El Baskonia se lleva la Euskal Kopa (87-77)

por Roberto Anidos publicado en ACB Contenidos

La Euskal Kopa fue este domingo la fiesta del baloncesto. No es un manido tópico deportivo, es la realidad. Y lo fue porque los amantes de la canasta volvieron a disfrutar de su querido deporte por primera vez desde que la pandemia vaciase los pabellones. Que ganase el Baskonia al Bilbao Basket (87-77) es casi lo de menos

El ‘chof’ de un tiro limpio, el tapón que duele en el orgullo, los nervios de los últimos segundos de posesión… Este domingo los aficionados de los dos equipos pudieron volver a sentir sus colores a flor de piel, animar de nuevo a los suyos casi medio año después del último derbi vasco con público. El pabellón de Mendizorroza acogió un trofeo de alto voltaje con el 60% de su aforo y con estrictas medidas de seguridad para evitar contagios. Una buena noticia para el mundo del deporte en estos tiempos del coronavirus.

Comenzó pisando fuerte el Bilbao Basket -estuvo arriba en el marcador gran parte del choque- con un gran acierto en el tiro. Tres triples seguidos de los hombres de negro fusilaron al Baskonia, vigente campeón de la ACB. Ivanovic pidió tiempo muerto cuando vio a los suyos contra las cuerdas, pero no pudo frenar un bombardeo que puso a los bilbaínos diez puntos arriba para cerrar el primer cuarto. Brown, Balvin y Rigo tiraban del carro, pero ese dominio se fue diluyendo. Poco a poco el cuadro azulgrana se recompuso. Fallones ante canasta, los vitorianos se encomendaron a su buen hacer en el rebote para mantenerse en pie y desgastar la renta de los de Álex Mumbrú. A eso y a un destacado Geriatris -máximo anotador con 13 puntos y 4 rebotes en el primer periodo- que quiere coger el relevo de Tornike Shengelia. Surtió efecto y consiguieron taponar la fuga antes del descanso con un emocionante 39-42 al descanso. Todo por decidir.

Las fuerzas se igualaron tras el paso por vestuarios. La reanudación fue un tira y afloja en el que el Bilbao Basket conseguía mantener un puñado de puntos de ventaja. Hasta que un triple volvió a poner por delante al Baskonia cuando faltaba un minuto para el final del tercer cuarto. Fue un espejismo. El Bilbao Basket se recompuso gracias a un triple de Kulboka que le permitió encarar el definitivo último cuarto tres arriba( 56-59). Predecía un final de infarto. Y así lo fue. El fondo físico fue lo que desequilibró la balanza. Y un triplazo de Peters que sentenció el choque a falta de un minuto. Al Baskonia le aguantó algo más la gasolina ante un Bilbao Basket que terminó desfondándose. Los de Ivanovic se llevaron la copa gracias a ese pelín de frescura que cuesta mantener en pretemporada durante los minutos finales. Tuvo gran parte de culpa también Polonara, con 23 puntos y 7 rebotes, que sigue creciendo en el cuadro azulgrana y se puso la txapela de MVP. La Euskal Kopa esta vez se queda en Vitoria.

Fuente: elcorreo.com