1999: Año I después de Jordan, la cruda realidad para los Chicago Bulls

por Roberto Anidos publicado en NBA

En el verano de 1998 hubo un antes y un después en los Chicago Bulls. Cuando la directiva decidió no seguir contando con Phil Jackson como entrenador, Pippen y Rodman cambiaron de aires y Michael Jordan decidió retirarse por segunda vez. Los Bulls, 22 años después, no han vuelto a ganar un anillo, y aquel primer año después de Jordan fue realmente duro

La temporada 98/99 se la recuerda como la del asterisco (*), porque a causa de la huelga de jugadores solo se pudieron disputar 50 encuentros de los habituales 82 que tiene la fase regular. Aquel año los San Antonio Spurs de Duncan y Robinson, ganaron el campeonato, superando en la final a los New York Knicks y recogiendo el testigo de los Bulls de Jordan, Pippen y compañía que ganaran los tres últimos anillos de forma consecutiva. Karl Malone ganaba el segundo MVP de su carrera, “un tal” Vince Carter se llevaba el trofeo de novato del año, y Allen Iverson se coronaba como máximo anotador de la temporada.

La nueva vida de los Bulls del 99 fue muy dura, terminando con un balance de (13-37), últimos del Este, a 14 victorias de los puestos de playoffs. De los Chicago de solo unos meses antes quedaban de los más destacados, Toni Kukoc y Ron Harper. Ambos intentaron tirar del carro sin demasiado éxito.

Jordan retirado, Pippen en los Rockets, Rodman en los Lakers, Kerr ganando el anillo, el cuarto consecutivo, en los Spurs, Longley en los Suns, Burrell a los Nets… 6 de los 10 jugadores más utilizados ya no estaban y los Bulls fueron claramente muy diferentes.

Además de los citados Kukoc y Harper, hombres como Randy Brown, Simpkins y Wennington, hombres con un rol más bajo, continuaron en el equipo.

Ante la avalancha de salidas los Bulls tampoco se lucieron mucho aquel año en materia de fichajes, trayéndose a Brent Barry de los Heat, Mark Bryant de los Suns, Andrew Lang de los Bucks, o el ex baskonista Kornel David, que debutaba en la NBA ese año.

El quinteto más habitual de aquellos Bulls del 99 lo conformaron Randy Brown (8.8 puntos 3.8 asistencias) de base, Brent Barry (11.1 puntos 3.9 rebotes) de escolta, Ron Harper (11.2 puntos 5.1 rebotes) de alero, y por dentro Toni Kukoc (18.8 puntos 7.0 rebotes 5.3 asistencias) intentando ser la estrella del equipo, de cuatro, y Dickey Simpkins (9.1 puntos 6.8 rebotes) de cinco.

Desde el banquillo destacaban en la segunda línea, Rusty LaRue (4.7 puntos 1.5 asistencias), Cory Carr (4.1 puntos 1.6 asistencias), Kornel David (6.2 puntos 3.5 rebotes), Mark Bryant (9.0 puntos, 5.2 rebotes) como sexto hombre del equipo, Andrew Lang (3.8 puntos 4.4 rebotes) y Bill Wennington (3.8 puntos 2.1 rebotes).

Los Bulls del 99. Alguien tenía que quedarse para continuar con la historia de los Chicago Bulls, pero seguro, fue un año muy duro para todos ellos, sobre todo para los que habían vivido la gloria de años antes.

Foto: history.bulls.com