El tiro exterior del San Pablo Burgos le permite liderar la liga Endesa (92-82)

por Roberto Anidos publicado en ACB Crónica

Un parón de 40 minutos por una avería en el marcador de una de las canastas temrinó de enfriar el encuentro para ambos en el tercer cuarto

Comenzó el partido con un ritmo frenético. Hubo de todo: triples, intensidad y un bloque defensivo superior por parte de Burgos. Los locales empezaron mordiendo con un parcial de 9-0, rozando perfección más clara del primer periodo, donde al UCAM le costó arrancar. Lo hizo afortunadamente con tres triples consecutivos para poner las tablas. A raiz de ese instante se instaló la igualdad en el baloncesto de ambos equipos, pero Burgos con mayor sensación de dominar el encuentro. Final primer cuarto 21-20 donde Rafa Luz acabó eclipsado y Lecomte brilló más en el puesto de base.

En el 2Q Booker logró un 3+1 tras un bloqueo directo que fue revisado por los árbitros. Esto sirvió a los universitarios para adelantarse por primera vez 21-24, pero McFadden sacó la mano a pasear y así hacer daño a los murcianos en el exterior con un 5/5, donde el jugador empezó a abrir brecha y las fuerzas universitarias empezaron a tambalearse.

El público burgalés comenzó a calentarse con los árbitros tras una falta en un tapón legal de su equipo y una técnica a Fitipaldo con la que no estaban de acuerdo. En ese instante el UCAM empezó a despertar y Eddie en la acción posterior a la técnica anotó un triple que puso al UCAM a siete por debajo. Rafa Luz y Radoncic hicieron el resto para reducir distancias, pero McFadden anotó su séptimo triple para terminar de minar al UCAM al filo de la bocina del descanso (47-43).

En el inicio de 3Q, el UCAM salió totalmente dormido, con la salvedad de que Rafa Luz quiso remar para los suyos y Sadiel Rojas no daba un rebote por perdido. Monumental cabreo de Sito Alonso en un tiempo muerto que pedía intensidad a sus jugadores y una disciplina que estaba brillando por su ausencia en este periodo. La única nota negativa de Burgos fueron los tiros libres, 3/10 a falta de tres minutos del final del periodo, algo que no impedía que se volviesen a marchar de diez arriba.

A falta de dos minutos para finalizar el 3Q se estropeó el marcador de posesión de una de las canastas, lo que llevó a un parón de 40 minutos del encuentro que enfrió totalmente el partido. La solución fue pòner marcadores en las esquinas de la pista. Burgos regresó del parón más eléctrico, 69-60 y todo abierto para el final del partido.

El último cuarto estuvo equilibrado, pero Burgos quiso tomar la iniciativa de nuevo con el tiro exterior, una faceta que hizo mucho daño a los universitarios durante todo el encuentro. Los burgaleses se fueron de diez primero, luego de 12 y la renta parecía insalvable para UCAM, que remó hasta la orilla para rebañar un 92-82.

Fuente: Cadena Ser • ACB Photo