El Anadolu Efes de Estambul, vigente campeón, no ha tenido un camino fácil durante su defensa del título, pero los titanes turcos están alcanzando su mejor forma en el momento adecuado y se dirigen a los playoffs con un impulso creciente

Quizás sufriendo la resaca del título, el Efes tuvo un comienzo de temporada extremadamente lento, perdiendo sus cuatro primeros partidos, antes de conseguir finalmente la columna de la victoria con una fuerte actuación defensiva para derrotar al UNICS Kazan por 71-68 en la quinta jornada.

Pero esa primera victoria no supuso la chispa que buscaba el Efes, y no fue hasta mediados de noviembre cuando los hombres del entrenador Ergin Ataman empezaron a encontrar la regularidad al encadenar cuatro victorias consecutivas y anotar al menos 88 puntos en cada partido. El último de ellos fue una victoria en el derbi contra el Fenerbahce Beko Istanbul en el que el escolta estrella Shane Larkin se encargó de remontar una desventaja de 11 puntos en el último cuarto y sellar una victoria por 84-89.

El Efes volvió a demostrar su capacidad para rescatar causas aparentemente perdidas con una ofensiva explosiva unas semanas más tarde, en la 17ª jornada, al derrotar al Crvena Zvezda mts Belgrado por 84-83 tras remontar 7 puntos de desventaja en los últimos 2 minutos. El actual MVP de la Euroliga, Vasilije Micic, fue el héroe en esa ocasión, al anotar los últimos 10 puntos de su equipo para asegurar una victoria improbable.

El comienzo del nuevo año -que incluyó una victoria en casa por 82-81 contra el Panathinaikos OPAP de Atenas, con un triple de Adrien Moerman que ganó el partido sobre la bocina final- continuó el patrón anterior de mezclar victorias con derrotas, y la mayoría de los problemas del equipo de Ataman se produjeron en la carretera. Sin embargo, a principios de febrero se produjo una emocionante excepción en el CSKA de Moscú, cuando en la revancha de la semifinal de la temporada pasada Micic forzó la prórroga sobre la bocina final y Larkin anotó 26 puntos en una victoria por 97-99.

Ese triunfo situó al Efes en la zona de playoffs y el vigente campeón fue capaz de consolidar esa posición en las semanas siguientes ganando tres de sus siguientes cuatro partidos, incluyendo una impresionante exhibición de potencia ofensiva ante el Maccabi Playtika Tel Aviv, al que vapuleó por 109-77 y el equipo estableció un nuevo récord de la liga con 22 triples.

Tras las derrotas consecutivas en la carretera ante el Bitci Baskonia Vitoria-Gasteiz y el AS Mónaco, el Efes fue capaz de reencontrarse con la victoria y confirmar su participación en los playoffs con una racha de cuatro victorias de cinco a partir de mediados de marzo, encabezada por la victoria en casa por 93-90 ante el Real Madrid, en la que Micic volvió a brillar con 29 puntos, incluido el triple ganador del partido. Y con Micic y Larkin tan buenos como siempre, el actual campeón no renunciará a su corona sin luchar.