John Wall quiere derribar el muro

por José María Santiago publicado en NBA

Esta próxima madrugada comienza una nueva apasionante temporada de la NBA, con muchos interrogantes sobre la mesa. ¿Serán capaces Los Ángeles Lakers de reeditar el anillo? ¿Giannis Antetokoumpo llevará a la gloria a los Milwaukee Bucks después de renovar? ¿Podrán los Clippers levantarse e intentar ser campeones, después de haber sido la gran decepción la temporada pasada?

Todos estos interrogantes se irán despejando a lo largo de los próximos meses. Incógnitas a las cuales tendremos respuesta. Y esto no sólo sucede a nivel de franquicias, sino también cuanto a jugadores.

Sobre el papel, uno de los jugadores que deberemos seguir, no es otro que John Wall. El de Carolina del Norte quiere redimirse y ser una pieza muy importante en su nuevo equipo, los Houston Rockets.

Wall a sus treinta años quiere derribar el muro. Un muro que no es otro que hacer callar a la gente que lo daba ya por perdido y retirado, tras estar casi dos años lesionado. En diciembre de 2018 cayó lesionado de un talón y posteriormente se rompió el Talón de Aquiles mientras estaba en casa recuperándose. Todos estos problemas le hicieron perderse el resto del 2019 y toda la temporada anterior. En resumen, mucho tiempo fuera de una cancha de baloncesto.

El que fuera nº 1 del draft de 2010, abandonó Washington por la puerta de atrás. Traspasado a cambio de Russell Westbrook no fue capaz de llevar a unas finales de la NBA al equipo de la capital. Los Wizards le renovaron en 2017 por cuatro años a razón de 170 millones de $ y entre las lesiones y según dicen las malas lenguas, no muy buen feeling con la otra estrella del equipo, Bradley Beal, han hecho que su salida fuera crónica de una muerte anunciada.

Pero si hay algo peligroso y que no hay que dar por muerto nunca, es a un león herido. Así se le ha visto esta pretemporada. Rápido de movimientos y con hambre dentro de la cancha. Junto a DeMarcus Cousins, otro jugador con un largo tiempo de inactividad, pero con una clase indiscutible y con James Harden, si finalmente se queda, pueden ser un equipo que puede dar muchos quebraderos de cabeza, cuando llegue el momento crucial de la temporada.

foto: SI