La plata de Los Angeles cumple 35

por Roberto Anidos publicado en Notas de prensa FEB

“Ustedes dormían, nosotros soñábamos”. Así subtituló el enviado especial del diario AS su crónica de la histórica medalla de plata olímpica en Los Angeles. Fue el 10 de agosto de 1984, hace hoy exactamente 35 años

Los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 marcaron en su momento un antes y un después en la historia del baloncesto español, dos décadas antes de que la actual Selección se convirtiera en una referencia mundial no sólo por éxitos puntuales sino por la más espectacular trayectoria de su historia.

En aquel verano de 1984 todo el país siguió de madrugada lo que entonces eran hazañas, con más pasión a medida que iba quemando etapas hasta alzarse con su primera medalla olímpica, sólo por detrás de una selección de Estados Unidos que parecía poco menos que irrepetible. Aquel podio en Los Angeles se convirtió en el mayor símbolo de lo que en los años 80 se bautizó como ‘el boom’ del baloncesto.

El camino de España hasta la plata olímpica no fue corto. Para llegar a Los Angeles, el equipo dirigido por Díaz Miguel tuvo que superar en primer lugar el escollo de un torneo de clasificación. Lo consiguió sin agobios, en una primera fase en Le Mans y una fase final en París, en las que fue derrotando sucesivamente a todos sus rivales: Turquía, Suiza, Grecia, Suecia, República Federal de Alemania, Israel, Gran Bretaña y Francia. Invicta, en un gran momento de forma y desarrollando un baloncesto de primerísimo nivel, España se plantó en la final de aquel torneo –ya con el pasaporte olímpico asegurado- frente a la URSS, una selección que a su potencia habitual de aquellos años aún de Guerra Fría había sumado a un joven gigantesco y más que prometedor: Arvidas Sabonis. Fue el único partido que España perdió en canchas francesas (92-119), pero el objetivo estaba ya conseguido. Aquella gran selección de la URSS, por otro lado, no acudió a Los Angeles porque las altas instancias políticas de la Unión Soviética decidieron responder con la misma moneda al biocot USA de cuatro años antes a los Juegos de Moscú 1980.

Pero España sí viajó, con un único cambio entre los doce jugadores que habían participado en el torneo pre olímpico: el veterano José Manuel Beirán ocupó la plaza del joven –debutante en Francia- Jordi Villacampa. Ya en el torneo olímpico, en la fase inicial España se clasificó en segunda posición del grupo B después de ganar a Canadá (83-82), Uruguay (107-90), Francia (97-82) y China (103-82), y ceder sólo una derrota (68-101), ante la potente selección de Estados Unidos (68-101), un equipo USA que ocho años después no se podría comparar al incomparable Dream Team de Barcelona 1992 pero que en 1984 era un auténtico equipo de ensueño con jóvenes que sólo unos años después formarían la elite de la elite de la NBA: empezando por Michael Jordan y Pat Ewing y siguiendo por Chris Mullin, Alvin Robertson y Sam Perkins entre otros. Dirigida por uno de los más prestigiosos entrenadores del baloncesto universitario de su país -Bobby Knight-, aquel equipo de Estados Unidos se llevó la medalla de oro con total e indiscutible autoridad, tras superar de nuevo en la final a España (96-65) el 10 de agosto y finalizar el torneo sin haber perdido un solo partido. Antes de llegar a ese último partido, y tras su excelente primera fase, España superó en cuartos de final a Australia (101-93) y en semifinales a Yugoslavia (74-61). Así quedaba rubricado el más grande logro de la historia del baloncesto español hasta aquel momento.

La Selección que lo firmó, y que todos los españoles fijaron en su memoria, estuvo formada por Juan Antonio Corbalán, Ignacio Solozábal y José Luis Llorente (bases), Josep María Margall, Juan Antonio San Epifanio ‘Epi’, José Manuel Beirán y Juan Manuel López Iturriaga (aleros), Andrés Jiménez y Fernando Arcega (ala-pivots) y Fernando Martín, Fernando Romay y Juan Domingo De la Cruz (pivots). Por supuesto, con Antonio Díaz Miguel a la cabeza.

Nunca una derrota como la encajada en aquella final fue tan celebrada como un inmenso éxito del baloncesto y el de todo el deporte español.

nota de prensa FEB