FIBA AMÉRICAS: PANAMÁ DOMINÓ EL JUEGO INTERNO Y DERROTÓ A URUGUAY (78-71)

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en FIBA

El conjunto centroamericano hizo valer su ventaja de kilos y centímetros en la zona pintada, para imponerse sobre los de Capelli por 78-71
En la previa, el duelo generaba distintas intrigas. Por un lado, ver como reaccionaría Uruguay tras la sorpresa ante Brasil y por el otro, conocer a un seleccionado panameño con buenos nombres, pero que ahora debería mostrar su capacidad colectiva.

Los primeros instantes del partido fueron netamente favorables a los uruguayos, quienes tomaron una rápida ventaja de 6-0 ante un Panamá desconcentrado e impreciso. Sin embargo, tras ese buen inicio, los de Capelli bajaron el ritmo y los centroamericanos pudieron igualar la historia con un buen pasaje de Gyno Pomare.

El resto del período mostró a un conjunto panameño muy flojo en ataque, abusando del 1 vs 1, casi sin movimiento de balón y perdiendo un número altísimo de pelotas (11). El problema para Uruguay es que no lo terminó de aprovechar, básicamente por los inconvenientes para asegurar el tablero defensivo. Igual, alguna aparición de Bruno Fitipaldo más un inesperado triple de Nicolás Borsellino, hizo que su equipo terminara los primeros 10 minutos arriba 19 a 15.

El problema uruguayo del rebote defensivo se potenció en el segundo cuarto. Los kilos de Jaime Lloreda y Rubén Garcés se hacían sentir, y apoyados por un gran momento de Michael Hicks (mejor extranjero de la pasada LUB de Uruguay), los dirigidos por Rosario pudieron empatar el trámite en 21.

Cuando la Celeste se organizó un poco y pudo consegir tres o cuatro paradas consecutivas, marcó diferencias. El protagonista principal fue Bruno Fitipaldo, quien sacando muchas ventajas de la lentitud de los internos rivales para marcar el pick and roll (Capelli enfatizó una y otra vez que se busque la penetración contra Lloreda), dejó a los sudamericanos al frente por 32 a 25.

Uruguay parecía destinado a un cierre de primera mitad con cierta ventaja, pero se complicó más de la cuenta. Un triple de Trevor Gaskins acercó a los panameños, quienes luego empezaron a encontrar espacios en la ofensiva de transición que no habían tenido hasta ese momento.

De hecho, cuando se terminaba el cuarto, Ernesto Oglivie tuvo un contraataque en soledad que hubiera empatado el juego en 36. Pero el alero perdió increíblemente la pelota cuando se preparaba para definir con una volcada y en la contra, Mauricio Aguiar clavó un triple fundamental, para terminar 39 a 34 arriba. Fue un cambio de 5 puntos en un abrir y cerrar de ojos, que parecía modificar bastante el ánimo con el cual uno y otro ingresaron a los vestuarios.

Igualmente, ese envión que uno creía podía generarle a los uruguayos, no se vio en el arranque del tercer parcial. No sólo los de Capelli salieron secos en ataque, anotando 2 puntos en 5 minutos, sino que repitieron errores en el costado defensivo. Panamá continuó sacando provecho de la carga al rebote ofensivo y sobre todo, del contraataque. Con esas armas, los de Rosario encaminaron una ráfaga de 13-2 y se pusieron adelante por 47 a 41.

El marcador pudo ser todavía más favorable a los centroamericanos, pero un par de errores infantiles en ataque y más que nada, un exceso de faltas en la marca, hizo que Uruguay recortara la diferencia. Aguiar tuvo un interesante ratito y desde la línea, la Celeste pudo mantenerse en partido y cerrar 55 a 51 abajo.

En el último cuarto, poco varió. El rebote siguió siendo propiedad panameña y con una bomba de Danilo Pinnock, los de Rosario tomaron una máxima de 60 a 53. Demian Álvarez contestó desde afuera para acercar a los uruguayos, pero inmediatamente apareció Pomare, de enorme cuarto período, para llevar la diferencia al doble dígito (68-58).

Entre Martín Osimani y Fitipaldo salieron a quemar las naves para Uruguay, forzando varios ataques para descontar. En parte lo lograron, reduciendo la distancia a 4 unidades (70-66), pero nuevamente, el poderío interno de Panamá terminó siendo demasiado. Lloreda y Pomare anotaron sin problemas en el poste bajo, para terminar de sentenciar la historia y darle la victoria a los suyos por 78 a 71.

Luego del gran triunfo de ayer ante Brasil, estaba claro que las expectativas para Uruguay distaban mucho de lo que terminó ocurriendo. Pero a la vez, no deja de ser un recordatorio de que el equipo deberá seguir al pie de la letra los distintos planes de juego, recordando que no le sobra nada ante ningún rival.

Panamá, por su parte, sin hacer un partido brillante y evidenciando algunos vicios de individualismo importantes, hizo valer su mayor talento y profunidad y dejó algo en claro: los que se apuraban a darlos como el descarte claro del Grupo A, deberían pensarlo dos veces.

Panamá (78): Trevor Gaskins 5, Michael Hicks 21, Josimar Ayarza 0, Gyno Pomare 17 y Jaime Lloreda 8 (FI); Joel Muñoz 3, Danilo Pinnock 5, Jamelle Horne 0, Jamaal Levy 8, Ernesto Oglivie 10 y Rubén Garcés 1. DT: David Rosario.

Uruguay (71): Bruno Fitipaldo 18, Martín Osimani 11, Mauricio Aguiar 11, Mathías Calfani 11 y Kiril Wachsmann 0 (FI); Luciano Parodi 0, Marcel Souberbielle 0, Demian Álvarez 3, Nicolás Borsellino 11 y Reque Newsome 6. DT: Adrián Capelli.

Parciales: 15-19, 34-39, 55-51 y 78-71.
Árbitros: Alejandro Chiti, Jorge Vázquez y Roberto Vázquez.
Estadio: Palacio De Los Deportes.

Redactado por Juan Estévez de basquetplus.com
Foto: fiba.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies