UNA VICTORIA TAN IMPORTANTE COMO SENCILLA PARA CAJASOL (80-59)

por santiloro publicado en ACB

Por J. M. Torres Ayala

El equipo de Aíto se impuso a Guipuzkoa y, de paso, rompe el empate de victorias que ambos clubes mantenían en la tabla. A pesar de los 80 puntos de Cajasol, el partido fue menos vistoso de lo que pueda parecer. David Doblas fue el mejor jugador del encuentro con 23 puntos y 29 de valoración, pero no pudo con los sevillanos que consiguieron una victoria coral con hasta seis jugadores en dobles figuras de valoración.

Por J. M. Torres Ayala

El equipo de Aíto se impuso a Guipuzkoa y, de paso, rompe el empate de victorias que ambos clubes mantenían en la tabla. A pesar de los 80 puntos de Cajasol, el partido fue menos vistoso de lo que pueda parecer. David Doblas fue el mejor jugador del encuentro con 23 puntos y 29 de valoración, pero no pudo con los sevillanos que consiguieron una victoria coral con hasta seis jugadores en dobles figuras de valoración.

El equipo de Aíto se impuso a Guipuzkoa y, de paso, rompe el empate de victorias que ambos clubes mantenían en la tabla. A pesar de los 80 puntos de Cajasol, el partido fue menos vistoso de lo que pueda parecer. David Doblas fue el mejor jugador del encuentro con 23 puntos y 29 de valoración, pero no pudo con los sevillanos que consiguieron una victoria coral con hasta seis jugadores en dobles figuras de valoración.

El Cajasol resiste el gran comienzo de Doblas.

Los primeros minutos del partido de San Pablo tuvieron un nombre propio. David Doblas Portilla. El pívot santanderino estuvo omnipresente, en ataque y en defensa.

En la primera jugada, Balvin lo buscó, pero no pudo anotar contra él y en la siguiente acción Doblas sí clavó un buen gancho a tabla.

Landry empató rápido el partido, pero David Doblas no iba a ceder protagonismo y volvió a poner a los suyos por delante con otra acción positiva bajo el aro. 2-4.

Landry, se jugó los dos siguientes ataques cajistas sin que los de Aíto sacaran rédito. Tuvo que ser el jugador franquicia de los locales, Tomas Satoransky, quien devolviera las tablas al choque a falta de 06:55 para el final del primer cuarto.

Doblas seguía a lo suyo, encestando un aro pasado y, en esta ocasión, estuvo bien secundado por Javi Salgado, que en el siguiente ataque de Guipuzkoa anotó de tres.

Joan Sastre emuló al veterano base y consiguió encestar desde más allá de 6,75 para poner el 7-9 en el marcador.  Mediado el cuarto, Doblas anotó su cuarta canasta. 7-11 en el electrónico y Aíto que mete en pista a Hernangómez por un Balvin completamente desbordado.

Dos tiros libres del joven pívot fue el único provecho de los de Aíto en los instantes posteriores a su entrada en la cancha. Por parte vasca Ramsdell y Cortaberría siguieron viendo aro. Con 09-15 en el marcador y muy pocas ideas de los suyos, Aíto pidió tiempo muerto. Guipuzkoa no estaba dejando correr a Cajasol y los sevillanos tienden a no ver claras las acciones ofensivas cuando juegan en estático.

Tras el parón, los de Aíto salieron más intensos y eso provocó más facilidades en ataque. Sastre anotó a tabla y Franch consiguió cinco puntos casi consecutivos. Con un parcial de 7-3 Sito Alonso volvió a parar el partido.

Dos tiros libres de Neto y un espectacular rebote-mate de Porzingis sirvieron para poner el broche al primer cuarto con el definitivo 18-20

El Caja no aprovecha su enorme defensa.

El Cajasol volvió al parqué con la misma intensidad con la que había acabado el primer cuarto.

La primera canasta del segundo envite llegó con dos minutos jugados. Sastre anotó un triple para poner a los suyos por primera vez por delante en el marcador 21-20.

La intensidad defensiva de los pupilos de Aíto era un suplicio para el cuadro de Alonso, que llegaba apurado a la mayoría de sus ataques, obligados a lanzar tiros sobre la bocina muy complicados.

El parcial de 6-0 lo redondearon tres tiros libres: dos de Balvin y uno de Porzingis.

A 04:30 para el final del cuarto anotó Winchester un triple que significaba la primera canasta de su equipo en este cuarto, pero no fue fácil. La acción, que entró sobre la bocina, vino precedida por tapones de Porzingis y Landry.

A partir de aquí empezó otro cuarto. Con más puntos y más juego.

