Facundo Campazzo enamora a la ACB y NBA, el efecto “C Tangana”

por Xabier Sanmartin publicado en Opinión

Facundo Campazzo es un gigante que arde. Un base, Pepe Sánchez, fue el primer argentino en llegar a la NBA, y ahora otro playmaker de Argentina con pasado ACB, Campazzo, llega a EEUU fichado por Denver Nuggets. La vida es un tango en círculo

Hoy analizamos la evolución de su carrera en nuestra liga, la de un Facu que se reencontrará en esa franquicia con Martynas Pocius, ex madridista ahora trabajando allí de ojeador. Ambos jugaron juntos en tierras murcianas en el curso 2016-2017. Facu es música on fire, caliente como el trap, no admite dudas, o le amas o le odias. Su ritmo de juego está de moda.

De imitar a Jason Kidd al Real Madrid, con 23 años.
Facu Campazzo, base de Córdoba (Argentina), creció imitando a Jason Kidd, Vince Carter… Y fichado por el Real Madrid, vino a España en el año 2014, con 23 años tras el Mundobasket de EEUU, donde compartía selección con Scola, Prigioni, Gutiérres, Delia, Herrmann, Chapu Nocioni…

En Madrid, llamado por Pablo Laso, comienza como suplente de Sergio Rodríguez y se adapta con el apoyo en el vestuario de su paisano Nocioni. Los minutos son escasos. Sufre. Acaba el ejercicio promediando 12 min. para 3 puntos y 1,5 asistencias. Ante ese panorama, se acuerda que vaya cedido al UCAM Murcia.

Murcia, cedido pero luego crecido.
Intenso, duro en defensa, inquieto y con ganas de probar a Laso que merece hueco en la plantilla blanca, Campazzo, de 1,80 m., se crece en Murcia. Concluye la temporada con una media de 26 minutos, 12,6 puntos y 5,3 pases de canasta. Traza ahi sus primeros high lights, sus primeros hits.

El segundo año del cordobés en tierras murcianas ve progresar aún más su estadística, terminando con esta tarjeta: 28,5 min., 14 p. y 5,9 asistencias.

Llama a las puertas madridistas, y lo hace fuerte. Ello y una lesión de Sergio Llull le abren paso imprevisto para ser la pareja de Luka Doncic en la batuta del club madrileño. Vaya par: “El Chico Maravilla” (Wonder Boy, en expresión de David Carnicero) y “Chicho Terremoto” (apodo del Facu que usa Lalo Alzueta en DAZN).

Vuelta al Madrid, con Doncic y Llull.
El ejercicio 2017-2018 es otro mundo para Facu. Es el base titular del Real Madrid y debe avalar esa confianza para así mantener el puesto. Eleva su justo 32,3 % de acierto en los triples del bienio murciano hasta un 36,3 % durante una etapa de regreso al Madrid, curso donde todos los focos se centran en Doncic. Y con razón.

En la liga 2018-2019, ante la ausencia del astro esloveno (fichado por Dallas), Campazzo gana protagonismo, juega algo más y esa presencia en alza se traduce en más puntos y más asistencias. Su música cada vez suena más alta. Laso le ve jugar y piensa cantando: “Que el ritmo no pare, no pare.. no” .

Se asienta, tope liguero y efecto “C Tangana”.
Y así, en su tercer curso blanco tras la cesión murciana, el base argentino convierte en rutina jugar una media de 22 minutos por jornada para aportar entre 10 y 11 puntos además de 5 asistencias.

Ya en 2019, todos damos por hecho que Facundo vuela, que cuenta los días antes de saltar a la NBA y tras la destacada actuación de Argentina como subcampeona del Mundobasket de 2019, solo queda concretar cuándo y cómo va a ser su viaje a Estados Unidos.

En la ACB de 2019-2020, Campazzo logra su tope liguero de puntos (29), de triples (7) y de valoración (42), enseñando a quienes nunca pensamos que llegase a tanto que se ha ganado de sobra el billete al universo NBA. Facu enamora y le salen más novias que C Tangana en una discoteca de trap all night long. Está on fire, te abrasa, de lejos, de cerca, en defensa. Es dinamita, tendencia en Youtube.

Tirando cada vez más de tres puntos, cada vez mejor.
En la faceta del triple, el base argentino ha evolucionado en sintonía con los cambios del juego, como tantos jugadores con ambición. Durante sus primeros cinco cursos ACB lanza más de dos puntos que de tres pero… en el ejercicio 2018-2019 iguala el uso de esos recursos ofensivos hasta hacer 143 tiros dobles y 140 triples. Ese fue su punto de inflexión.

Un año más tarde, hace 105 de tres y 94 de dos y a lo largo de ese interrumpido curso sale del Real Madrid después de lanzar de forma habitual más veces de lejos que de cerca. ¿Otro ejemplo de su adaptación al juego que domina en EEUU? Quizá. No olvidemos que la altura de Facu le obligará en los Nuggets a vivir más lejos de la zona. Allí ponen tapones hasta los guardacoches.

A nivel de su capacidad de anotar triples, Facu sobresalió durante la pasada temporada, clavando el 41% de sus lanzamientos y sellando el mejor promedio de su carrera ACB tras mejorar en este aspecto, año a año, liga a liga, si bien en esta temporada 2020-2021 interrumpida aquí para él… llevaba un regular 35%

Un seguro de vida en los libres.
Su progreso en los tiros libres durante sus seis temporadas y pico entre nosotros ha sido bestial. Mejoró desde el 58,3% de acierto en los pocos que intentó en su estreno como madridista en el curso 2014-2015 al 90,3 % del presente curso, sumando tres temporadas seguidas con más del 89% de eficacia. Esta cualidad puede darle algún minuto extra en Denver ante finales igualados.

Mejoría en el ratio pérdidas – recuperaciones.
En cuanto al ratio entre balones que pierde y recupera, a Campazzo se le van más bolas de las que recupera, como a casi todos los bases pero, ojo, en dos de sus últimas cuatro etapas ligueras ha logrado nivelar uno y otro baremo. Y eso dice mucho sobre su capacidad para tomar cada vez mejores decisiones, lo que considerando su gran velocidad de juego hace prever una buena cualidad para la vivísima NBA.

Facundo Campazzo (que no Francisco) se va y queda aplaudirle desde lejos. Tras ganar tres ligas ACB con el Real Madrid (2014/15, 2017/18 y 2018/19), dos Euroligas (2014/15 y 2017/18) y dos Copas del Rey (2015 y 2020., toca darle las gracias a por su entrega en la ACB (algunos árbitros poco amigos del ‘talking’ quizá no le echen de menos) y desearle lo mejor.

Y, yo que él, trataría de llegar a Denver con un par de asados de regalo para Jokic, que reparte más juego en los Nuggets que todos los bases juntos. Ah, y no estaría de más que le regalase un disco de C Tangana a quien el cambió el nombre. Facu escribe ya su nueva canción.

Por Xabier Sanmartin Cuevas, periodista autor del libro Aquellos Maravillosos Aros [63 reportajes sobre grandes protagonistas del baloncesto de los años 80 y 90 de ACB, NBA…], ya por su segunda edición.

https://libros.com/comprar/aquellos-maravillosos-aros/