JIM MORAN PIDE UN DESEO PARA SU DÉCIMA TEMPORADA DE AMARILLO

por santiloro publicado en ACB

“Savané y yo somos los abuelitos, por eso es nuestro deber transmitir a los nuevos las metas del equipo y que aprendan la importancia de las victorias en los partidos en casa, donde necesitamos ganar siempre”, expone James Timothy Moran (Syosset, New York, 1978), santo y seña del Gran Canaria 2014, equipo en el que cumplirá su décima temporada y en el que lidera las clasificaciones históricas de partidos disputados, de minutos jugados, de recuperaciones y, además, es el cuarto máximo anotador en la historia de la entidad grancanaria. Con 23 años finalizó su etapa universitaria en William & Mary y decidió emprender su carrera profesional en un lugar semidesconocido para la gran mayoría de los norteamericanos. Berdi Pérez, director general y deportivo del CB Gran Canaria en esa temporada 2001-02, tuvo la astucia necesaria para reclutar a un joven jugador que hizo mucho ruido en las canchas norteamericanas y que, desde ese momento, le prometió fidelidad eterna al club que le dio la oportunidad de firmar su primer contrato profesional.

“Savané y yo somos los abuelitos, por eso es nuestro deber transmitir a los nuevos las metas del equipo y que aprendan la importancia de las victorias en los partidos en casa, donde necesitamos ganar siempre”, expone James Timothy Moran (Syosset, New York, 1978), santo y seña del Gran Canaria 2014, equipo en el que cumplirá su décima temporada y en el que lidera las clasificaciones históricas de partidos disputados, de minutos jugados, de recuperaciones y, además, es el cuarto máximo anotador en la historia de la entidad grancanaria. Con 23 años finalizó su etapa universitaria en William & Mary y decidió emprender su carrera profesional en un lugar semidesconocido para la gran mayoría de los norteamericanos. Berdi Pérez, director general y deportivo del CB Gran Canaria en esa temporada 2001-02, tuvo la astucia necesaria para reclutar a un joven jugador que hizo mucho ruido en las canchas norteamericanas y que, desde ese momento, le prometió fidelidad eterna al club que le dio la oportunidad de firmar su primer contrato profesional.

“Savané y yo somos los abuelitos, por eso es nuestro deber transmitir a los nuevos las metas del equipo y que aprendan la importancia de las victorias en los partidos en casa, donde necesitamos ganar siempre”, expone James Timothy Moran (Syosset, New York, 1978), santo y seña del Gran Canaria 2014, equipo en el que cumplirá su décima temporada y en el que lidera las clasificaciones históricas de partidos disputados, de minutos jugados, de recuperaciones y, además, es el cuarto máximo anotador en la historia de la entidad grancanaria. Con 23 años finalizó su etapa universitaria en William & Mary y decidió emprender su carrera profesional en un lugar semidesconocido para la gran mayoría de los norteamericanos. Berdi Pérez, director general y deportivo del CB Gran Canaria en esa temporada 2001-02, tuvo la astucia necesaria para reclutar a un joven jugador que hizo mucho ruido en las canchas norteamericanas y que, desde ese momento, le prometió fidelidad eterna al club que le dio la oportunidad de firmar su primer contrato profesional.

Sin duda, a la hora de la batalla en la cancha, el “20” amarillo marca el paso y el resto le sigue casi ciegamente. Moran juega con inteligencia y elegancia, tomando siempre las decisiones acertadas y ayudando al equipo por encima de sí mismo. Por todos esos motivos y, sobre todo, por la devoción que siente por él la afición amarilla, el alero irlandés pide un deseo para esta temporada: “Queremos dar un paso más cada año, como ganar un partido en la Copa del Rey, en el Playoff y llegar a la Final Four de la Eurocup”.

 

IMPRESIONES DE JIM MORAN

“Savané y yo somos los abuelitos del equipo. Estamos muy contentos por estar aquí y, como siempre, queremos dar un paso más cada año, como ganar un partido en la Copa del Rey, en el Playoff y llegar a la Final Four de la Eurocup, pero esta temporada será diferente porque hay caras nuevas”.

“Creo que es una responsabilidad de Savané, Carroll, Bellas y mía transmitir esas metas a los nuevos jugadores”.

“Los nuevos son buenas personas y jugadores, pero necesitan aprender los sistemas de este equipo y, lo que es más importante, las claves de nuestro juego. Los nuevos tienen que aprender la importancia de las victorias en los partidos en casa, donde necesitamos ganar siempre. Ellos son buenos chicos y están aprendiendo muchas cosas aquí y, aunque hemos cambiado mucho, hay una buena mentalidad para continuar con nuestros objetivos”.

“El partido de Valladolid y el que jugaremos en Vitoria el martes nos vendrán muy bien porque necesitamos aprender los sistemas para jugar como visitante. Vamos a estar varios días fuera de casa y tendremos más tiempo para conocernos y seguir trabajando para crecer como equipo”.

FUENTE:

 

 

 

Dejar mi pronóstico