Michael Jordan, del primer al último baile (11): oro 84, plata dorada en TVE y Nacho Rodríguez Márquez

por Xabier Sanmartin publicado en Especial Michael Jordan Opinión

Todos sabemos donde estábamos la noche del 10 al 11 de agosto de 1984 cuando una medalla de plata supo a oro. Moncho Fernández, entrenador del Obradoiro, me contaba que ese día, a esa hora de la alta madrugada, toda su familia se junta en su habitación, arremolinada junto a su cama, para ver ese momento que él vive a punto de cumplir 15 años. Millones de personas seguimos esa retransmisión de TVE, televisión que tiene entre sus coordinadores al periodista Nacho Rodríguez Márquez

1984. Verano. En el televisor, Michael Jordan entierra su peor anotación del torneo, 13 puntos en la semifinal, y clava 20 puntos en la final de los Juegos Olímpicos de Los Angeles, donde ese día no hay demonios porque sonríen hasta los perdedores.

ESTADOS UNIDOS 96: Jordan (20), Tisdale (14), Perkins (12), Alford (10), Ewing (9), Fleming (9), Robertson (6), Wood (6), Kleine (4), Mullin (4), Koncak (2).

ESPAÑA 65: Jiménez (16), Martín (14), Margall (10), Corbalán (6), López Iturriaga (6), Romay (5), Arcega (2), Llorente (2).

Descanso: 52-29

En esta mítica final, a ratos EE.UU saca pecho defensivo sin ser necesario, quizá para evitar una úlcera de Bobby Knight. Roban 27 balones, siete de ellos a Iturriaga. Axfisian las líneas de pase rivales. España solo reparte 6 pases de canasta frente a 29 de los norteamericanos, diferencia mayor que la comparativa reboteadora donde las 8 capturas de Jiménez ayudan mucho a perder solo por 33 rebotes a 27 rebotes.

Nacho Rodríguez Márquez al habla

“Te voy a contar algo que casi nadie sabe,con vistas a Los Angeles, en Televisión Española decidimos, dados los problemas técnicos posibles, que se quedase en Madrid un completo equipo de técnicos, producción y comentaristas a sabiendas de que serían necesarios. Yo me quedé en Madrid para suplir esos posibles fallos técnicos junto con otros compañeros. Y lo previsto ocurrió, hubo muchos fallos que tuvimos que suplir desde Madrid. Concretamente, entro otros eventos, sucedió en la final olímpica de baloncesto, donde tuve que comentar en varios momentos el gran partido… en aquellos tiempos yo era uno de los responsables de Deportes en TVE”.

Nacho Rodríguez Márquez, comentarista de 700 partidos de baloncesto en TVE, en su día entrenador y jugador, continúa: “Ese verano comenté partidos de los Juegos Olímpicos. En concreto, en la final ante España recuerdo el buen marcaje que le hizo Michael Jordan a López Iturriaga.

Fue un buen partido aunque la superioridad de los norteamericanos estaba siempre presente, Jordan demostró que estaba ya en otro nivel”.

Años antes, en la Segunda División de los años 70, Rodríguez Márquez comparte el Renfe de Ciudad Real con jugadores como Vicente Paniagua, Barbi Díaz Miguel, Antonio Barragán, los hermanos Barba (Enrique y Javier), Antonio Ramos o Tomás Jiménez, según detalla el Diario Deportivo manchego.

Hablando de periodistas de TVE, os recomiendo buscar en la web de A la Carta de TVE el programa ‘Londres en Juego’, donde Ernest Riveras charla con Andrés Jiménez en una especial de Londres 2016 antes de repetir la emisión de la famosa final olímpica de 1984. La rescatan con parches de audio puestos a posteriori por Pedro Barthe (creo que tapa la narración que Rodríguez Álvarez puso en directo desde Madrid).

En su momento, desde EEUU, narra el partido in situ el añorado Héctor Quiroga, con Barthe de apoyo.

Esa entrevista a Jiménez incluye anécdotas como esta: “Una vez en el Mundial de Colombia, en 1982, coincidimos con la selección de EE.UU en el mismo hotel y al pasar por la habitación de Tisdale, él y otros se estaban dando una tunda de leches entre ellos… él estaba zumbado, pero en la cancha hacía su trabajo”, concluye Jiménez sobre el zurdo Tisdale.

En la NBA de la temporada 1983-1984 previa a los JJ.OO, Audie Norris, tras jugar solo 30 partidos en su año de rookie, avanza en su pelea con una salud esquiva. Juega con Portland durante 72 jornadas, y en 14 minutos por día promedia 4,5 puntos, 3,3 rebotes y una asistencia.

Suena a poco, visto desde el muelle del hoy, si consideramos que en sus seis temporadas en el Barcelona (1987-1993) su media fue de 14,1 p. y 7.6 reb. Todo en una NBA con Larry Bird luciendo bigote rubio en Boston, el equipo campeón en primavera del título pro 1984 tras superar a los Lakers de Magic Johnson y James Worthy (excompañero de Jordan en North Carolina). Ese duelo a dos Bird-Magic en breve sumaría a Air Jordan como estrella robándoles atención y premios, más adelante…. incluso anillos

Las estrellas en los Blazers del curso 83-84 son Mychal Thompson (sí, padre del actual astro de los Warriors Klay Thompson), Calvin Natt, Jim Paxson, Kenny Carr y Darnell Valentine, con Clyde Drexler como emergente alero suplente en su debut a la espera de que Sam Bowie, número uno de ese draft donde Jordan es nº 3, refuerce al equipo.

Están arriba y buscan triunfar. Su status mejor que el de unos Bulls que penan a la espera de que Air Jordan les cambie el destino. Antes, eso sí, el 10 de agosto de 1988, MJ tiene una final olímpica por disputar ante España, y con unas zapatillas que no son Nike, firma que viste entonces a Carl Lewis, algo que tras pregunta en Twitter a Miguel Á. Paniagua (@pantxopaniagua) no impulsó la firma de Jordan.

Paniagua, comentarista de la Cadena COPE y Profesor Adjunto del Instituto de Empresa (IE): “No influyó nada, que yo sepa. Más aún; Nike dejó de patrocinar a Lewis -y Coca Cola se echó atrás en un acuerdo verbal previo- tras los JJOO-1984 por algo que hoy nos parece brutal: la percepción del público (consumidor) de que Carl Lewis era gay”.

El 26 de octubre de 1984, Jordan disputa su primer partido como jugador profesional. En la NBA del curso 1984/1985, debuta con los Bulls en el Chicago Stadium, con entradas que van desde los 8 y 13 dólares, poco si consideramos el pasado mayo se vendió una autentificada por 25.000 dólares (más de 22.500 euros) durante una puja de la casa de subastas Huggins & Scot. Ah, MJ gana en su estreno 109-93, aportando 16 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. Mientras, en España los niños y adolescentes empezamos a alucinar con un programa llamado La Bola de Cristal, que sin ser de baloncesto impacta en varias generaciones casi tanto como los mates de MJ en su desembarco en la NBA.

Por Xabier Sanmartin Cuevas, autor del libro Aquellos Maravillosos Aros [63 reportajes sobre grandes protagonistas del baloncesto de los años 80 y 90 de ACB, NBA…]

https://libros.com/comprar/aquellos-maravillosos-aros/