El juego coral del Barça supera por 107 a 88 a un gran Casademont Zaragoza

por José María Santiago publicado en ACB Crónica

Este Barça no entiende de resacas. Dos días después de derrotar en el Wizink Center al Real Madrid en la Euroliga, ha hecho lo propio con un Casademont Zaragoza, que dejó una muy buena impresión en el Palau. Victoría azulgrana por 107 a 88, con Pau Gasol que lo vio en primera fila, junto a los otros dos descartados de la plantilla azulgrana. Este Barça sigue con velocidad de crucero, dando hoy un recital ofensivo

Inicio trepidante de partido donde las defensas se quedaron en los vestuarios. El 12-13 en el marcador en los primeros cuatro minutos de partido lo dice todo. El Barça tuvo que reinventarse en el puesto de base, ya que tanto Calathes como Westermann fueron los jugadores descartados por Saras, debido a molestias físicas. Adam Hanga ocupó el lugar del griego en el quinteto inicial y agradeció la confianza de Jasikevicius firmando 5 de los primeros 10 puntos del equipo local y un total al final del partido de 17.

Correr, correr y correr, esa fue la consigna del entrenador visitante Sergio Hernández y Jacob Wiley lo realizó a la perfección en este arranque, siendo el autor de 8 puntos en los primeros cinco minutos de partido y acabando las jugadas con perfectos contraataques.

Los locales no ajustaban la defensa y tras un triple de Nicolás Brussino que colocaba el 17-21, Jasikevicius se veía forzado a pedir tiempo muerto y parar esa sangría. Acto que sería efectivo y coincidiendo con la entrada de Bolmaro y Claver, el Barça le daba la vuelta al marcador 23-21 con ocho minutos disputados del primer cuarto. Hernández llamaba al orden a los suyos y cortaba el parcial local, terminando el primer cuarto con un empate a 26 en el marcador. Había sido un inicio electrizante de partido.

Comenzó el segundo cuarto con un triple de Abrines y con un encontronazo defensivo en el que se llevó la peor parte el joven jugador visitante Javi García que tuvo que abandonar el parqué lesionado. Estaba claro que este nivel de acierto y de nivel ofensivo, no podría durar todo el partido. Los locales comenzaron a hacerse fuertes a través de la defensa y con cinco puntos consecutivos de Kyle Kuric, se marchaban en el marcador por diez puntos (42-32) llegando al ecuador del segundo cuarto. El entrenador argentino Hernández, se veía obligado a pedir tiempo muerto, intentando frenar el parcial local, pero el Barça seguía a lo suyo y en especial Leandro Bolmaro, autor en ese instante, de siete puntos consecutivos.

Casademont Zaragoza hacía todo lo posible para mantenerse dentro del partido y de la mano de Nicolás Brussino y Jacob Wiley, autores de 11 puntos, conseguían acabar la media parte con una desventaja de once puntos, 55 a 44.

Los recursos de este Barça parecen inagotables. En estos primeros veinte minutos destacaría su juego coral. El poder en la pintura de Davies, el acierto exterior de Kuric, los minutos de calidad de Mirotic o los puntos de Corey Higgins, máximo anotador azulgrana con 12 puntos, son una muestra.

Salió envalentonado en el tercer cuarto Casademont Zaragoza y con un parcial de tres a ocho, completado con un contraataque de Rodrigo San Miguel, colocaban el 58 a 52 en el luminoso. El partido entraba en ebullición y nuevamente los ataques se imponían a las defensas.

De la mano de un eléctrico Dylan Ennis, los zaragozanos castigaban a los locales saliendo en contraataque. Tras una personal antideportiva y otra canasta en bandeja del propio Ennis, el marcador se ajustaba 63 a 60 y Saras llamaba al orden a los suyos.

Si algo suele conseguir el entrenador local con los tiempos muertos, es cambiar las dinámicas del partido y esta vez lo consiguió. Los azulgranas se activaron defensivamente y lograron marcharse nuevamente en el marcador, 76 a 63 cuando quedaban tres minutos para el final de este tercer cuarto. Sin embargo, los maños no darían su brazo a torcer tan fácilmente y se llegaba al final de este tercer cuarto con un triple sobre la bocina de un superlativo Ennis, autor hasta este momento de 18 puntos y para un total de 25 puntos (máximo anotador del partido), colocando el 82 a 72, con todo por decidir.

En el último cuarto, fruto del desgaste realizado durante todo el partido, los errores comenzaron a sucederse. Tómese como ejemplo, que la primera canasta en juego fue avanzado el minuto 2 de este último cuarto. Una técnica a Jasikevicius por protestar pareció desconcentrar a los azulgranas y los zaragozanos lograban bajar la barrera psicológica de los diez puntos, 88-79 a cinco minutos del final del partido.

Pero lejos de ponerse nerviosos, los locales con un parcial de diez a cero sentenciaron el partido. Un meritorio Casademont Zaragoza aguantó 35 minutos y aunque realizó un gran partido, no fue suficiente para derrotar a este Barça que te gana por desgaste. Victoria local por 107 a 88 que lo afianza en la segunda posición de la Liga ACB.

ACB Photo