EL VUELO INSACIABLE DEL REAL MADRID MANIATA A UN HERBALIFE VOLUNTARIOSO (101-74) (ELIM 1-0)

Aketza ...
por Aketza ... publicado en ACB

Campeón de Euroliga contra subcampeón de Eurocup. ¿Qué más se puede pedir? Última eliminatoria de cuartos de final de Liga Endesa en entrar en juego ésta en la que se enfrentan Real Madrid y Herbalife Gran Canaria. Con la ventaja de campo para los blancos y las ausencias de Levon Kendall (motivos personales), Txemi Urtasun (recién operado), Ian O’Leary y Fabio Santana, arranca el choque más desigual sobre el papel. El Madrid de Laso, tras optar por dejar a Campazzo fuera de los inscritos, con Carroll entre algodones, la inscripción de Slaughter como americano (evitando problemas futuros por el affaire pasaporte) y el alta de Bourousis, busca su cuarto título tras la consecución de la Supercopa, la Copa del Rey y la tan celebrada Novena. Espectáculo en el Barclaycard Center para el primer encuentro de los tres posibles.

Míster Salin y la extraña pareja. Desajustado entraba el Real Madrid al partido y no desaprovecharía el regalo el Herbalife. La movilidad de Newley confundía a los blancos y con la garantía de la segunda opción, gracias a los rebotes de Tavares, se permitía el de Adelaida bombardear el aro local. Dos triples iniciales errados dejaban paso a la acertada insistencia bajo aro y los primeros márgenes visitantes. Salin, uno de los últimos fichajes del conjunto de Aíto García Reneses, aprovechaba para subirse a la ola y clavaba dos triples consecutivos que abrían camino. El Madrid era puro descontrol. A manos de un Llull que no se tranquilizaba ni tras tiempo muerto, la desventaja crecía y crecía hasta un preocupante 5-19. Con Tavares dominando la zona y las finalizaciones tras defensa y robo de los inspirados y ya mencionados Salin y Newley, los insulares daban la sorpresa momentánea.

Sergio Rodríguez al rescate. Comenzaban a mover el banquillo los dos equipos, el Gran Canaria obligado por las segundas personales de Salin y Tavares, y el partido tornaba a un panorama más predecible. De la mano del Chacho el Madrid se pensaba los ataques y reducía la brecha en el marcador sin prisa pero sin pausa. El trabajo coral de los madridistas y el acierto ante el aro de la segunda unidad, si es que a Rodríguez, Nocioni, Rivers y compañía se les puede denominar así, posibilitaba no solo anular la desventaja sino marcharse cuatro arriba, 27-23, con el cierre del primer cuarto. Los 8 puntos de Llull y los 6 de K.C Rivers, tras dos triples, vitales.

MAD-HGC (12)Precipitación ante inercia. La defensa del Real Madrid había cambiado a estas alturas y los visitantes no lograban leer el nuevo contexto. Nocioni y Mejri cerraban el aro a unos Newley y Salin que ya no veían la zona blanca como la oferta del día. El Chacho ampliaba la renta con cinco puntos consecutivos, por mera inercia, mientras Bellas se desesperaba para ordenar los ataques del Herbalife. Las malas noticias se le acumulaban a los amarillos; Eulis Báez parecía un junior sin experiencia y dos hombres como Salin y Tavares cometían sus respectivas terceras faltas personales. En el primero no es algo extraño ese problema, pero que el gigante de Cabo Verde, más controlado en ese aspecto en los últimos meses, viese como esa falta se la sacaba Luka Doncic, por meras ganas, en la lucha por un balón, resumía a la perfección el nivel de inmersión en el partido de unos y otros. El 37-26 en el electrónico resultaba irreal tras lo vivido en los primeros compases de encuentro.

Sensación inquietante de déja vu. Entraba el Gran Canaria en terreno peligroso. No ya por los problemas en ataque del final del primer tiempo, ni por las personales que acumulaban algunos de sus hombres. El naufragio continuo de Vitali y Kuric, con Maric incapaz de hacerse un sitio dentro, contrastaba con la facilidad para fusilar de Rivers o con la resurrección latente de un Felipe Reyes que llevaba incontables partidos ausente y que asomaba la cabeza con ganas. Si el 50-38 al descanso no era definitivo, solo pensar en los habituales terceros cuartos del Madrid, y en el parcial acumulado que ya iba por 45-19, la mente se nos iba sin querer a definir como heroica una posible reentré al encuentro de los de Aíto.

Felipe siempre vuelve. Y para disgusto del aficionado en general y alivio de los madridistas en particular, el partido rompía a lo que casi siempre rompe a vuelta de vestuarios. Maciulis y Slaughter subían un par de puntos la intensidad de la defensa y Reyes abría camino. Tavares quedaba out con su cuarta falta y Bellas generaba juego a cuentagotas. Demasiado poco para lo que había enfrente. Rudy paseaba, con más ganas que acierto, el Chacho pasaba de los 10 puntos y Felipe reinaba en el encuentro con 18 puntos que le permitían ir al banco con el alivio de recuperar sensaciones. Ni el buen hacer de Oliver ni las dispersas píldoras de Newley podían cerrar ya una brecha que se iba a los 22 puntos al cierre del tercer cuarto. Los de Laso mostraban una variedad de recursos imposibles de tapar por Herbalife, menos aún cuando Nocioni se empeña en recordar cada segundo quién es el MVP de la pasada Final Four de la Euroliga.

Baño y masaje. Para poco más daba ya el último cuarto. El Madrid aprovechaba para mostrar su recetario mientras Aíto intentaba convencer a los suyos de la importancia de engranar en los diez minutos que quedaban las herramientas para intentar vencer el segundo encuentro en casa. Momento de ver bailar sobre la pista al Chacho, de saborear el estado de forma de Rivers y de ver de qué habría sido capaz un Tavares más centrado. Mejri hacía méritos de cara a su papel en la rotación, Doncic disfrutaba de minutos de calidad y el Herbalife intentaba mantener la cabeza alta. 101-74 final con Luka Doncic anotando los dos últimos puntos en un, ojalá, guiño al futuro de esta gran promesa.

Por Aketza Villanueva Moreno (@aketzavm)

 

FICHA TÉCNICA:

101; Real Madrid (27+23+25+26): Llull (15), Rudy Fernández (4), Maciulis (2), Reyes (18) y Ayón (-) -quinteto inicial-, Rivers (19), Nocioni (13), Rodríguez (20), Doncic (2), Slaughter (4) y Mejri (4).

74; Herbalife Gran Canaria (23+15+15+21): Bellas (8), Newley (20), Salin (16), Báez (-) y Tavares (11) -cinco inicial-, Vitali (4), Oliver (6), Maric (6), Paulí (-), Barro (-), Portugués (-) y Kuric (3).

Árbitros: Hierrezuelo, García Ortiz y Rial. Sin eliminados.
Incidencias:
Primer partido de los cuartos de final de la Liga Endesa, al mejor de tres encuentros, disputado en el Palacio de Deportes de la Comunidad (Barclaycard Center) ante 8.665 espectadores.

ESTADÍSTICAS

#ACBPhoto

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies