Y eso que los verdes no pudieron contar con el defensor del año Marcus Smart, de baja por su lesión de tobillo. No hizo falta los Celtics desarrollaron una defensa asfixiante que los Heat nunca lograron superar

Boston arrasó desde el principio, cogieron 60 rebotes por los 39 de Miami, dejaron a los Heat en un 33% de efectividad, 11 tapones,… un huracán, a los 8 minutos de partido ya ganaban 18-1, y desde aquí ya nos quedamos sin partido.

El encuentro ya estaba poco menos que definido con 8 minutos transcurridos del primer cuarto, con un marcador que tenía a los Celtics al frente por 18-1. Los de Udoka no miraron atrás por el resto de la noche.

Lo de los titulares de Miami es digno de mención, entre los cinco anotaron un total de 18 tantos, no ocurría tal cosa en un partido de playoffs desde el 71.

Por lo que tuvieron que anotar puntos desde el banquillo, Oladipo, con 23 puntos, fue el único que vio algo el aro, secundado por Robinson, 14 puntos, y Martin, 12 puntos y 6 rebotes.

En Boston, que tampoco tuvo una noche muy acertada, también quedó por debajo de los 40% en tiros de campo, cinco jugadores anotaron 10 o más puntos, con Tatum como máximo anotador, 31 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, seguido de Pritchard, 14 puntos desde el banquillo, White, 13 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, cubrió a la perfección la baja de Smart, Robert Williams volvió para aportar 12 puntos y 9 rebotes, y Brown, 12 puntos y 7 rebotes. Horford, que se quedó en 5 puntos, personificó a la perfección a su equipo con sus 13 rebotes y 4 tapones.

Foto: AP