El Real Madrid se coloca a una victoria de la final (79-66)

por Roberto Anidos publicado en ACB Notas de Prensa ACB PLAYOFFS

Los blancos remontaron trece puntos de desventaja para volver a derrotar al Valencia Basket y sumar el segundo punto de la eliminatoria

Nadie dijo que iba a ser tan fácil como en el primer encuentro. Y no lo fue. El Real Madrid tuvo que remar, y mucho (llegaron a perder de trece puntos al inicio del segundo cuarto), para sumar el segundo punto de la eliminatoria y colocarse a solo un triunfo de alcanzar una nueva final de la Liga Endesa. Ahora la serie se traslada a La Fonteta (lunes, 21:00 h) con toda la presión para un Valencia Basket que salió al WiZink Center mejor que el jueves, pero que acabó sucumbiendo al empuje blanco, en gran parte gracias a un enorme Llull en el segundo cuarto.

El comienzo fue mucho menos eléctrico que el del jueves, y eso era peor para el Madrid y mejor para el Valencia. Más metidos en la eliminatoria los taronja, fueron ellos los que llevaron la iniciativa, hasta que un 7-0 de parcial blanco, con Rudy a la cabeza (5 puntos, 1 robo) puso en ventaja a los de Laso. No se amilanaron los visitantes que no solo voltearon el marcador sino que endosaron un 2-13 que les permitió acabar los primeros diez minutos con una renta considerable (14-22).

Vital Llull
Fue un momento de apagón ofensivo blanco, que continuó para estar con la máxima diferencia del choque, +13 (14-27). Pero entonces Laso sacó pólvora con Llull, Carroll y Thompkins, para intentar romper la defensa naranja desde fuera. Éste último enseño el camino con un triple y Llull decidió seguir por esa pista. Dos canastas del menorquín hicieron disminuir la renta pero el Valencia Basket, que había perdido algo de frescura, no se iba del partido. Y llegó otro triple de Thompkins, uno de Taylor, apareció Ayón, y de repente Llull entró en combustión. Una combustión que se tradujo en tres triples para un parcial de 21-4 que noqueó momentáneamente a los taronja, y que encendió del todo al WiZink Center (42-36).

La sangría defensiva de los visitantes continuó con un Real Madrid lanzado a por la victoria. La defensa blanca siguió haciendo su trabajo y los de Laso empezaron a encontraron espacios para lanzarse a la carrera. Otro tremendo parcial de inicio (13-2), ahora con otros protagonistas como Campazzo, Randolph, Tavares o Taylor, lanzaron la máxima a un +17 (55-38). Se rehízo, en parte, el Valencia Basket que quería llegar con opciones al tramo final. Se acercaron algo pero, entre Ayón, muy activo tras la ausencia de Tavares por cuatro faltas, y un triple sobre la bocina de Campazzo, volvieron a ver alejarse su objetivo (68-52).

Los 1.000 de Reyes
No hubo exceso de confianza en el Real Madrid que siguió con velocidad de vértigo en el terreno ofensivo. Ahora le tocaba el turno a un Carroll hiperactivo en el ataque blanco para seguir manteniendo la ventaja por encima de los quince. Y en el carrusel de cambios se produjo uno que pasará a la historia del baloncesto español y del club blanco. Faltaban 4:52 cuando saltó a la cancha un Reyes que de esta manera cumplió los 1.000 partidos con la camiseta del Real Madrid. Una cifra que podrá seguir aumentando el próximo lunes en La Fonteta, donde el conjunto de Laso podría certificar su pase a la final de Liga.

Nota de prensa Real Madrid · ACB Photo