La caldera de Miribilla lleva al RETAbet Bilbao a la final (75-68)

por Roberto Anidos publicado en LEB Oro Notas de prensa FEB

Dominó el Melilla Baloncesto durante un buen número de minutos a través de pequeñas rentas que no fueron suficientes para poder romper el partido y eso, ante un gran rival como es el RETAbet Bilbao, terminó por costarles una remontada que tuvo en la afición de Miribilla a su principal protagonista. Así, los de Álex Mumbrú disputarán la final por el ascenso ante un fortalecido Iberojet Palma

Se vació en Melilla Baloncestosobre la cancha pero eso no fue suficiente para poder vencer al gran ambientede un pabellón que llevó en volandas a su RETAbet Bilbao hacia la disputa deuna final en la que lucharán por el ascenso frente al Iberojet Palma.

Teñidas de blanco ynegro para animar a su equipo en compañía de las otras tres aficiones, lasgradas de Miribilla pudieron disfrutar de uno de los mejores encuentros de latemporada en una semifinal que terminó por decantarse del lado del RETAbetBilbao Basket tras un igualado y exigente encuentro.

Los dobles intentos no pueden con la igualdad inicial (18-18)

Prometía ser un granpartido y, ya desde el comienzo, no defraudó. Una noche que comenzó con elRETAbet Bilbao Basket sumando el primer parcial de la noche gracias al impulsode una afición entregada (5-0) y en la que el Melilla Baloncesto no tardó encontestar desde la defensa para presentar así su candidatura a todo (5-9). Con loslocales generando a través del pick&roll y los visitantes aprovechando loscentímetros de Felipe dos Anjos en posiciones cercanas al aro el partidocomenzó a ser vistoso en ataque y agradecido en defensa donde ambos equipos seesforzaban para tratar de generar así algunas ventajas a lo largo de un primercuarto en el que ni el empuje exterior de Jaylon Brown ni la lucha de Dos Anjosfueron suficientes para poder romper con la igualdad en el marcador (18-18).

Intensidad, más intensidad y de nuevo igualdad (20-20)

Con el encuentrototalmente incontrolable, ambos equipos trataron de hacerse con el mando detodas las maneras posibles tras el primer entreacto, pero ni uno ni otro llegarona conseguirlo. ¿El motivo? La igualdad reinante también en los guarismos conaspectos claves como los porcentajes de tiro o el rebote muy parejos lo quehacía complicado que las rentas se pudieran ir mucho más allá de los cuatro puntosde los que llegaron a gozar ambos en un par de momentos. Y eso que el MelillaBaloncesto intentó romper en los últimos minutos de un segundo cuarto en el quede nuevo la consistencia interior llevó a los de Alcoba a colocarse por delanteen el marcador (34-38) pero el tiempo muerto de Álex Mumbrú unido a un tapónilegal sobre la bocina permitieron a los bilbaínos el poder llegar de nuevo aldescanso con tablas en el marcador (38-38).

Melilla Baloncesto toma la delantera pero no rompe (17-20)

Se había sentidocómodo el Melilla Baloncesto anticipándose a las líneas de pase para podercorrer y así volvieron a hacerlo los visitantes en el tramo inicial de untercer cuarto que no tardó en tomar color azulón. Todo ello gracias al buentrabajo desde la dirección de Josep Franch y a la capacidad atlética de un CalebAgada que comenzaba a hacer de los suyas para poder poner tierra de por medio (45-51).Seis puntos que parecían todo un mundo a tenor de la igualdad reinante y queaportaron oxígeno y frescura a un Melilla Baloncesto que pasaba a jugar con unamayor tranquilidad. Llegando a gozar de hasta un +7, los de Aejandro Alcobalograron llegar al último cuarto por delante y eso, tal y como estaba la noche,comenzaba a ser sinónimo de buenos presagios (55-58).

La caldera de Miribilla pone el resto hacia el triunfo (20-10)

Parecía que losvisitantes podían darle un zarpazo al encuentro pero, esa confianza terminó porconvertirse en el peor aliado de los visitantes quienes, en poco más de unminuto, vieron como las tornas se invertían. Así lo consiguieron los Hombres denegro con un triple de Rafa Huertas desde la esquina primero y un 2+1 de BenLammers después que supusieron un duro 6-0 para los intereses de los de laCiudad Autónoma. Paró el partido Alejndro Alcoba pero, una nueva imprecisión,en este momento a modo de falta en ataque, terminaba por hacer mucho daño alMelilla Baloncesto cuando Ben Lammes machacó su aro tras la asistencia sinmirar de Javi Salgado (63-58). Quedaba poco por jugarse pero el marcador apenasregistró un gran crecimiento con un Melilla totalmente atascado en ataque y unRETAbet Bilbao que tenía que luchar cada punto hasta el final (68-63). La tentaa falta de dos minutos era de cinco puntos pero, para entonces, el RETAbetBilbao había ganado ya lo más importante, confianza de cara al tramo final (75-68).

Nota de prensa FEB – Foto: CMB