Jonathan Barreiro, la calidad siempre sale a flote

por Roberto Anidos publicado en ACB

Desde muy joven Barreiro apuntó a lo más alto. Por un momento parecía que podría hacerlo sin paradas en el camino, pero no, las lesiones y las vicisitudes del profesionalismo, le obligaron a crecer a fuego lento. Ahora triunfa, y de manera notable en las últimas fechas en el Casademont Zaragoza. Con 24 años tiene todo por delante, el futuro es suyo

Desde su Cerceda natal y sus inicios en el Xiria de Carballo y en el Sant-Yago, donde fue campeón gallego en el 2011, empezó a coquetear con la elite disputando Mini Copas ACB con el Joventut y el Barcelona, hasta que en el 2012 fichó por el Real Madrid.

Un Madrid de categorías inferiores plagado de jugadores que con los años han dado mucho que hablar, disputando liga EBA, su competición junior nacional y el EuroLeague Adidas Next Generation Tournament, está última competición la ganó en el 2015, con Doncic, Yusta, Cate y Barreiro entre otros. Ganaron al Estrella Roja en la final, por (73-70), con el gallego siendo el máximo anotador de lo blancos, con 19 puntos.

En la 13/14 disputó sus primeros minutos con los mayores con solo 16 años. Fueron tres partidos en total, uno en la liga Endesa, en Santiago, cerca de sus paisanos, ante el Monbus Obradoiro, donde anotó 3 puntos en los tres minutos que estuvo en pista, y dos partidos en la EuroLeague, con una media de 0.5 punto en algo más de un minuto en pista. Su debut en la máxima competición europea fue jugando en casa, en una fácil victoria ante el Partizan.

Todo parecía encaminado para Barreiro, calidad, físico,… los primeros minutos con el Real Madrid, y todo con 17 años, pero la temporada terminó de la peor forma posible, con una lesión de rodilla que le mantuvo en el dique seco durante meses. Las lesiones nunca cuadran bien.

Después de su parón forzoso ficha por el Ourense, de la LEB Oro de la 15/16, aportando 6.7 puntos y 3.2 rebotes por partido.

Al año siguiente con 19 años, vuelve a la liga Endesa de la mano del Zaragoza, en el verano del 2016, lugar donde no ha dejado de crecer hasta el día de hoy.

En su primer año, temporada 16/17, no jugó demasiado, 12 encuentros, 4 minutos de media, y 0.5 punto por partido. Al año siguiente, la 17/18, dio el gran salto en la máxima competición, entrando de lleno en la rotación de su equipo, con 17 minutos en pista, y unas medias de 4.7 puntos y 2.7 rebotes, y en la 18/19, con 15 minutos en pista, y 3.9 puntos y 3.1 rebotes por partido. Un rol que le permitió ser seleccionado por España para disputar las ventanas previas al Mundial 2019.

En la temporada pasada, la 19/20, sus números subieron a los 7.1 puntos y 4.5 rebotes, en 19 minutos en pista, en la Liga Endesa, y 4.9 puntos y 4.1 rebotes, en 17 minutos, en la Basketball Champions League.

Una mejoría que se ha certificado de forma definitiva esta temporada, donde promedia 10.4 puntos y 4.7 rebotes, con 23 minutos de juego, en la liga Endesa, y 7.2 puntos y 3.2 rebotes, con 22 minutos, en la Basketball Champions League, y de forma más notable en sus últimos cinco encuentros, donde el alero aporta su mejores números de siempre, con 18.8 puntos y 6.2 rebotes de media.

Foto: heraldo de Aragón