Landry anotó dos tiros libres y, después, Robinson, mermado físicamente, consiguió su única canasta del partido (1/10 en tiros de campo).

Balvin, Landry y Satoransky siguieron engordando la cuenta cajista y, por parte donostiarra, su mejor y casi único jugador acertado en todo el choque, David Doblas, volvía a conseguir dos canastas que sirvieron para mantener a los suyos en el choque y dejar el marcador al descanso en 31-29.

 

Más errores que aciertos.

El partido se fue convirtiendo, paulatinamente, en un carrusel de fallos. La defensa del Cajasol siguió siendo fuerte y a Guipuzkoa le costaba un mundo encestar cuando David Doblas no conseguía hacerse con el dominio de la zona cajista.

Balvin comenzó a crecer con dos canastas en los primeros compases del periodo. Landry y, cómo no, Doblas, siguieron sumando desde la línea de personal.

A falta de 05:43 para el final del cuarto, un dos más uno convertido por Josep Franch obligó a Sito Alonso a pedir un nuevo tiempo muerto. La distancia en el marcador superó, por primera vez, los diez puntos entre ambos clubes: 42-31 para Cajasol y parcial abierto de 11-2.

Ramsdell cortó la racha cajista, pero la dinámica del partido ya no habría quien la cambiara. Satoransky y Franch seguían sumando para el conjunto de Aíto y el GBC solo respondía mediante tiros libres de Doblas.

Javi  Salgado aportó novedad a los ataques del conjunto de Sito Alonso y consiguió una canasta de tres puntos y, antes de terminar el cuarto, una conexión entre Franch y Porzingis rompía el hastío que se vivía en San Pablo.

El cuarto lo cerró Bamforth con una canasta sobre la bocina que dejaba el marcador antes de empezar el último cuarto en 54-40 favorable al equipo de Aíto.

 

Guipuzkoa ya no jugaba este partido.

La sensación antes de comenzar el último cuarto era que todo estaba visto para sentencia. No porque la diferencia fuera definitiva (que 14 puntos en el baloncesto nunca pueden serlo con diez minutos por jugar), sino porque el ritmo de juego de Guipuzkoa no era el deseado, ni en intensidad ni en acierto.

Dos triples de Landry y uno de Winchester inauguraron el último periodo

A continuación, Olaizola consiguió, con un mate, poner el 62-46 para los suyos a falta de algo más de tres minutos por jugarse, pero poco después cometió su quinta personal en los escasos ocho minutos que estuvo en pista, y tuvo que abandonar el campo. Satoransky solo aprovechó uno de los dos tiros libres para dejar el marcador en 64 a 48.

En la siguiente acción se produjo la jugada más espectacular del partido. Hernangómez, que cuajó un gran encuentro (8 puntos, 9 rebotes y 15 de valoración) robó una bola y la condujo de costa a costa para dejar una bandeja que se salió, pero que aprovechó a la perfección el espectacular Porzingis para regalar a los asistentes a San Pablo un portentoso rebote-mate que elevaba la diferencia en el marcador hasta los 20 puntos: 68-48.

Sito Alonso volvió a pedir tiempo muerto, pero Guipuzkoa hacía rato que había abandonado el pabellón de San Pablo. En la reanudación del choque, Satorasnky robó la pelota y consiguió un dos más uno que puso la máxima de todo el choque en el electrónico, más 23 para Cajasol.

Doblas, el único jugador de GBC que ha rendido a un gran nivel en el partido, sacó la quinta personal de Porzingis y aprovechó para anotar dos tiros libres.

Salgado, Ramsdell y el propio Doblas firmaron las últimas canastas de los donostiarras, y Landry, Mata y hasta el joven Radicevic consiguieron los puntos finales para Cajasol.

A la conclusión, un resultado contundente. Cajasol 80-59 Guipuzkoa Basket. Un partido aburrido, pese a los puntos, en el que solo acciones espectaculares de Porzingis, la buena defensa cajista y la actuación de Doblas salvaron a los espectadores de un baloncesto muy pobre.

 

80  Cajasol (18+13+23+26): Satoransky (10), Sastre (13), Mata (4), Landry (17), Balvin (7) -quinteto inicial-, Franch (8), Bamforth (2), Porzingis (9), Radicevic (2), Burjanadze (0) y Harnangómez (8).

59  Gipuzkoa Basket (20+9+11+19): Neto (5), Motos (0), Cortaberría (5), Doblas (23), Ramsdell (6) -quinteto inicial-, Robinson (2), Winchester (6), Salgado (9), Olaizola (2) y Hanley (1).

Comentar

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies