NBA VIDEOS

¿Qué ha pasado esta noche en la NBA? Westbrook emula a Kareem; Davis no es humano pero no gana

1477711277_804435_1477711454_noticia_normal-e1477728149181

Noche de viernes en la NBA con hasta 8 partidos en los que vuelve a confirmarse que este inicio de temporada es uno de los mejores de los últimos años en lo que a registros individuales se refiere. Articulo gentileza de fullbasket.es

Empezamos con el claro triunfo de los Pistons ante los Magic (108-82) en un choque que no tuvo demasiada historia, ya que los de Florida estuvieron erráticos en el tiro y al descanso ya perdían de 23 (31-54) por culpa de un horrendo segundo cuarto en el que se quedaron con 9 puntos. Y la otra cara de moneda fueron los de Motown, pasándose mucho mejor la pelota y aprovechando los espacios que dejaba la defensa de Orlando. Seis jugadores en dobles dígitos en anotación y Drummond como principal estandarte (12 puntos y 20 rebotes). Aaron Gordon, con 17 puntos, el “mejor” en los de Vogel.

Cómo cuesta ganar en Toronto a los Raptors. Que se lo digan nuevamente a los Cavaliers, que en lo que era la reedición de las pasadas finales de la Conferencia Este tuvieron que esperar hasta el último minuto, con un triple de Kyrie Irving (26 puntos), para respirar aliviados y llevarse la victoria (91-94). Los de Ohio dominaron el tempo del partido en todo momento, si bien DeRozan (37 puntos) no iba a dejar que abriesen brecha. Cualquier amago de que eso sucediese fue rápidamente contrarrestado por el escolta, que ha empezado el curso a gran nivel. Lebron James, con 21 puntos, hizo nuevamente de todo en pista, llegando a jugar de ‘5’ en un quinteto que Lue probó como small-ball (James, Jefferson, Shumpert, Dunleavy e Irving). Love ha recuperado la confianza de aquel jugador que en Minnesota atacaba el aro y armaba el tiro sin dudarlo. Su juego al poste fue una pesadilla para los canadienses, incapaces de frenarle.

La marcha de Kevin Durant a los Warriors dejaba sólo a Russell Westbrook en Oklahoma. Pero la soledad no es un estado de ánimo del que preocuparse. Al menos para el escurridizo base de los Thunder, que anoche demostró estar preparado para afrontar el reto de mantener a los suyos en la élite de la Conferencia Oeste. 51 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias, su 38º triple-doble y algo que no se veía desde 1975, cuando Kareem Abdul-Jabbar hizo esas estadísticas para sumar un triple-doble. Sólo Chamberlain y Baylor lograron lo mismo pero con más puntos. Simplemente histórico.

Pero no fue fácil el partido para los Thunder, que vieron como los Suns ganaban el primer cuarto 25-40 y se iban al descanso arriba (49-53). Los de Arizona llegaron al último cuarto por delante, pero ahí esperaba el 0. Westbrook, del que se espera amase el balón y decida partidos (ya lo hizo en el primero del año ante los Sixers), actuó como líder con un superlativo último periodo en el que forzó la prórroga primero, y después decidió en el tiempo extra con un tapón a Booker y una canasta decisiva. Así es Russ, odiado por algunos, sobre todo por los que tienen que sufrir sus atrocidades en pista. Una máquina feroz que no le teme a los retos. Booker, con 21 puntos, el mejor de unos Suns que desaprovecharon una buena oportunidad de llevarse el triunfo.

Indiana ganó en la prórroga a Dallas en el primer partido del curso gracias a un Myles Turner espectacular. Y anoche, sin que nadie lo esperase, cayeron 103-94 ante los Nets por culpa de un nefasto último cuarto en el que se bloquearon ofensivamente (103-94, parcial final de 31-15). Jeremy Lin rozó el triple-doble (21+9+9), entendiéndose bien tras el pick’n roll con Brook López, muy eficiente (25 puntos en 26 minutos). De nada sirvieron los 22 puntos de Paul George. La igualdad fue la tónica del choque, y en el último periodo se decidió todo, con la cara de la moneda sonriéndole a los de Brooklyn.

Hacer 95 puntos en dos partidos y que tu equipo no haya ganado aún. Esa es la cruda realidad que está viviendo Anthony Davis. Nadie desde 1963 sumaba tal cantidad de puntos, y sólo él y Michael Jordan(1986) han sumado 90+ puntos en los dos primeros partidos de temporada. Cifras que elevan a Davis a una galaxia que sólo él es capaz de entender y dominar. Porque su impacto en la pista con los Pelicans trasciende de lo importante. Hace de todo, y casi siempre bien. 45 puntos, 17 rebotes (17 de 31 en tiros), 3 asistencias, 2 tapones y 2 robos ante los Warriors, pero otra vez derrota (114-122). Pero claro, Nueva Orleans es un bloque frágil en defensa y las actuaciones inhumanas de AD no tienen actores secundarios que le ayuden.

Y eso lo aprovecharon los Warriors para sumar el primer triunfo de su nuevo proyecto. Durant aprovechó los espacios y superó con claridad a Lance Stephenson, atacándole al poste. Acabó con 30 puntos y 17 rebotes. A eso hay que sumarle los 23 puntos de Curry, que aunque evidentemente ha bajado sus cifras de antaño, sigue siendo capaz de revolucionar un partido con parciales en un abrir y cerrar de ojos con triples lejísimos. Klay, el tercero en discordia, añadió 28 puntos. Las sensaciones con los Warriors es que la adaptación será larga, aunque muchos partidos los ganarán porque tienen tres de los mejores 10 jugadores de la liga.

Charlotte se movió este verano para dar el salto de calidad que tanto ansía Michael Jordan. Algunos no entendieron la marcha de Al Jefferson, pero los Hornets están ya 2-0 y se muestran como un equipo de carácter y con un estilo de juego rápido, aprovechando la velocidad de Kemba Walker y Jeremy Lamb. Anoche sufrieron para ganar a los Heat. De hecho tuvieron que remontar 19 puntos para llevarse la victoria (91-97), con 40 puntos del tándem mencionado en la línea precedente. Los Hornets sufrieron mucho en la primera mitad, porque Whiteside hizo lo que quiso y cómo quiso en la pintura (acabó con 20 puntos y 15 rebotes), pero en la segunda mitad le buscaron las cosquillas, picó y la acumulación de faltas le tuvo muchos minutos en el banquillo. Y sin el pívot, a Miami le cuesta encontrar un líder en ataque y pierde intimidación en defensa.

Los Rockets no podían permitirse el lujo de perder otra vez, y en el duelo texano con los Mavericks se impusieron 98-106 con un James Harden que tuvo al fin compañeros secundándole en su nuevo rol de base. Harden acabó con 26 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias, la mayoría de ellas a un Trevor Ariza que aprovechó los espacios que genera ‘The Beard’ para martillear desde el triple (27 puntos). Nowitzki causó baja en los de Dallas por un virus estomacal, dejando en solitario a Harrison Barnes (31 puntos). Houston mandó siempre en el encuentro, controlando la renta y sin temer porque se escapase la victoria en los últimos minutos.

Top 10 de la noche

Fuente: fullbasket.es / Photo NBA Media




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR