NBA VIDEOS

¿Qué ha pasado esta noche en la NBA? Cavs y Spurs no fallan; los Knicks ilusionan y Henson decide para Milwaukee

img_8086

Saturday night en la NBA, con el cambio horario permitiéndonos gozar de más horas de sueño y por ende la posibilidad de ver más baloncesto sin que las ojeras nos asalten en la comida familiar del domingo. Artículo gentileza de fullbasket.es

Compiten más que nunca, pero pierden igual que siempre. Los Minnesota Timberwolves cayeron 106-103 ante los Kings en un partido que se pareció al primero ante los Grizzlies. Juegan bien la primera mitad (se fueron al descanso 11 arriba), pero tras el paso por vestuarios el bloqueo es tal que los rivales abren brecha con parciales excesivos. Sacramento le endosó un 12-31 en el tercer periodo, y los de Thibodeau, aunque igualaron la contienda a falta de 5 minutos para el final (99-99), no tuvieron el temple para sumar la victoria. La peor noticia, la lesión de Ricky Rubio, que sufre un esguince en el codo derecho (aún sin tiempo de baja conocido). Cousins (29) y Gay (28) los mejores en el bando californiano.

Empezamos en Denver, que rindió homenaje al mito Dikembe Mutombo (abajo del todo está el vídeo de la ceremonia), pero no pudo culminar la fiesta con victoria, ya que cayó en la prórroga ante Portland 113-115 tras un final agónico y espectacular. Y el gran culpable de ello fue Damian Lillard, consolidándose entre los jugadores de más nivel de esta liga, acabando con 37 puntos, incluida la canasta ganadora (una bombita desde 3-4 metros) y la constante decisión de asumir galones cuando los Nuggets parecían tener controlado el partido, sobre todo en el último cuarto cuando los de Colorado venían de un parcial de 19-34 en el tercero que les había dado una clara ventaja. Jokic (23) y Mudiay (21) fueron los mejores en los locales, Juancho no jugó ni un minuto.

Como si de una misión se tratara, Lebron James (23+6+9) parece haber alcanzado en este inicio de temporada, y aunque parezca raro decirlo, otra dimensión. La estrella de los Cavaliers está más maduro que nunca, comunica constantemente, apenas gesticula y se dedica a leer el baloncesto como pocos son capaces de hacerlo. Los de Ohio ganaron 105-99, aunque el resultado es engañoso, porque Cleveland dominaba de más de 20 puntos al tercer periodo y sólo en el último minuto, ante una ligera desconexión de los locales, Orlando se puso a tres puntos con Fournier (22) e Ibaka (19) intentando lo imposible. Pero JR Smith (23), una bocanada de aire para LJ por la facilidad que tiene para abrir la pista y lanzar rápido, sentenció.

Se las prometían muy felices los Sixers gracias a un inicio fulgurante, con 5 puntos de Embiid y un triple de Saric que incomprensiblemente no defendieron los Hawks, un tanto relajados. Pero Budenholzer paró el encuentro, despertó a los suyos y Kyle Korver revolucionó el partido, anotando con una pasmosa facilidad saliendo del bloqueo ciego y alzándose con esa elegancia que le caracteriza. Y poco a poco la brecha se fue abriendo entre Atlanta y Philadelphia, llegando al descanso con un 39-53 que pocas esperanzas daba ya a los locales. Será un año largo para los de Philly, con muchos mimbres de futuro pero actualmente sin ningún tipo de rigor táctico en defensa, sobre todo en el perímetro. Embiid, que tuvo restricción de minutos, sumó 14 puntos en 15 minutos, pero las faltas le castigaron en exceso. Y el duelo de bases estuvo entretenido, con Schröder (11 puntos y 11 asistencias) superando al Chacho, que si bien acabó con 14 puntos (un notable 7 de 13 en tiros), 4 rebotes y 5 asistencias, esta vez sumó 4 pérdidas y en defensa estuvo muy flojo, dando muchísimas facilidades al alemán, que salía del bloqueo con parsimonia y tiempo suficiente para pensar, repensar y ejecutar. Los halcones ganaron 72-104, sin paliativos.

Había un cierto temor de ver cuál sería el nivel de los Bulls en el nuevo proyecto sin Rose, Noah ni Gasol (así como Dunleavy). Pues bien, los de Chicago están 2-0 y juegan mucho mejor que antaño. Anoche ganaron 118-101 a los Pacers, teniendo al descanso prácticamente todo decidido (62-41), aunque los de McMillan llegarían a ponerse a 10 puntos en el último cuarto. La clave estuvo en el banquillo, donde McDermott (23 puntos) y Canaan (11) rompieron el partido. Destacar también las 13 asistencias de Rondo, muy centrado y con feeling con Butler y Wade.

Boston tiene mimbres suficientes para ser la alternativa a los Cavaliers. Porque al juego exterior tan complementario que forman Crowder, Thomas y Bradley se ha sumado este año un Al Horford que logra espacios importantes para jugar 1×1 al poste. Los Celtics ganaron 104-98 en Charlotte en un partido que sólo se les complicó cuando la segunda unidad de los de Clifford hizo acto de presencia, con Kaminsky, Hawes y Sessions. Aunque fue Kemba Walker (29) el que hizo soñar a los Hornets hasta el final, gracias a una superlativa segunda mitad en la que hizo de todo, pero se quedó sin recompensa.

Un 2-11 inicial hizo levantar por primera vez al Madison Square Garden, que abría quizás una de las temporadas más ilusionantes de los últimos años. Y el partido no defraudó para los Knicks, que ganaron 104-111 a los Grizzlies, dominando en todo momento y confirmando las buenas maneras que se vieron ante los Cavaliers. La primera mitad supuso la resurrección de Noah, imperial en defensa, repartiendo juego en ataque a placer. El Madison coreó su nombre en el segundo cuarto, agradeciendo la intensidad que el francés estaba brindando en la pista. Los neoyorquinos llegaron a escaparse en la primera mitad (21-39), pero Memphis reaccionó en la segunda mitad con Marc Gasol como estilete (20), llegando a colocarse por delante 87-85, pero entonces irrumpió Melo (20) para liderar un parcial de 12-0 que acabaría siendo definitivo. Dos apuntes más: Porzingis, 21 puntos, sigue con una clara progresión; Derrick Rose dejó destellos de aquella versión explosiva que penetraba de forma incesante. ¿Estará de vuelta?

El primer triunfo de los Milwaukee Bucks llegó por la mínima (110-108) y con una canasta sobre la bocina de John Henson -una bandeja terriblemente mal defensada por los Nets, que desaprovecharon una oportunidad de oro para llevarse el gato al agua-. Brooklyn está sorprendiendo al personal, desplegando un juego más eficiente del que a priori se podía esperar a principios de temporada. Sin Brook Lopez -descansó por precaución-, Rashad Vaugh dio un paso al frente y fue una ametralladora desde el triple (20 puntos), pero su actuación quedó en anécdota.

Aquí somos mucho de los Spurs. Y el que no lo sea es porque le gusta mirar para otro lado, porque el deleite de ver a la franquicia texana es impagable. San Antonio ya está 3-0. En la era post-Duncan, con Leonard como líder y Gasol adaptándose cada noche más al armónico y coral estilo de Popovich. 98-79 ante los Pelicans, devolviendo a lo terrenal a Anthony Davis (18 puntos) y con las bajas de Parker y Ginóbili. Los del Álamo fueron superiores desde buen comienzo, atacando la pintura con un Aldridge efectivo en la primera mitad y después con la velocidad de un Mills (18) que está rindiendo como lo hizo en los JJOO con Australia.

En este sistema de juego ya va entrando Pau, que anoche se fue a los 9 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias en apenas 22 minutos de juego. Su impacto en el juego ofensivo fue mayor, entendiéndose de maravilla con Leonard (20), que ya atrae toda la atención de las defensas. Los Pelicans echaron en falta a Davis, visiblemente cansado tras sus dos primeros partidos de otro planeta. Destacar el partido de Laprovittola, que tuvo la confianza de Popovich y respondió de maravilla: 9+4+4. Las ventajas se produjeron desde buen comienzo y el partido no tuvo demasiada historia.

Top 10 de la noche

La fiesta de Mutombo en Denver

Mutombo, que entró en el Salón de la Fama en 2015, se convirtió en el quinto jugador de la historia de la franquicia de Colorado que tiene su número retirado, uniéndose a Byron Beck (#40), Alex English (#2), Dan Issel (#44) y David Thompson (#33). Además, también hay un reconocimiento a Doug Moe, quién ganó 432 partidos como entrenador.

Drafteado en el número 4 de 1991, Mutombo jugó en Denver desde 1991 hasta 1996, promediando 12,9 puntos, 12,3 rebotes y 3,81 tapones en 391 partidos. Como ‘nugget’ fue tres veces All-Star, Mejor jugador defensivo del año 95. Todavía ahora lidera el ranking de tapones en Denver (1.486).

Fuente: fullbasket.es / Photo NBA Media




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR