El conjunto manresano derrotó a Unicaja y sigue luchando por obtener la mejor posición posible de cara a las eliminatorias por el título. Brilló Chima Moneke, autor de 23 puntos y 8 rebotes

El BAXI Manresa comenzaba llevando las riendas del encuentro fruto de su acierto, encontrando el Unicaja la forma de estrechar diferencias a través de los puntos de Brizuela (5-8). Proseguía la dinámica, lo que aprovechaban los catalanes para ampliar las rentas (7-16, m. 5). La irrupción de la dupla Kravic-Oliver espabiló a los malagueños, que junto a la defensa de Alberto Díaz redujeron el marcador (13-16). Con el BAXI Manresa, intentando estirar la diferencia, los puntos de Kravic mantuvieron a tiro al conjunto local (21-23).

Los puntos de Thomasson daban de nuevo aire al conjunto manresano (25-32). Con Sima haciendo daño al poste, la diferencia se ampliaba (29-39), pero lograron encadenar 6 puntos consecutivos los de Ibon Navarro que les metieron de nuevo en la lucha (37-42). La irrupción de Moneke, con dos triples seguidos, volvió a poner tierra de por medio al descanso (42-52).

Un 0-14 tras la reanudación llevó las rentas a superar la veintena (42-66), tardando más de 4 minutos el Unicaja en anotar. Cuatro triples consecutivos de los malagueños sirvieron de revulsivo para iniciar una buena racha que les acercó a 13 puntos (59-72, m. 28). Con el Unicaja sumando desde el perímetro, los puntos de Bako apuntalaban la diferencia manresana (62-79).

Ambos equipos conseguían fortuna en sus ataques a comienzos del último cuarto, si bien ahora los manresanos golpeaban de tres en tres para instaurar de nuevo la diferencia en 20 (67-89). Tiró de orgullo el Unicaja y apretó para reducir la distancia con un 11-1 tras canasta de Mooney que activó a la grada (74-89, m. 36).

Dos triples de Francis Alonso y Jonathan Barreiro rebajaron la barrera de los 10 puntos en un Unicaja que mordía atrás (86-94), encontrando el BAXI Manresa los tiros libres como vía de anotación. Con todo, Mooney y Oliver lograban colocar al equipo a 6 a falta de un minuto (90-96). Las buenas defensas malagueñas le daban crédito en los últimos ataques, con Abromaitis dando una vida extra tras un triple a falta de 8 segundos (93-98).

Tras recuperar la posesión, Oliver anotaba tras fallo de Abromaitis, dejando la distancia a solo tres puntos a falta de 5,9 segundos (95-98). Finalmente, una antideportiva sobre Pérez acabó por sentenciar el choque, que acabó con derrota por 95 a 100.

nota de prensa Unicaja Málaga