, todos los jugadores se levantan y se van a dormir pensando en baloncesto y en entrenar. Unos saben que jugar en la universidad es su llave para pagarse la universidad y conseguir un buen trabajo y otros, sin embargo, en su mayoría, es la llave para conseguir un contrato profesional una vez que terminen los estudios. Respecto a los entrenadores y personal que se encarga de labores que quizá no se puedan apreciar ( personal de media, personal que organiza actividades durante los tiempos muertos o descansos, todo el equipo de cheerleaders, los encargados de la venta de entradas o simplemente la persona que se encarga de imprimirte lo que le pidas, los responsables de la ropa o el merchandaising, los encargados de las redes sociales, fotógrafos, equipo de speakers o de personas que toman estadísticas durante los partidos etc…), funciona como un gran club en el que es necesario la colaboración de todo el mundo para que todo funcione correctamente.

Staff Técnico Bishop´s University

¿Cuáles crees que son las grandes diferencias entre las universidades USA y Canadá?

Las principales diferencias a mi parecer, y después de haber estado investigando toda la temporada, se encuentran en su mayoría en el aspecto económico. Esto significa que aquellas universidades con mayor dinero dispondrán de mejores instalaciones, mejores entrenadores, y mayores facilidades para llamar la atención de los mejores jugadores.

Este dinero en su mayoría suele provenir de dos lugares distintos, el dinero que los alumnos pagan por estudiar en la universidad (entre 35.000-60.000 euros normalmente) y del dinero que todos los Alumnis (antiguos alumnos) donan a la universidad para así mantener el estatus de la universidad. El dinero de las universidades canadienses suele provenir de las mismas fuentes, pero con la diferencia que la universidad canadiense suele ser bastante más barata que las americanas, por lo que los fondos que se disponen para los equipos universitarios son menor (una universidad canadiense cuesta entre 2.000-13.000 euros dependiendo de la provincia en que se estudie)

Esto se traduce en que los mejores jugadores de USA, Canadá o el resto del mundo (normalmente) querrán jugar en NCAA gracias a los medios que ofrecen y a los cantos de sirena por jugar en la NBA. Son muchos los jugadores canadienses que una vez que terminan el colegio se van a jugar en NCAA, provocando que normalmente los mejores jugadores canadienses acaben en el país vecino. Esto provoca que los jugadores canadienses que acaban quedándose en Canadá sean de un nivel inferior en ese momento, pero no al terminar la universidad, ya que la forma de trabajar es muy parecida entre ambos países y las horas de trabajo durante toda la etapa universitaria son bastante parecidas.

¿Crees que la fuga de jugadores en época estudiantil cambiaría si se consigue hacer la liga universitaria que plantea Aito?

En primer lugar, felicitarle por su reciente fichaje por Alba de Berlín, decide marcharse por primera vez a entrenar a otro país, en una competición tan reñida como es la BBL y más aún después de lo ocurrido la pasada temporada. La idea de Aito es una idea innovadora que podría funcionar en caso de que muchas personas y entidades se pusieran de acuerdo y actualmente es algo que por desgracia en el baloncesto actual no está pasando.

Desde el momento en que comprendo el funcionamiento de la liga canadiense y americana, me empieza a aparecer el mismo planteamiento a llevar a cabo en España. De esta manera se consigue que muchísimos jugadores puedan continuar sus estudios y sus carreras deportivas, sin necesidad de tener que renunciar a una de ellas (normalmente suele ser la del baloncesto) tirando así a la basura el talento de miles de jugadores españoles que nunca podrán llegar a triunfar en este deporte. Considero que ya no sólo sería por el hecho de que muchos jugadores dejarían de manejar la opción de tener que irse a otro país para jugar al baloncesto, si no por todos aquellos que podrían continuar jugando en vez de tener que dejarlo.

El verdadero motivo para mí sería conseguir mejorar la educación de todos estos jugadores, consiguiendo así que cuando están en el colegio se centren en jugar y en estudiar para así aprobar todo y poder entrar en la universidad. Una vez que estos jóvenes accedan a la universidad, se consigue que mediante el baloncesto vean la importancia que tiene estudiar y tener estudios que se pueden compaginar con muchas horas de entrenamiento de baloncesto. Estos jugadores acaban saliendo como personas adultas capaces de organizar su tiempo y de sacarle partido, a la vez que comprenden la importancia de trabajar duro por algo que de verdad quieran conseguir. No tenemos que olvidarnos nunca que el baloncesto puede ser utilizado para formar a las futuras generaciones en aquellos valores que se puedan enseñar mediante el deporte, siempre hay que tener en cuenta que estamos formando a personas en las que podemos causar un impacto positivo durante el tiempo que se trabaje juntos.

¿Por qué recomendarías ir a jugar y a estudiar a Canadá?

Como ya he explicado antes, tener la opción de seguir jugando al baloncesto a un nivel altísimo y de poder tener unos estudios universitarios es una de las mejores decisiones que se puede tomar para invertir en tu futuro. De todas formas, ya no es por el simple hecho de jugar y de estudiar, es por el hecho de que cuando tienes que hacer las maletas para irte a un sitio desconocido y ganarte la vida, es una experiencia que acaba moldeándote y acaba formándote como una persona más preparada para afrontar aquello que se te ponga por delante. Ya sea para adaptarte a otra lengua, para mejorar tus habilidades sociales y tener que hacer amigos, adaptarte a otro estilo de vida, otras costumbres, acostumbrarte a pasarlo mal por el hecho de estar fuera de casa y tener que aprender a ser fuerte para así poder llevarlo mejor, o simplemente aprender a conocerte y entenderte a ti mismo al encontrarte fuera de tu zona de confort.

¿Podrías explicar brevemente el sistema de becas?

El sistema de becas en Canadá es muy sencillo, aunque yo al encontrarme en Quebec tuve que adaptarme a alguna excepción bajo la que se encuentran los quebecuas. Las becas principalmente dependen del dinero de cada universidad, y del dinero que cada universidad decide invertir en el equipo de baloncesto. Esto se debe a que el precio de la universidad en Canadá depende de la provincia en la que te encuentres, y la única excepción se encuentra en la provincia de Quebec. Un estudiante de Quebec, en Quebec, paga una media de 2.000-4.000 euros al año, mientras que si eres de otra provincia y quieres estudiar en Quebec, o si eres de cualquier otra provincia y decides estudiar en tu provincia, el precio asciende hasta los 8.000-13.000 euros. El motivo por el que explico esto es porque este es el dinero que la universidad tiene que pagar por cada jugador dependiendo de su procedencia y de donde se encuentre la universidad. En nuestro caso, al encontrarnos en Quebec, nos salía más rentable fichar jugadores de nuestra provincia ya que salen más baratos que jugadores de otras provincias. A esto hay que añadirle los estudiantes internacionales (todos aquellos países que no sean Canadá), estos son los menos rentables ya que las tasas de estos alumnos pueden encontrarse entre los 10.000 17.000 euros al año. A pesar de esto, hay una letra pequeña que dice que aquellos países en los que el francés se considere lengua oficial, serán considerados como quebecuas a la hora del pago de las tasas. (De todas formas, el máximo permitido de jugadores internacionales por equipo es de 3, el resto han de ser canadienses)

El reparto de las becas depende obviamente del nivel del jugador, cuanto mejor seas mayor cantidad de tus tasas será pagada por la universidad, encontrándose jugadores completamente becados, otros con becas del 40% o 70% y otros con ningún tipo de beca. El dinero percibido por parte de los jugadores será decidido entre los entrenadores, comunicándoselo al jugador y a su familia antes de que decidan venir a la universidad. También, estas becas se pueden ver modificadas entre una temporada y la siguiente, ya sea para aumentarlas por una mejoría en el jugador, o para disminuirlas por no haber cumplido las expectativas que se habían puesto en él. (En caso de que un jugador deje el equipo o se le echa, se le retira la beca inmediatamente)  

¿Qué papel desempeñabas en la universidad? ¿Cómo era el día a día?

Mi día a día en la universidad dependía en que parte de la temporada nos encontrásemos. Las semanas en el calendario estaban marcadas por los partidos que jugásemos esa semana (uno o dos, y en casa o fuera) y por los partidos importantes que tenía que ir a ver para hablar o ver a algún jugador específico que jugase en High School para el programa de detección de talento. Una vez que esto ya estaba fijado, mi labor se dividía en distintas tareas. La primera, programar las sesiones colectivas y dirigir la parte que me correspondiese, analizar videos para después editarlos y enseñarlos al resto de entrenadores o los jugadores sobre los rivales o sobre nosotros mismos y otras tareas que podían surgir en el momento. Segundo, era el encargado de llevar a cabo todas las sesiones individuales y grupales de técnica y táctica individual y grupal (no más de 3-4 jugadores a la vez). Estos entrenamientos con los jugadores, consisten en 4 sesiones por semana de entre 75-90 minutos por las que cada jugador tenía que cumplir conmigo, todas las semanas hasta que me marcho de la universidad con la excepción de aquellas que tenía que viajar, en las que uno de los entrenadores ayudantes me cubría.

Un día normal era levantarse a las 05:30 de la mañana, reunirnos el staff técnico para desayunar o en la oficina a las 6:15 para empezar el entrenamiento a las 7 hasta las 9:30. Después de esto, los jugadores tenían clase a distintas horas, y ahí empezaba con el trabajo individual con los jugadores, a la vez que tenían que cumplir sus 4 sesiones a la semana de entrenamientos en el gimnasio con el cuerpo técnico de preparadores físicos, o también sus horas semanales con el equipo de fisioterapia en caso de que fuese necesario. Según la semana, hacíamos doble sesión de entrenamientos colectivos por la tarde, terminando normalmente a las 21:00-22:00 con los entrenamientos individuales.

Diego Hernández

¿Cuál es el estilo de juego y jugador que más se desarrolla en Canadá?

El estilo que se juega en Canadá como el que se juega en USA procede de la misma corriente, originado por el tipo de jugador que se suele desarrollar allí. Cualquier equipo en Norte América suele funcionar de la misma forma, tienen 2-3 jugadores que sobresalen respecto al resto de jugadores del equipo principalmente por sus aptitudes físicas y algunas veces por estar dotados de un talento extremo ya sea para poder tirar, botar o penetrar, supliendo así sus carencias físicas. Estos jugadores físicamente dominantes, son nutridos de muchas horas de trabajo en el gimnasio por si tuvieran poco, e incontables horas en la pista con miles de horas de trabajo de técnica individual a sus espaldas.

Esto se traduce a que normalmente cualquier equipo depende de estas 3-4 referencias para poder funcionar correctamente, produciendo un juego que brilla por detalles que cada jugador puede aportar en situaciones de 1×1 o 2×2. También es importante resaltar que cada vez se va viendo una mayor riqueza táctica en su juego colectivo, a pesar de que la mayor parte de los jugadores siguen teniendo carencias muy grandes a la hora de leer el tiempo y transcurso de un partido, o simplemente el tempo de las acciones durante el juego o medición de espacios.

¿Ha sido fácil o difícil haber estado fuera de casa?

A mi personalmente se me hizo muy difícil, sobre todo al principio, como a casi cualquier persona que deja su país. Yo me marcho de Madrid contento por la decisión que había tomado, sabiendo que tenía que invertir en mi futuro y hacer esto era lo mejor que podía hacer, pero no por ello es una decisión fácil. Dejar a tu familia, amigos, pareja y coger las maletas y marcharte dejándoles a 5mil km de dónde vas a pasar el próximo año no se hace nada fácil, y ya no solo por ti si no porque sabes lo que a ellos también les va a suponer que no estés allí con ellos.

Una vez que ya te acostumbras a ello te mentalizas de la situación, ves que la única dirección que puedes tomar es seguir dedicándoles parte de tu tiempo de la forma que puedas desde la distancia, y aprovechar la oportunidad que has cogido y sacarle el máximo provecho posible.

Estamos acostumbrados a estar en nuestra zona de confort, relajados y sabiendo que tenemos lo que necesitamos y que todo va a salir bien. La cuestión es que cuando salimos de ella, es cuando realmente conocemos lo que tenemos alrededor y nos conocemos a nosotros mismos, el miedo y la soledad es algo que te ayuda a ver dentro de ti la persona que eres y todo lo que te rodea, el futuro que tienes delante de ti y el pasado por el que has ido pasando. Este tipo de experiencias te hacen mejorar como persona si eres capaz de luchar contra este tipo de situaciones en vez de dejarlas pasar. Estoy seguro de que para nadie es fácil marcharse, pero a veces es la mejor decisión de cara a tu futuro y tienes que ir a por ello con todas tus fuerzas.

¿Después de su paso por Bishop’s University dónde le veremos la próxima temporada?

Es algo que aún no tengo decidido, pero que espero saber en las próximas semanas. Mi objetivo es trabajar en el mayor nivel posible para poder estar lo más cerca del baloncesto profesional en España, pudiendo así aprender de un muy buen entrenador de los muchos que tenemos en nuestro país. Al final un entrenador tiene que formarse viendo baloncesto y sobre todo aprendiendo de otros buenos entrenadores, yo soy un entrenador muy joven y trabajador, sé que mi trabajo ahora consiste en estar en la sombra aprendiendo de los mejores.

Por ahora trabajaré en el Campus Jr de la NBA que se celebrará en Madrid durante la última semana de junio y primera de julio, después de que Jota me confirmase que contaba conmigo para trabajar como entrenador en este prestigioso campus.

Diego Hernández

¿Qué cosas se ha de sacrificar por intentar ser entrenador a un alto nivel?

Es una pregunta un poco difícil de responder, básicamente porque no me considero entrenador de alto nivel. A pesar de ello, este año he podido vivir muy de cerca estos sacrificios que hay que hacer para ser entrenador de alto nivel, y conozco a muchos entrenadores que si que lo son y conozco de primera mano sus historias y los sacrificios que han de hacer. Yo soy de esas personas que piensa que lo más importante que tenemos es el tiempo, y por tanto, la forma en que lo organizamos es fundamental para así poder seguir dedicándole el tiempo a otras cosas que no sean baloncesto. Esto implica saber a que dedicarlo a que personas debemos dedicárselo, ya que tienen que ser cosas que merezcan la pena, ese tiempo empeñado jamás va a volver y no hay que malgastarlo.

Para ser entrenador de alto nivel necesitas dedicarle muchas horas, muchas horas de trabajo, eso provoca que tengas que quitarles tiempo a otras cosas, aun así con una buena organización puedes sacar un poco de tiempo para todo.

En el momento que decides irte fuera es cuando aparecen más problemas, ya que es un sacrificio muy grande para ti, pero sobre todo para la gente que te rodea y tiene que aceptar que te vas a marchar lejos. Son muchos los entrenadores que me han hablado que han perdido a sus parejas e incluso amigos por hacer esto, es un precio que hay que pagar y un riesgo que poner sobre la mesa para poder conseguir algo que no es nada fácil de conseguir. Es duro estar lejos de tu familia, pareja y amigos, pero por desgracia en nuestro país muchas veces nos toca marcharnos fuera para encontrar algo mejor o para formarnos, teniendo que tomar este tipo de decisiones que con ayuda de todos ellos acaba haciéndose más sencillo.

Dar las gracias a Roberto y Carlos por interesarse en mi historia haciendo lo posible por sacarla a la luz, y a todas las personas que me han acompañado en esta maravillosa experiencia que recomiendo a todo aquel que pueda realizarla.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies