ACB

Un café con… Aíto García Reneses: “El jugador nunca debe perder las ganas de aprender”

formatfactory_ecr79231

El Magariños Café fue el lugar elegido para que Aíto García Reneses charlara con un grupo de periodistas de baloncesto que querían aprovechar la estancia del laureado entrenador en la cantera de Movistar Estudiantes. Reflexiones pausadas, no exentas de autocrítica, sobre el estado del basket de formación en nuestro país. Esto no es fast food de internet. Es un café pausado

Todo ha cambiado en el baloncesto español en las últimas décadas. 10 españoles juegan en la NBA. Hay equipos que desaparecen y otros clubes nuevos ocupan su lugar sin lugar para la nostalgia. Show must go on.

El “mira como gana la selección, España está aplastando a Yugoslavia” de Los Nikis es rutina aunque Yugoslavia ahora sea media decena de países.

Pero hay cosas que nunca cambian… aunque necesariamente evolucionan: el Polideportivo Antonio Magariños sigue siendo el gran templo del basket madrileño aunque el último partido ACB se jugó en los 80; y ahora tenga una moderna cafetería con vistas al parqué.

Y que Aíto García Reneses siempre está cerca del balón naranja, y que nunca deja indiferente. No extraña que la llegada del veterano técnico a Movistar Estudiantes, en un rol tan diferente al que nos tenía acostumbrados como colaborador en la cantera, llamara la atención de los medios de comunicación. Esos con los que en sus 50 años de carrera ha tenido siempre una peculiar relación de amor y odio.

Por eso, cosas que permite la vida moderna, la propuesta de tomarse un café con don Alejandro en esa nueva cafetería del Magata resultaba tan tentadora para un nutrido grupo de periodistas de medios como Gigantes, La Razón, As, Marca.com, Radio Marca… o por supuesto, clubestudiantes.com .

Un café con leche para uno, uno solo para otro, zumo de naranja por allá, y agüita para el maestro. Arrancamos.

“Siempre le hemos considerado uno de los nuestros”.

Abre fuego el presidente Fernando Galindo, que acompaña a don Alejandro junto al director deportivo Willy Villar y el coordinador de cantera y entrenador EBA/Junior Javier Zamora.
“Aíto está colaborando con nuestra cantera, de forma intermitente y de manera altruista; y para nosotros es un orgullo. Forma parte de nuestro proyecto a cinco años que tiene como objetivo que la cantera siga siendo el emblema de Movistar Estudiantes”.
¿Y ahora quién se atreve a preguntar? Son 50 años en este negociado, así que es el propio Aíto quien se arranca.
“Yo quiero al Estudiantes. Y si puedo ayudar en algo… pues aquí estoy”
explica a los medios presentes en un ambiente distendido. La mitomanía queda a un lado, estamos aquí para hablar claro y en confianza de baloncesto y formación.

“Quiero al Estudiantes y si puedo ayudar… aquí estoy”

¿Qué se ha encontrado el maestro al ver desde dentro la cantera de Movistar Estudiantes?
“Veo que van en buena línea de educación deportiva, aunque he visto que es mejorable la formación técnica y el trabajo de captación, especialmente de jugadores complementarios”.
“Hay problemas, pero la idea de futuro en este plan a cinco años es que de forma regular, si no todos los años cada dos o tres, puedan llegar jugadores al primer equipo… y que se mantengan un tiempo”.
¿Y con esta vuelta al basket de formación Aíto renuncia al profesionalismo?
“No lo sé… no sé si será un año sabático o un siglo sabático. Ya me jubilé hace unos años… y volví a Sevilla y Gran Canaria. Ahora lo que quiero es colaborar en otras cosas de baloncesto, para aportar a nuestro deporte y ahora en particular al Estudiantes”.
Mencionábamos antes la mitomanía que puede rodear a un entrenador como Aíto. ¿Se ha encontrado eso a la hora de trabajar con jugadores y entrenadores de formación?
“El primer día quizá sí podía afectar esa fama, podía cortarles. Pero al segundo día ya era uno más del grupo de trabajo. Sin problemas con eso”.
Salió de Estudiantes hace décadas… ¿cómo ha cambiado?
“Ha cambiado mucho todo, claro. Pero es algo paulatino y siempre he seguido en contacto por lo que no son cosas que me hayan sorprendido. Lo que más llama la atención es que ahora en el baloncesto, de formación y profesional, cada vez hay más gente dedicándose a ello. Por eso cuesta más destacar”.
“Pero lo que sí noto intacto es la ilusión que hay por practicar baloncesto. Es como en mi época”.
“Ahora la NBA se lleva jugadores de formación por si cuajan”

Los periodistas presentes mostraron preocupación por los pocos jugadores españoles en la Liga Endesa ¿Cómo se afronta eso desde el baloncesto base? Responde Aíto.
“Creo que el baloncesto de cantera en España se está trabajando bien, pero existen dificultades. La principal es que no podemos competir con la NBA. Por lo que vale la entrada para un partido de playoff allí… aquí tienes el abono de temporada. El nivel económico es el que es, y ahora existe la tendencia de llevarse a jugadores jóvenes, en formación, por si acaso cuajan, pagando cantidades que para ellos son minucias pero aquí es mucho dinero”.
¿Eso cómo se combate?
“Hace falta un cambio normativo, a nivel FIBA, Euroliga… para proteger de algún modo. Pero mientras que llega no puedes rendirte y decir que para qué quieres cantera. Hay que seguir trabajando conscientes de la realidad”.
“Por ejemplo, me fijo en la NCAA. Allí saben que, salvo que dé el salto antes, al jugador le van a estar formando 4 años, no más. Y trabajan con esa realidad”.

“Los cupos son una solución transitoria”

¿A qué cambios normativos se refiere García Reneses? ¿Nuevos cupos?
“Los cupos son soluciones transitorias, pero no definitivas. El jugador español no debe salir porque se tenga una deferencia con él, sino porque sea mejor que el francés o el l letón. Ese es el mundo actual”.
“También creo que un niño que llega a España con 15 años a jugar, que trabaja bien… es uno de los nuestros a todos los efectos”.
“Soy tan enemigo de un chauvinismo sobreprotector como de quienes piensan que porque un jugador venga de determinado país va a ser mejor”
. “Hay que acabar con la mentalidad de `el profesor me tiene manía´ `los directivos no saben lo que hacen´. No, aquí todos tenemos nuestra parte. Ahora la competencia es el mundo entero, ya no hay fronteras”.
Los periodistas insisten en que pese al buen papel de la selección española en las categorías de formación, muy pocos clubes están dando oportunidades a esos jugadores. Aíto reflexiona sobre ello.
“Pero sin embargo ahora hay más jugadores que nunca jugando al máximo nivel, algo impensable hace no tanto. También muchos se van muy pronto, pero es lógico: si aquí ganan 10 y allí les van a ofrecer 1000…”
“Las medallas en baloncesto base son relativas. Y es un error que cometí yo también en su momento, cuando fui seleccionador cadete. Gané la medalla utilizando sólo jugadores bajitos, exteriores, pero que eran los que más formados estaban. En lugar de jugar como se tiene que jugar con base, aleros, pívots… para enseñarles a jugar, busqué el resultado a corto plazo”.

“Cuando un niño llega de su partido le preguntamos cómo ha quedado, no qué ha aprendido”

¿Todo vale para ganar en baloncesto formativo? Tremendas las reflexiones del maestro García Reneses.
“La sociedad nos pide ganar. Pero tenemos que ser capaces de ganar… y formar. ¿Cómo? Es difícil. Pero vamos a darnos cuenta de una cosa. Al niño de 13 años, cuando llega a casa tras su partido, ¿qué le preguntamos? `¿Cómo habéis quedado, has ganado?´. No le preguntamos `¿qué tal lo has pasado, qué has aprendido hoy?´. Somos un reflejo de la sociedad, pero tenemos que intentar aportar algo más”.
Es mencionar a un niño de 13 años… y nos acordamos de Ricky Rubio. El talento que deslumbró al mundo con sólo 14 y al que Aíto hizo debutar en la Penya. ¿Cómo se afronta algo así, cómo se evita que un niño se vuelva loco?
“Es muy difícil de gestionar y es vital que el jugador tenga un buen entorno. ¿Qué entendemos por buen entorno? El que no adula, el que comprende y hace comprender al jugador que sí, que el éxito va llegando pero que estás haciendo un camino”. “Un camino que no para, que se recorre siempre, que todos los buenos jugadores han recorrido. Michael Jordan ya era el mejor del mundo con 23 años… y no paró de aprender cosas y mejorar para seguir siéndolo con 26, con 30…”
“Por eso es muy importante que los entrenadores, los amigos, los familiares… del jugador que destaca no sólo le digan lo bien que lo hace. Que le digan todo”.
“Pero sobre todo es primordial que el jugador tenga buena cabeza. Y para eso no debe formarse sólo en baloncesto sino abrir su mundo, formarse en más cosas. Y ahí el entrenador, la familia… ayuda, pero al final el protagonistas es el propio jugador. Es vital tener buena cabeza”.

“Es muy importante el entorno y la buena cabeza del jugador. Querer siempre aprender”

Y pone otro ejemplo que ya es leyenda y que vivió en primera persona: el de Pau Gasol.
“Pau Gasol se fue a la NBA con 20 años. Y su cabeza le permitió asentarse, y una vez asentado no dejar de mejorar, no conformarse pese a haber ganado el anillo, pese a haber dado grandes momentos a la selección española”.
“Pau es lo que es para nuestro basket no sólo por su gran físico y técnica. También por su buena cabeza”.
Le comentamos que ahora el aficionado pide que los jugadores jóvenes sean protagonistas, que exploten lo antes posible, y como no lo hayan hecho con 20 y pocos años… les ponen la cruz y piden otros nuevos talentos. Mientras tanto, queremos jubilar a los jugadores treintañeros. ¿Qué ha pasado para llegar a eso?
“No debemos darle demasiado importancia a estas opiniones, porque no son justas. Los jugadores pequeños, los exteriores, suelen madurar antes que los altos. Y tenemos casos de pívots que de repente con 25 o 26 años explotan y llegan a la selección absoluta.”
“De todos modos, aunque lo reclame el aficionado, no es común la apuesta por los jugadores jóvenes en ACB. Lo han hecho últimamente Estu, Joventut, Sevilla, en su día el Barça…”
“Pero creo que apostar por determinados jóvenes no es sinónimo de despreciar al jugador veterano. Y pongo un ejemplo del año pasado: Albert Oliver fue básico el año pasado en Gran Canaria, con 37 años. Pero es que no dejaba de querer incorporar cosas a su juego, como jugar al post bajo que no lo había hecho nunca”.
“En algunas cosas, la juventud es también de espíritu: querer aprender y mantener la ilusión”.

“La juventud es también querer aprender y mantener la ilusión”

Volviendo al trabajo concreto con Movistar Estudiantes, explica el director deportivo Willy Villar.
“Dentro del plan de formación de entrenadores de cantera, es muy importante esta colaboración de Aíto, un empujón. Estamos creando una cadena de conocimientos. Además de trabajar con el equipo junior, ha charlado con algunos entrenadores, y estos charlarán con otros… dejará un poso”.
Para el coordinador y entrenador de los equipos junior A masculino y Senior B Masculino (EBA), Javier Zamora, ¿cómo está siendo tener a Aíto al lado?
“Esto es una experiencia maravillosa que todo entrenador querría vivir. Para mi, y para muchos, Aíto es el entrenador por excelencia en España. Así que… le estamos exprimiendo”.
¿En qué sentido?
“Nos da un salto de calidad ayudando a entrenadores y jugadores a pensar, a jugar… pero sobre todo, nos transmite su entusiasmo. Y nosotros nos estamos empapando, está siendo corto pero intenso”.
No les entretenemos más, aunque podríamos tirarnos aquí cincuenta años hablando de basket. Pero el resto del club también necesita aprovechar hasta el último minuto de Aíto en Estudiantes.

Nota de prensa movistar estudiantes / Santi Escribano @santiescribano




Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR