Brooklyn Nets empieza dando miedo

por José María Santiago publicado en NBA

Ciertos interrogantes se presentaban a principios de temporada respecto al equipo con sede en Brooklyn. Expectantes estábamos por ver si el equipo de Joseph Tai, tendría buena química o bien sería un polvorín. El sorprendente nombramiento como entrenador jefe, al novato en estas lindes, Steve Nash, unido al comportamiento que tendrían en cancha dos estrellas del calibre de Kevin Durant e Kyle Irving, después de largos tiempos de inhabilitación, nos hacían ser precavidos en cuanto a un veredicto positivo o negativo al respecto

Pues bien, se han necesitado tan solo dos partidos para ver que este equipo va en serio y para comenzar, ha dado un golpe encima de la mesa. De inicio, las sendas palizas a Golden State Warriors y sobre todo a Boston Celtics, un contender en la conferencia Este, lo rubrican.

El éxito o el fracaso de este equipo se medirá en gran parte del nivel y compenetración que demuestren sus dos grandes estrellas: Kevin Durant y Kyle Irving. El primero tras estar más de un año lesionado debido a su rotura del tendón de Aquiles, ha demostrado que vuelve a ser el de antes, con un nivel excelso tanto ofensivo como defensivo. El segundo no le ha ido a la zaga. Dos exhibiciones, han hecho recordar a la mejor versión del controvertido base.

Gran parte de las acciones ofensivas del equipo pasaran por sus manos, pero estos Nets encuentran en su quinteto titular otras armas de gran valor. El acierto exterior del alero Joe Harris, toda una garantía desde la línea de tres, los más de veinte puntos por partido que hizo Spencer Dinwiddie le harán ser la tercera baza ofensiva de este equipo y los rebotes e intimidación del veterano DeAndre Jordan, consolidan un quinteto preparado para todo.

Pero no todo se termina en los jugadores que disputaran más minutos dentro de la cancha. Desde el banquillo nos encontramos con hombres de la talla de Jarret Allen, Caris Levert, Landry Shamet o Jeff Green que redondean una plantilla muy equilibrada.

Y para manejar este elenco de jugadores, nada más y nada menos, que todo un All Star como Steve Nash. Sí, un novato dirigiendo un equipo, pero cabe recordar que fue un jugador extremadamente inteligente dentro de la cancha. Si consigue trasladar toda su sabiduría, su conocimiento en coexistir con otras estrellas, el éxito está garantizado.

Los aficionados nos encontramos con un equipo que nos ha hecho disfrutar estos dos primeros partidos, pero de bien seguro al resto de franquicias no les ha hecho la misma gracia, porque estos Brooklyn Nets empiezan dando miedo.

Foto: clutchpoints