El Casademont Zaragoza reacciona tarde y pierde el bronce de la Champions (70-65)

por Roberto Anidos publicado en Basketball Champions League Crónica

El Casademont Zaragoza se ha despedido de la Basketball Champions League 2019-20 con una ajustada derrota (70-65) contra el Dijon francés en la final de consolación. Los de Diego Ocampo siempre han ido a remolque en el marcador, condenados por sus malos porcentajes en el tiro y el mayor acierto de un rival que se ha mostrado firme en defensa y resolutivo en el juego ofensivo

Primer cuarto
Al Casademont Zaragoza le volvió a costar en el partido. Durante los tres primeros minutos de juego cometió muchas imprecisiones, permitiendo que los franceses se pusieran con un parcial de 6-0, que fue roto desde la línea del tiro libre por Thompson. El pívot estadounidense fue, junto a Benzing, el mayor activo ofensivo en el comienzo del primer cuarto. Al estilo del encuentro frente a Iberostar Tenerife. Nada que ver con las semifinales.

El equipo de Ocampo tenía problemas para hacer daño en los ataques en estático, y en el lanzamiento exterior no encontraba a sus mejores hombres. Tuvo que ser Benzing, sobrepasado el minuto 6 de juego, quien apareció con una jugada de cuatro puntos (triple y tiro libre adicional) para apretar el marcador a 13-11.

El Dijon seguía encontrando canastas fáciles, pero el Casademont, poco a poco, fue ganando fluidez en ataque. Brussino y Javi García convirtieron dos triples consecutivos que, junto a otra enérgica canasta de Barreiro, apretaron el marcador hacia el 21-19 con que se llegó al final del primer parcial.

Segundo cuarto
En el segundo cuarto, el Casademont Zaragoza volvió a entrar relajado. Chassang y Hans Vanwijn sumaban canastas fáciles, y en ataque faltaba clarividencia en los movimientos con y sin balón. Ennis se estrenó con sus primeros dos puntos, pero los suyos, dada la escasez de ideas, necesitaban mucho más de él.

El Dijon seguía a lo suyo. Los galos castigaban las dudas de los aragoneses con robos y canastas a la contra. Anotaban con demasiada facilidad. Y esta soltura en la anotación se veía reflejada en el marcador con las primeras diferencias notables.

Sin llegar a romperse, el marcador siempre se movió a favor del Dijon hacia el final de una primera parta que finalizó con 35-30. El Casademont necesitaba mejorar en todas las facetas del juego. Principalmente, en la rapidez a la hora de atacar; en la lucidez para penetrar la consistente defensa rival.

Tercer cuarto
Dj Seeley puso de su parte en el arranque de la segunda mitad. El californiano se estrenó en la anotación y lideró las primeras acciones ofensivas del equipo en el tercer cuarto, pero el Dijon seguía viendo canasta con demasiada facilidad. Tanta, que lograron su máxima ventaja (45-34) a falta de seis minutos para el final del tercer cuarto.

El porcentaje de acierto en los tiros de dos a esas alturas del partido (6 de 18, un 33%) definía el partido del Casademont en ataque. Y el lanzamiento exterior, esta vez, tampoco era una solución. Tan solo Brussino se mostraba clarividente en esa faceta, pero no lograba impedir que la brecha en el electrónico se acrecentara.

Al último minuto del tercer acto se llegó con 57-43, una nueva máxima ventaja que se redujo con un tiro libre de Benzing, por entonces tercer anotador del equipo con ocho puntos, a pesar de sus malos porcentajes (dos de 10 en tiros de campo y dos de nueve en el triple) en el lanzamiento.

Último cuarto
Las pobres estadísticas del alemán eran el reflejo del partido ofensivo del Casademont, que en el último cuarto redujo distancias. Ennis, con varios destellos, metió a los zaragozanos en el partido, aunque el Dijon tenía controlado el partido, siempre con una renta cercana a los 10 puntos y un juego consistente, que tan solo se tambaleó cuando Ocampo odenó a los suyos presionar en toda la cancha.

Ahí sobresalió Ennis, con dos robos y dos canastas consecutivas que lo auparon a los once puntos, aunque exhibiendo un mal porcentaje en tiros de campo (dos de 12) que seguía condenando al Casademont.

A falta de tres minutos para el final, el marcador reflejaba 65-59, una renta de seis puntos que, teniendo en cuenta las dificultades anotadoras del Casademont, se antojaba suficiente para el Dijon.

El cuadro francés se puso nervioso al final. Comenzó a jugar con miedo a ganar y encadenó varios errores en el lanzamiento, permitiendo que el Casademont se metiese en el partido gracias a la agresividad defensiva, la inspiración de Ennis y unos buenos minutos de Thompson en la pintura.

El marcador se apretó hacia el final. Holston dirigió con acierto los ataques del Dijon, y terminó siendo clave en un desenlace en el que, a diferencia de sus compañeros, no le tembló el pulso. Al final, el marcador se fue al 70-65.

Fuente: elheraldo.es