Cuidado con los Pelicans

por Roberto Anidos publicado en NBA

Aparentemente no son el equipo más potente del Oeste, pocos cuentan con una buena temporada suya, pero la realidad es que pueden llegar muy alto si su joven proyecto da los frutos esperados

La Conferencia Oeste está cargada de grandes equipos y de cara a la temporada 2020-2021 parece que volverán a ser Los Ángeles Lakers, Los Ángeles Clippers o los Denver Nuggets quienes ocupen las posiciones delanteras de la clasificación, a la espera de lo que ocurra con los Golden State Warriors.

Sin embargo, el paso adelante sin hacer demasiado ruido que han dado los New Orleans Pelicans en este mercado de fichajes, podría salir tan bien que sitúe a la franquicia entrenada por Stan Van Gundy como una de las que mejores apuestas deportivas vayan obteniendo a lo largo de la temporada en la NBA.

A la espera de Zion Williamson

Para empezar, se le ha dado continuidad al proyecto joven y ambicioso que comenzó el pasado curso en Nueva Orleans. Lonzo Ball y el recién renovado Brandon Ingram son dos de sus pilares, a la espera de lo que pueda dar de sí la gran estrella del equipo, Zion Williamson.

El alero de Salisbury por fin tendrá la confianza suficiente como para demostrar el porqué de su número 1 en el pasado Draft 2019 y la gran revolución que significaba su llegada a Nueva Orleans. Su poderío físico y su efectividad en los lanzamientos a corta y media distancia podrían ayudar a la explosión de un jugador que pese a aparecer poco por sus problemas de lesiones, firmó unas estadísticas de 22.5 puntos, 6.3 rebotes y 2.1 asistencias en los 24 partidos que disputó, con una media algo superior a los 27 minutos por choque.

Fichajes con inteligencia

Pues ahora, a estos nombres se le han sumado en forma de llegadas los de Erick Bledsoe, y una fila completa de nuevos pívots como son Steven Adams y Willy Hernangómez. Así, su poderío interior se multiplica todavía más y favorece que la franquicia tenga muchas posibilidades tanto ofensivas como defensivas dentro y fuera de la zona.

Juntos forman una plantilla completa, con alternativas en el juego, que si está bien comandada por Van Gundy, entonces podría llegar lejos en la difícil Conferencia Oeste. Y de esa manera, se situaría sin ninguna duda a la altura de franquicias como los Utah Jazz, los Phoenix Suns, los Memphis Grizzlies, los Sacramento Kings, los Portland Trail Blazers o los San Antonio Spurs, conjuntos entre los que estarán seguramente las últimas posiciones de clasificación para los playoffs.

A partir de ahí, es complicado conocer el techo de un equipo en el que es necesario que funcione su talento joven para que vaya hacia arriba y pueda regresar a las eliminatorias por el título después de perdérselas los dos últimos cursos. Pero con la eficacia de Zion, el talento de Ingram y los kilos que han sumado en la zona, parece que es uno de los conjuntos que más pueden crecer esta campaña en un Salvaje Oeste que de momento no le tiene por un rival temible.