Real Madrid, a la final de la Supercopa a ritmo de récord (116-61)

por Roberto Anidos publicado en ACB Crónica Notas de Prensa ACB

El Real Madrid se exhibe ante el Fuenlabrada con la mejor cifra de anotación y mayor diferencia de puntos en esta competición y se medirá al Barça en la final

El Real Madrid disputará la final de la Supercopa Endesa 2019 frente al Barça (domingo, 19:00 horas #Vamos) tras firmar un partido memorable en semifinales contra el Montakit Fuenlabrada, al que venció por 55 puntos batiendo el récord de mayor diferencia y anotación (116) en un encuentro de esta competición. El actual campeón tuvo una actuación superlativa con 19 triples y 31 asistencias y 167 de valoración. Nueve jugadores acabaron en dobles dígitos de valoración con Tavares (8 puntos, 10 rebotes y 7 tapones, nuevo récord) y Campazzo (12 puntos, 9 asistencias y 26 de valoración) en lo más alto. Debutaron Laprovittola (8 puntos y 5 asistencias) y Mickey (13 puntos y 7 rebotes).

Nadie hubiese dicho que era el primer partido oficial de la temporada del Real Madrid. Su arranque en la Supercopa fue más propio del de un equipo con varios meses de competición. Pero no, venían con solo tres entrenamientos todos juntos. Rompieron la semifinal por la vía rápida, en un primer cuarto en el que se fueron a 28 puntos con un ritmo de juego altísimo y unos porcentajes de acierto espectaculares, en especial desde el 6,75 con un 83% (5 triples de 6 intentos). Randolph (9 puntos) y Carroll (7) en la anotación, y Campazzo en la dirección (5 asistencias) fueron los referentes blancos en estos primeros 10 minutos en los que debutó Mickey mostrando su calidad con una canasta y un tapón nada más entrar (28-11).

Imparables
El juego de memoria de los madridistas se mantuvo en el segundo cuarto frente a un Montakit Fuenlabrada que en ningún momento pudo plantar cara. De ello se encargó la segunda unidad hoy. Unas rotaciones de lujo que incluían a dos campeones del mundo y a dos subcampeones. Laprovittola se estrenaba de blanco con 5 puntos y 4 asistencias. Apareció el mejor Llull en lo físico y un Rudy estelar, que dio un recital en el triple, con tres sin fallo, para llevar a los de Laso a la máxima diferencia al descanso con +31 y un contundente 52-31. El 80-9 en valoración reflejaba la superioridad.

Lejos de relajarse, el actual campeón continuó con su exhibición, sobre todo en el aspecto ofensivo, porque atrás ya se encargaba Tavares de cortar las alas a los fuenlabreños. El pívot batió el récord de tapones en un encuentro de Supercopa con 7 y se acercaba al triple-doble (8 puntos y 10 rebotes) en este tercer cuarto, donde el Real Madrid anotó 7 de 9 triples. Otra barbaridad. Campazzo y Carroll aumentaban la ventaja hasta superar los 40 puntos de diferencia con el 80-36 en el minuto 29.

Partido histórico
El Real Madrid se clasificó para la final batiendo récords. A falta de 5 minutos ya superó los 104 que eran el mejor registro en un partido de Supercopa en posesión del Joventut. Los triples seguían cayendo. Esta vez, con Mickey luciendo muñeca. Y más récords también. Batió el de mayor diferencia que poseían ellos mismos desde Vitoria 2013 con +39 ante el Bilbao. Hoy, +55. Al final se fueron a 19 triples y 31 asistencias, con un juego en equipo deslumbrante. Un partido separa a los de Laso del primer título de la temporada. En menos de 24 horas, el Barça espera en la final después de ganar al Valencia Basket por 71-65 (19:00 horas, #Vamos).

Nota de prensa Real Madrid