Los finalistas Miami Heat siguen cocinando su mejor versión

por José María Santiago publicado en NBA

Con la calma, la paciencia, el mimo que se le da a la elaboración de un buen guiso, los Miami Heat siguen dando pasos hacia adelante, para llegar al nivel que le llevó la temporada pasada a ser finalista de la NBA. Un proceso que se va produciendo, dirigido de la mano del coach Erik Spoelstra que tiene todo el crédito del mundo en la franquicia de Florida. La pasada madrugada, le ganaron al mejor equipo de la competición, los Utah Jazz. Un claro ejemplo de que el equipo va reencontrando sensaciones, de cara a lo que está por venir

Y eso que el inicio de competición fue bastante negativo. Daba la sensación qué el esfuerzo realizado para llegar a las finales del pasado curso les había dejado vacíos, sin energía. A este factor se le sumaron las lesiones, de las que ya adolecieron en la final ante los Lakers al no poder contar con plenas garantías con Bam Adebayo y el esloveno Goran Dragic.

Con todo este panorama, los Heat que también comenzaron cortos de preparación, se vieron ubicados en las últimas posiciones de la conferencia este, fuera de los Playoffs, una posición nada acorde con la calidad de la plantilla. Pero lejos de ponerse nerviosos, han tenido la paciencia en ir recuperando efectivos y en esperar a que el equipo haya cogido un mejor tono físico.

Era de esperar que Miami con el paso de los partidos iría subiendo peldaños en la clasificación. En la actualidad ya son quintos en el este a tan sólo medio partido de Toronto Raptors. Su plantilla poco ha variado respecto al año anterior, con lo que a poco se entonaran, los resultados llegarían. Las marchas de Jae Crowder y Solomon Hill, fueron reemplazadas por Avery Bradley procedente de los Lakers, Maurice Harkless tras su paso por los Knicks y por el nigeriano Precious Achiuwa, elegido en la posición número 20 del pasado draft. Es decir, el núcleo duro del equipo sigue y debe tener recorrido para años.

Una plantilla, con una mezcla de jóvenes y veteranos de plenas garantías. Si a un Jimmy Butler sensacional, más calmado y racional, a un Bam Adebayo poderoso en la pintura, a una tercera espada cómo Goran Dragic, le sumas el descaro y la efectividad en el lanzamiento exterior de Duncan Robinson, Tyler Herro o Kendrick Nunn, el trabajo oscuro y el oficio de Kelly Olynyk o Meyers Leonard y la veteranía y clase de André Iguodala o Avery Bradley, te queda una de las plantillas más compensadas de toda la NBA. Sin olvidarnos del mentor, Udonis Haslem, en su decimoctava temporada y con tres anillos en su haber, alecciona y aporta su experiencia y sapiencia al servicio del grupo.
Tan sólo nos queda comprobar si el punto de cocción idóneo de los Heat, llegará en el momento importante de la temporada, en los Playoffs y sí le servirá para cómo mínimo repetir el sensacional curso pasado. Veremos si les alcanza…

Foto: NBC Sports