Los nuevos Atlanta Hawks con licencia para volar

por José María Santiago publicado en NBA

El aficionado de Atlanta Hawks vuelve a sonreír y no es para menos. Si hay un equipo que se ha movido bien en esta agencia libre reestructurando su plantilla, no es otro que el dirigido por Lloyd Pierce. Las nuevas adquisiciones ilusionan en una franquicia que aspira cómo poco a volver a jugar los Playoffs, tras no aparecer en ellos las tres últimas campañas

Sin ningún tipo de dudas, Trae Young seguirá siendo el jugador franquicia y director de orquesta del equipo. Young a sus 22 años acaparará el juego y gran parte de los minutos desde la posición de base. El tejano que promedió más de 29 puntos y 9 asistencias por partido la pasada campaña, tendrá cómo escudero de lujo nada más y nada menos que a todo un campeón de la NBA, cómo Rajon Rondo.

Rondo, recién salido de los flamantes campeones en la burbuja de Orlando, Los Ángeles Lakers, aportará puntos y asistencias a unos Hawks necesitados de ello. A sus 34 años, podrá compartir minutos de escolta o de base en los momentos en que Young no esté en cancha. El cuatro veces All Star, con su veteranía y dos anillos en sus manos, debe ser el mentor y puede ser la mezcla perfecta del aún joven Trae Young.

A estos dos grandes jugadores, se les suma una nueva adquisición de los últimos días en el puesto de base. Éste no es otro que Kris Dunn, el que fuera elegido en el número 5 de la 1ª ronda del draft de 2016 por los Minnesota Timberwolves. La llegada de Dunn procedente de los Chicago Bulls viene a ampliar el roster de los de Atlanta. Si bien no es un jugador de relumbrón y que parece un poco estancado, sí que es muy interesante a nivel defensivo y cómo fondo de armario.

Una de las grandes deficiencias de los últimos años de los Hawks ha sido la falta de puntos. El bagaje ofensivo era muy pobre y para resolver este problema, ha mirado a jugadores del viejo Continente, contratando a Bogdan Bogdanovic y a Danilo Gallinari.

Bogdanovic, procedente de Sacramento Kings será la gran amenaza en el tiro exterior. Sus 15 puntos de promedio la pasada campaña dan fe de ello. El escolta serbio descartó enrolarse en los Milwaukee Bucks y percibirá 72 millones de dólares en las próximas cuatro temporadas. Por su parte el italiano Danilo Gallinari, aportará su clase y su lanzamiento desde media y larga distancia. A sus 32 años, ya asentado en la Liga durante muchos años se desembolsará 61,5 millones de dólares en los próximos tres años.

En la pintura, hombres cómo John Collins y Clint Capela y en menor medida Kevin Huerter y De´Andre Hunter, deben aportar puntos e intimidación. Collins hizo una muy buena temporada pasada promediando más de veinte puntos por partido y es de todos sabido, la capacidad que tiene Clint Capela en la captura de rebotes.

Otras incorporaciones quizás no tan llamativas, pero que pueden ser un revulsivo desde el banquillo son Solomon Hill, que llega de ser finalista con los Miami Heat y el elegido en la posición número seis de este pasado draft cómo es Onyeka Okonwu.

Atlanta tiene todos los mimbres para volar alto esta temporada y porqué no intentar parecerse a aquellos Hawks de Teague, Horford, Millsap y Korver que hace seis años fueron capaces de conseguir sesenta victorias en el curso 2014-2015.

La única pega, será no poder contar con Vince Carter, que se retiró la pasada temporada. Sea cómo fuere este año, Atlanta tiene licencia para volar.

Foto: clutchpoints