Heurtel ante el efecto Pablo Laso y un caso culé feo como escupir al suelo

por Xabier Sanmartin publicado en Opinión

Thomas Heurtel y el F. C. Barcelona la han liado, queriendo o sin querer. El final de su etapa culé está haciendo tanto ruido que hablan de ello hasta los programas que jamás tratan el baloncesto

Base de 1,89 m. y 31 años (32 el 10 de abril de 2021), llegó a nuestra liga hace diez años pero el último con vuelo alicaído por sus problemas físicos. Talento tiene, queda saber donde seguirá moviendo su flequillo.
Saras Jasikevičius le ha dado las llaves del equipo blaugrana a Calathes y como el Real Madrid se ha quedado sin Capazzo, los rumores abundan en medio de un desenlace barcelonista tan feo como escupir al suelo.

1. Heurtel, desde Francia hasta Alicante.
Thomas David Heurtel, llega a la liga ACB en el verano de 2010. El Asvel Villeurbanne lo cede al Lucentum Alicante, buscan minutos para un director de juego de 21 años ya con madera de líder. Desembarca en el Mediterráneo tras jugar el año previo en el Stasbourg, promediando 9.4 puntos, 2 rebotes y casi 5 asistencias.

En el club alicantino, entrenado por Óscar Quintana primero y Txus Vidorreta después, promedia 9 puntos y 2 asistencias en 19 minutos: ni mucho ni poco, pero con maneras (37,5 % de eficacia en los triples) y momentos capaces de convencer al Baskonia para ficharlo.

2. A los 22 años, al Baskonia de Ivanovic.
Llamado por Dusko Ivanovic para dar respiros al base titular, Marcelinho Huertas, Heurtel baja allí su presencia en la cancha. Disputa algo menos de 15 minutos por jornada para anotar 4 tantos, empeorando en casi todas sus estadísticas respecto al año previo.

Ya al inicio de su segundo curso baskonista, Heurtel ve como cesan a Ivanovic en noviembre de 2012. Le suple Tabak. Así, Thomas juega algo más y mejor pero tiene al lado a Carlos Cabezas y Omar Cook, huesos duros como para roer más tiempo en el cinco inicial.

3. Revelación baskonista con Scariolo.
Tras ese curso con Tabak como coach de transición, el Baskonia contrata en junio de 2013 a Segio Scariolo. El joven base galo conoce de ese modo a su tercer entrenador allá en poco más de dos cursos. La estabilidad no rema a su favor pero la cosa cambia. El italiano da más galones a Heurtel, que comparte puesto de inicio con dos nombres que se ha tragado el tiempo: Walter Hodge y Devon Van Oostrum.

Heurtel juega 26 minutos para lograr una media de 10,5 puntos y da 5,5 asistencias por jornada. Al fin emerge del playmaker que tantos scoutings esperaban, el perfil de un jugador capaz de anotar mediante bandejas y suspensiones de media y larga distancia, aportando además un juego colectivo con su acertado reparto del balón. ¿En contra? Pierde tres bolas por cada una recuperada y no está llamado en la vida para hilar defensas de intensidad continuada.

A nivel ofensivo, su 55 % de acierto en tiros de dos y su 85% en los tiros libres compensan un 37% en los triples, que siendo bueno es menos de lo que conseguido otros años. Se acabaron las tonterías, a sus 24 años, acaba el curso 2013-2014 con media Europa siguiéndole de cerca.

4. De Vitoria al Efes de Estambul y luego a Barcelona.
Al crecer tanto, el talonario del Efes de Estambul traslada a Heurtel a Turquía de cara al curso 2014-2015 si bien las lesiones le dejan fuera del Eurobasket. Después de tres temporadas en el baloncesto turco, la última promediando en la Euroliga 12.7 puntos, 5.6. asistencias y 26 minutos de media, se convierte en junio de 2017 en el primer fichaje de Sito Alonso, entonces nuevo entrenador culé.

5. Copas del Rey a pares y efecto “Pablo Laso”
Nos acercamos al presente. Se vaya del Barcelona de una forma u otra, Thomas Heurtel ha completado tres ejercicios culés donde no ha logrado ganar liga alguna, pecado que aliviaron un par de alegrías coperas. Y ahí sí que tuvo mucho que decir Heurtel, ya que fue el MVP del título en la Copa del Rey de 2018 y repitió ese galardón cuando los barcelonistas ganaron en ese mismo torneo en 2019.

En la etapa blaugrana de Heurtel hay el mismo problema que padeció Cristiano Ronaldo y el Real Madrid ante el dominio de Messi y el Barça de ensueño, puedes ser muy bueno, trabajar mucho pero si tu carrera coincide con un rival tan extremadamente bueno como Leo… solo te queda aplaudir. Es el llamado “Efecto Messi”.

El Real Madrid de Pablo Laso lleva años quemando los sueños ligueros blaugranas y eso ha restado crédito igual a Heurtel que a Pesic o Mirotic (por ahora). En sus dos primeras ligas en el Barcelona, Heurtel logró unas medias de 12,8 puntos y 12,9 p, sumando 6,2 y 5,4 asistencias, respectivamente, cifras de atractivo NBA, más considerando que superó en ambas temporadas el 40% de efectividad desde la línea de tres pero… su intermitencia, debilidad defensiva y el “Efecto Laso”, han supuesto un lastre duro, más al verse agravado luego con la lesión del curso 2019-2020. Por si fuera poco, Laso ha perdido a Campazzo (NBA; Denver) y Randolph (lesión que le pone en el dique seco para meses”), de modo que los rumores campan a sus anchas…

Así, a día de hoy, con la polémica decisión del club de dejarle en el aeropuerto de Estambul, Heurtel, con casi 32 años, y sin hueco en el esquema de Saras desde hace semanas, sopesa ofertas convertido en trending topic y en protagonista de los programas deportivos de fútbol porque a este país de países le encanta embarrarse en las polémicas del duopolio futbolístico casi tanto como a Harden mirarse al espejo.

Por Xabier Sanmartín Cuevas, periodista autor del libro “Aquellos Maravillosos Aros” [63 reportajes sobre grandes del baloncesto de los años 80 y 90 de ACB, NBA… más 63 opiniones invitada], con segunda edición ampliada y revisada.

https://libros.com/comprar/aquellos-maravillosos-aros/

Foto: encancha.com; saki baskonia; euroleague media; acb photo