CRÓNICA PIRATA: CARLOS SUAREZ DESTROZA AL ESTUDIANTES EN EL DERBI MADRILEÑO (79-84)

por santiloro publicado en ACB

El Palacio de los Deportes de Madrid ha sido esta noche el escenario del estreno oficial de la temporada ACB 2010-2011. Encuentro adelantado al resto de la primera jornada este derbi entre Estudiantes y Real Madrid que, como curiosidad, dilucidaba también el ganador del Torneo de la Comunidad de Madrid. En un intenso choque, el Real Madrid, yendo de menos a más, se llevó el encuentro de manos de un magistral Carlos Suarez que volvió a casa sellando unos maravillosos 21 puntos, 5 rebotes, con 4/7 en triples para 29 de valoración. Victoria, liderato y Torneo de la CAM para el Real Madrid con una imagen que deberá mejorar.

El Palacio de los Deportes de Madrid ha sido esta noche el escenario del estreno oficial de la temporada ACB 2010-2011. Encuentro adelantado al resto de la primera jornada este derbi entre Estudiantes y Real Madrid que, como curiosidad, dilucidaba también el ganador del Torneo de la Comunidad de Madrid. En un intenso choque, el Real Madrid, yendo de menos a más, se llevó el encuentro de manos de un magistral Carlos Suarez que volvió a casa sellando unos maravillosos 21 puntos, 5 rebotes, con 4/7 en triples para 29 de valoración. Victoria, liderato y Torneo de la CAM para el Real Madrid con una imagen que deberá mejorar.

El Palacio de los Deportes de Madrid ha sido esta noche el escenario del estreno oficial de la temporada ACB 2010-2011. Encuentro adelantado al resto de la primera jornada este derbi entre Estudiantes y Real Madrid que, como curiosidad, dilucidaba también el ganador del Torneo de la Comunidad de Madrid. En un intenso choque, el Real Madrid, yendo de menos a más, se llevó el encuentro de manos de un magistral Carlos Suarez que volvió a casa sellando unos maravillosos 21 puntos, 5 rebotes, con 4/7 en triples para 29 de valoración. Victoria, liderato y Torneo de la CAM para el Real Madrid con una imagen que deberá mejorar.

 

El partido comenzó con reparto de primeros. Primer balón de la liga para Sergio Rodríguez, la canasta para Felipe Reyes y el triple para Welsch. Todo ello llegó salpicado con los nervios e imprecisión habitual de los compases iniciales de un debut. La lucidez y la contundencia brillaban por su ausencia en los visitantes, algo altamente visible en dos malos triples que tuvo que jugarse el base madridista, además de un tapón recibido en una contra a la que no llegó convencido y las dudas continuas de Suarez bajo el aro.

El Estudiantes aguantaba mediante su juego exterior personificado en Jiri Welsch y el choque se convirtió en un toma y daca manejado, poco a poco a su antojo, por Sergio Rodríguez. Felipe Reyes se convertía con su cuarto punto en el segundo máximo anotador en activo de la liga pasando la barrera de los 5.000 puntos y los locales intentaban parar el intercambio de golpes una vez el Madrid no paraba de correr y Suarez, viejo conocido, asomaba cada vez más.

La segunda falta de Sergio le obligó a irse al banquillo y la liberación en defensa que eso significaba para el Estudiantes permitió a Granger crecer en el partido. El Madrid sufría en el juego cinco contra cinco y sólo ofreció un destello de calidad de Velickovic en un coast to coast finalizado en un 2+1 tras una pared con Suarez. Con Asselin forrándose en la zona y Tucker anotando su primer triple, final del primer cuarto 23-23.

El segundo cuarto no comenzaba con buenas noticias para el Madrid. Fischer cometía rápidamente su segunda falta y Felipe tanto su segunda como su tercera en apenas unos segundos. Germán Gabriel, que continua con su segunda juventud, clavó un triple desde su casa además de aparecer por cada recoveco de la cancha. Su actividad desesperó a los jugadores madridistas y la salida de Mirotic y Garbajosa, quien cumplía su partido 250 en ACB, no fue todo lo provechosa que se esperaba.

Con el 30-25 en el marcador el Asefa se comenzaba a ir poco a poco y Asselin y Germán continuaban a lo suyo, como si jugaran niños contra gigantes. El juego interior madridista no cerraba ni un rebote y el marcador se alejaba hasta el 42-31 apoyado en los casi 20 de valoración que reflejaba ya el casillero de Germán Gabriel.

Un tiempo muerto de Messina era necesario y este llegó con cambios en ataque y el cierre del rebote defensivo. Y funcionó. La sangría en el electrónico vino a menos y un espectacular 2+1 de Sergio Llull aderezado con un inmediato triple dejaba la ventaja en el 44-39 con el que se quedaría tras una última canasta estudiantil a manos de Driesen.

Tras el descanso el partido continuó con la misma tónica. A pesar de anotar Tucker la primera canasta el Estudiantes seguía incidiendo bajo el aro madridista y Asselin se despachó con cuatro puntos consecutivos. Es curioso que un recién llegado como Suarez, ex del rival, tuviera que ser quien sacase las castañas del fuego a sus compañeros. Fue el propio Carlos el encargado de forzar la tercera falta de Clark, quien estaba siendo una amenaza constante, y propiciar una jugada en la que tras Fischer demostrar que iba cogiendo el punto al partido, Reyes empataría a 49 el encuentro.

Y fue poner la igualada en el electrónico y venirse arriba el Madrid. Asselin cometió su cuarta falta personal y Suarez anotó un triple lejano. Comenzaba un festival de intercambio de triples a cada cual más lejano; Suarez, Jasen, Clark, Suarez de nuevo… El conjunto madridista hacia lo que antes no había podido, aguantar los envites y el empuje rival y para colmo local Clark cometía también su cuarta falta sobre Reyes. Una canasta de este ponía el 57-62 para los visitantes y cerraba el tercer cuarto.

Con el Madrid ya más serio y con las ganas que antes no ponía arrancó el último cuarto. Garbo aprovechó la buena defensa de los suyos para ampliar la renta en un contraataque. Comenzaban a aparecer segundos espadas en ambos equipos y sorpresivamente Sergio Sánchez se sumó a la fiesta de los suyos. Dos penetraciones consecutivas de este acercaban al Estudiantes y ajustaban la diferencia a tan sólo tres puntos, los mismos que anotaría Vidal en su primera aparición en la siguiente jugada, una de las pocas en las que Tucker no se tiró hasta las zapatillas en su horrendo partido.

Germán volvió a la cancha ante la debilidad interior que estaba mostrando su equipo en esos compases y su lucha contagio a los suyos. En cambio en el choque pintaban bastos y Tucker primero y Llull después subían el 63-72 al marcador ofreciendo una falsa apariencia de sentencia.

Falsa sensación porque fue coger la renta y que en tres jugadas de desidia, algo de lo cual no se puede adolecer ante el Estudiantes, estos empataran de nuevo el partido con un parcial de 9-0. En esos momentos el Madrid estaba sujeto únicamente por Suarez, inmenso, y por Llull, quien quitó sitio y lustre a Sergio Rodríguez y Prigioni, este último casi inédito. Con 76-78 y posesión para el Madrid, otro mal ataque podía haber acabado en desgracia pero Felipe Reyes, atentísimo y a falta de 30 segundos, cogió el rebote de ataque y convirtiendo la canasta aseguró parte de la victoria para su equipo.

Hasta el final, carrusel de tiros libres en el que cada cual fallaba lo mismo o más que el anterior tirador y buena última escapada de la presión del conjunto merengue que evitaba volver a los tiros libres y cerraba el partido con una bandeja a tabla de Garbajosa que hacía inútil el último intento estudiantil e innecesarios los tiros libres finales de su compañero Felipe Reyes. 79-84 para el Real Madrid, con una imagen y actitud mejorables y el Asefa que deberá ensamblar a sus nuevos jugadores para complementarlos a su entrega y actitud.

 

79 – Asefa Estudiantes (23+21+13+22): Oliver (3), Ellis (1), Asselin (11), Welsch (12) y Clark (8) -equipo inicial-, Driesen (2), Granger (10), Gabriel (16), Jasen (10) y Sergio Sánchez (6).

84 – Real Madrid (23+16+23+22): Suárez (21), Reyes (14), Rodríguez (11), Fischer (4) y Llull (12) -equipo inicial-, Prigioni, Mirotic, Velickovic (5), Garbajosa (6), Vidal (3) y Tucker (8).

Árbitros: Pérez Pizarro, Lluis Guirao y Miguel A. Pérez. Los estudiantiles Asselin y Clark fueron eliminados por cinco personales en el minuto 40.

 

En memoria de todos los que con nosotros estuvieron y que con nosotros ya no están

 

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

CRÓNICA PIRATA: CARLOS SUAREZ DESTROZA AL ESTUDIANTES EN EL DERBI MADRILEÑO (79-84)

El Palacio de los Deportes de Madrid ha sido esta noche el escenario del estreno oficial de la temporada ACB 2010-2011. Encuentro adelantado al resto de la primera jornada este derbi entre Estudiantes y Real Madrid que, como curiosidad, dilucidaba también el ganador del Torneo de la Comunidad de Madrid. En un intenso choque, el Real Madrid, yendo de menos a más, se llevó el encuentro de manos de un magistral Carlos Suarez que volvió a casa sellando unos maravillosos 21 puntos, 5 rebotes, con 4/7 en triples para 29 de valoración. Victoria, liderato y Torneo de la CAM para el Real Madrid con una imagen que deberá mejorar.

El partido comenzó con reparto de primeros. Primer balón de la liga para Sergio Rodríguez, la canasta para Felipe Reyes y el triple para Welsch. Todo ello llegó salpicado con los nervios e imprecisión habitual de los compases iniciales de un debut. La lucidez y la contundencia brillaban por su ausencia en los visitantes, algo altamente visible en dos malos triples que tuvo que jugarse el base madridista, además de un tapón recibido en una contra a la que no llegó convencido y las dudas continuas de Suarez bajo el aro.

El Estudiantes aguantaba mediante su juego exterior personificado en Jiri Welsch y el choque se convirtió en un toma y daca manejado, poco a poco a su antojo, por Sergio Rodríguez. Felipe Reyes se convertía con su cuarto punto en el segundo máximo anotador en activo de la liga pasando la barrera de los 5.000 puntos y los locales intentaban parar el intercambio de golpes una vez el Madrid no paraba de correr y Suarez, viejo conocido, asomaba cada vez más.

La segunda falta de Sergio le obligó a irse al banquillo y la liberación en defensa que eso significaba para el Estudiantes permitió a Granger crecer en el partido. El Madrid sufría en el juego cinco contra cinco y sólo ofreció un destello de calidad de Velickovic en un coast to coast finalizado en un 2+1 tras una pared con Suarez. Con Asselin forrándose en la zona y Tucker anotando su primer triple, final del primer cuarto 23-23.

El segundo cuarto no comenzaba con buenas noticias para el Madrid. Fischer cometía rápidamente su segunda falta y Felipe tanto su segunda como su tercera en apenas unos segundos. German Gabriel, que continua con su segunda juventud, clavó un triple desde su casa además de aparecer por cada recoveco de la cancha. Su actividad desesperó a los jugadores madridistas y la salida de Mirotic y Garbajosa, quien cumplía su partido 250 en ACB, no fue todo lo provechosa que se esperaba.

Con el 30-25 en el marcador el Asefa se comenzaba a ir poco a poco y Asselin y German continuaban a lo suyo, como si jugaran niños contra gigantes. El juego interior madridista no cerraba ni un rebote y el marcador se alejaba hasta el 42-31 apoyado en los casi 20 de valoración que reflejaba ya el casillero de German Gabriel.

Un tiempo muerto de Messina era necesario y este llegó con cambios en ataque y el cierre del rebote defensivo. Y funcionó. La sangría en el electrónico vino a menos y un espectacular 2+1 de Sergio Llull aderezado con un inmediato triple dejaba la ventaja en el 44-39 con el que se quedaría tras una última canasta estudiantil a manos de Driesen.

Tras el descanso el partido continuó con la misma tónica. A pesar de anotar Tucker la primera canasta el Estudiantes seguía incidiendo bajo el aro madridista y Asselin se despachó con cuatro puntos consecutivos. Es curioso que un recién llegado como Suarez, ex del rival, tuviera que ser quien sacase las castañas del fuego a sus compañeros. Fue el propio Carlos el encargado de forzar la tercera falta de Clark, quien estaba siendo una amenaza constante, y propiciar una jugada en la que tras Fischer demostrar que iba cogiendo el punto al partido, Reyes empataría a 49 el encuentro.

Y fue poner la igualada en el electrónico y venirse arriba el Madrid. Asselin cometió su cuarta falta personal y Suarez anotó un triple lejano. Comenzaba un festival de intercambio de triples a cada cual más lejano; Suarez, Jasen, Clark, Suarez de nuevo… El conjunto madridista hacia lo que antes no había podido, aguantar los envites y el empuje rival y para colmo local Clark cometía también su cuarta falta sobre Reyes. Una canasta de este ponía el 57-62 para los visitantes y cerraba el tercer cuarto.

Con el Madrid ya más serio y con las ganas que antes no ponía arrancó el último cuarto. Garbo aprovechó la buena defensa de los suyos para ampliar la renta en un contraataque. Comenzaban a aparecer segundos espadas en ambos equipos y sorpresivamente Sergio Sánchez se sumó a la fiesta de los suyos. Dos penetraciones consecutivas de este acercaban al Estudiantes y ajustaban la diferencia a tan sólo tres puntos, los mismos que anotaría Vidal en su primera aparición en la siguiente jugada, una de las pocas en las que Tucker no se tiró hasta las zapatillas en su horrendo partido.

German volvió a la cancha ante la debilidad interior que estaba mostrando su equipo en esos compases y su lucha contagio a los suyos. En cambio en el choque pintaban bastos y Tucker primero y Llull después subían el 63-72 al marcador ofreciendo una falsa apariencia de sentencia.

Falsa sensación porque fue coger la renta y que en tres jugadas de desidia, algo de lo cual no se puede adolecer ante el Estudiantes, estos empataran de nuevo el partido con un parcial de 9-0. En esos momentos el Madrid estaba sujeto únicamente por Suarez, inmenso, y por Llull, quien quitó sitio y lustre a Sergio Rodríguez y Prigioni, este último casi inédito. Con 76-78 y posesión para el Madrid, otro mal ataque podía haber acabado en desgrac Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

CRÓNICA PIRATA: CARLOS SUAREZ DESTROZA AL ESTUDIANTES EN EL DERBI MADRILEÑO (79-84)

El Palacio de los Deportes de Madrid ha sido esta noche el escenario del estreno oficial de la temporada ACB 2010-2011. Encuentro adelantado al resto de la primera jornada este derbi entre Estudiantes y Real Madrid que, como curiosidad, dilucidaba también el ganador del Torneo de la Comunidad de Madrid. En un intenso choque, el Real Madrid, yendo de menos a más, se llevó el encuentro de manos de un magistral Carlos Suarez que volvió a casa sellando unos maravillosos 21 puntos, 5 rebotes, con 4/7 en triples para 29 de valoración. Victoria, liderato y Torneo de la CAM para el Real Madrid con una imagen que deberá mejorar.

El partido comenzó con reparto de primeros. Primer balón de la liga para Sergio Rodríguez, la canasta para Felipe Reyes y el triple para Welsch. Todo ello llegó salpicado con los nervios e imprecisión habitual de los compases iniciales de un debut. La lucidez y la contundencia brillaban por su ausencia en los visitantes, algo altamente visible en dos malos triples que tuvo que jugarse el base madridista, además de un tapón recibido en una contra a la que no llegó convencido y las dudas continuas de Suarez bajo el aro.

El Estudiantes aguantaba mediante su juego exterior personificado en Jiri Welsch y el choque se convirtió en un toma y daca manejado, poco a poco a su antojo, por Sergio Rodríguez. Felipe Reyes se convertía con su cuarto punto en el segundo máximo anotador en activo de la liga pasando la barrera de los 5.000 puntos y los locales intentaban parar el intercambio de golpes una vez el Madrid no paraba de correr y Suarez, viejo conocido, asomaba cada vez más.

La segunda falta de Sergio le obligó a irse al banquillo y la liberación en defensa que eso significaba para el Estudiantes permitió a Granger crecer en el partido. El Madrid sufría en el juego cinco contra cinco y sólo ofreció un destello de calidad de Velickovic en un coast to coast finalizado en un 2+1 tras una pared con Suarez. Con Asselin forrándose en la zona y Tucker anotando su primer triple, final del primer cuarto 23-23.

El segundo cuarto no comenzaba con buenas noticias para el Madrid. Fischer cometía rápidamente su segunda falta y Felipe tanto su segunda como su tercera en apenas unos segundos. German Gabriel, que continua con su segunda juventud, clavó un triple desde su casa además de aparecer por cada recoveco de la cancha. Su actividad desesperó a los jugadores madridistas y la salida de Mirotic y Garbajosa, quien cumplía su partido 250 en ACB, no fue todo lo provechosa que se esperaba.

Con el 30-25 en el marcador el Asefa se comenzaba a ir poco a poco y Asselin y German continuaban a lo suyo, como si jugaran niños contra gigantes. El juego interior madridista no cerraba ni un rebote y el marcador se alejaba hasta el 42-31 apoyado en los casi 20 de valoración que reflejaba ya el casillero de German Gabriel.

Un tiempo muerto de Messina era necesario y este llegó con cambios en ataque y el cierre del rebote defensivo. Y funcionó. La sangría en el electrónico vino a menos y un espectacular 2+1 de Sergio Llull aderezado con un inmediato triple dejaba la ventaja en el 44-39 con el que se quedaría tras una última canasta estudiantil a manos de Driesen.

Tras el descanso el partido continuó con la misma tónica. A pesar de anotar Tucker la primera canasta el Estudiantes seguía incidiendo bajo el aro madridista y Asselin se despachó con cuatro puntos consecutivos. Es curioso que un recién llegado como Suarez, ex del rival, tuviera que ser quien sacase las castañas del fuego a sus compañeros. Fue el propio Carlos el encargado de forzar la tercera falta de Clark, quien estaba siendo una amenaza constante, y propiciar una jugada en la que tras Fischer demostrar que iba cogiendo el punto al partido, Reyes empataría a 49 el encuentro.

Y fue poner la igualada en el electrónico y venirse arriba el Madrid. Asselin cometió su cuarta falta personal y Suarez anotó un triple lejano. Comenzaba un festival de intercambio de triples a cada cual más lejano; Suarez, Jasen, Clark, Suarez de nuevo… El conjunto madridista hacia lo que antes no había podido, aguantar los envites y el empuje rival y para colmo local Clark cometía también su cuarta falta sobre Reyes. Una canasta de este ponía el 57-62 para los visitantes y cerraba el tercer cuarto.

Con el Madrid ya más serio y con las ganas que antes no ponía arrancó el último cuarto. Garbo aprovechó la buena defensa de los suyos para ampliar la renta en un contraataque. Comenzaban a aparecer segundos espadas en ambos equipos y sorpresivamente Sergio Sánchez se sumó a la fiesta de los suyos. Dos penetraciones consecutivas de este acercaban al Estudiantes y ajustaban la diferencia a tan sólo tres puntos, los mismos que anotaría Vidal en su primera aparición en la siguiente jugada, una de las pocas en las que Tucker no se tiró hasta las zapatillas en su horrendo partido.

German volvió a la cancha ante la debilidad interior que estaba mostrando su equipo en esos compases y su lucha contagio a los suyos. En cambio en el choque pintaban bastos y Tucker primero y Llull después subían el 63-72 al marcador ofreciendo una falsa apariencia de sentencia.

Falsa sensación porque fue coger la renta y que en tres jugadas de desidia, algo de lo cual no se puede adolecer ante el Estudiantes, estos empataran de nuevo el partido con un parcial de 9-0. En esos momentos el Madrid estaba sujeto únicamente por Suarez, inmenso, y por Llull, quien quitó sitio y lustre a Sergio Rodríguez y Prigioni, este último casi inédito. Con 76-78 y posesión para el Madrid, otro mal ataque podía haber acabado en desgracia pero Felipe Reyes, atentísimo y a falta de 30 segundos, cogió el rebote de ataque y convirtiendo la canasta aseguró parte de la victoria para su equipo.

Hasta el final, carrusel de tiros libres en el que cada cual fallaba lo mismo o más que el anterior tirador y buena última escapada de la presión del conjunto merengue que evitaba volver a los tiros libres y cerraba el partido con una bandeja a tabla de Garbajosa que hacía inútil el último intento estudiantil e innecesarios los tiros libres finales de su compañero Felipe Reyes. 79-84 para el Real Madrid, con una imagen y actitud mejorables y el Asefa que deberá ensamblar a sus nuevos jugadores para complementarlos a su entrega y actitud.

ia pero Felipe Reyes, atentísimo y a falta de 30 segundos, cogió el rebote de ataque y convirtiendo la canasta aseguró parte de la victoria para su equipo.

Hasta el final, carrusel de tiros libres en el que cada cual fallaba lo mismo o más que el anterior tirador y buena última escapada de la presión del conjunto merengue que evitaba volver a los tiros libres y cerraba el partido con una bandeja a tabla de Garbajosa que hacía inútil el último intento estudiantil e innecesarios los tiros libres finales de su compañero Felipe Reyes. 79-84 para el Real Madrid, con una imagen y actitud mejorables y el Asefa que deberá ensamblar a sus nuevos jugadores para complementarlos a su entrega y actitud.

Dejar mi pronóstico