ACB

No tocaba milagro para el Estudiantes (101-77)

Con bajas importantes y ante un equipo de arriba en plena forma, tenía que salir todo perfecto de principio a fin para poder ganar. Apelaba a la heroica Movistar Estudiantes, pero Lenovo Tenerife se marcó un Thanos: puso la maquinaria a funcionar a pleno rendimiento y los colegiales se fueron diluyendo. Inapelable