Prepelic ante la hora de la verdad en el Valencia Basket… o no

por Xabier Sanmartin publicado en Opinión

Klemen Prepelic, escolta del Valencia Basket, ha logrado esta semana una canasta ganadora ante el Efes. Mide 1,90 m pero todos sabemos que puede ser más grande. Ya lo demostró en cursos previos y ahora el club taronja espera que 2021 sea el año de su consolidación. Abordemos hoy su paso por la ACB, liga donde encara su tercera temporada. ¿Ha llegado la hora de la verdad del mejor Prepelic?

Doncic, Dragic y Klemen, el tercer as esloveno.
Junto a Goran Dragic y Luka Doncic, con permiso de Anthony Randolph… Klemen Prepelic fue el tercer lado del big three que hizo a la selección Eslovenia Campeona de Europa en el Eurobasket de 2017, donde él aportó 13,4 puntos de media, yéndose a 21 en la final sumando cuatro rebotes y ni una sola pérdida de balón. Hoy, a sus 28 años cumplidos el 20 de octubre pasado, vive la temporada que debería marcar cual es su techo real dentro de un equipo de Euroliga.

Real Madrid, misterios y Laso.
En su primer año liguero aquí, promedió 12 minutos en el Real Madrid, participando en 22 partidos (solo fue titular dos veces) para poquito más de 4 puntos por día. ¿Decepción o discriminación? Quien sabe, solo una charla entre Pablo Laso y él podría arrojar toda la luz necesaria para despejar esa duda.

Fue amargo allí hasta su porcentaje de tiros libres, un justo 73% cuando al año siguiente, en el Joventut llegó a un 87% de acierto, nivel está superando en este curso 2020-2021 con el Valencia.

Una persona nueva en Badalona.
Si durante escasos minutos en Madrid, Prepelic no llegó al 30 % de tino al lanzar triples y se quedó en un pobre 41% de efectividad en los dobles… meses después, ya cedido al Joventut, Klemen parecía otra persona y si no… desde luego, otro jugador, uno más cerca de lo que se esperaba.

Al pasar de un rol colectivo blanco con poca sintonía al papel del líder del Joventut, el alero esloveno exhibió su hambre de puntos y minutos. En esa temporada 2019-2020 promedió 27,3 minutos con 21,7 puntos. Una locura ofensiva.

Lanzó, como en él es habitual, más de tres que de dos, firmando una tarjeta con un 37 % de eficacia en los triples y un bestial 54 % en los dobles. A eso, Prepelic sumó un 88 % desde la línea de los libres (con más de siete intentos por día).

Eso sí, perder dos o tres balones por encuentro con la camiseta de la Penya fue algo habitual, ya se sabe, un desliz que va incluido en el precio y que compensó con tres asistencias por día, demostrando que sabe leer el juego en beneficio de otros compañeros aunque esa no sea su mayor virtud.

Valencia, ACB y Euroliga, el lugar ideal.
En Badalona, tras el máximo anotador de la fase regular de la ACB y el tercer jugador más valorado, un Valencia Basket con ganas de crecer en la Euroliga le fichó el pasado julio.

Y hasta ahora, en una docena de jornadas de liga, el rubiales tirador ha empezado con menos minutos de los previstos, quizá debido a la lesión que sufrió durante la pretemporada pero aun está a tiempo de despertar, de crecer y enamorar.

En el actual torneo liguero, Prepelic aporta 9 puntos al cuadro que entrena Jaume Ponsarnau, que le alinea 20 minutos por partido. Sus porcentajes de acierto son parecidos a los de la pasada temporada pero sin tanto protagonismo ofensivo al estar en un equipo más grande.

Tras 13 encuentros de Euroliga, Prepelic firma 11 puntos en 21 minutos, es decir, juega un minuto más que en la ACB y suma dos puntos más.

En resumen, el killer esloveno vive su segunda estancia en un club grande. En Madrid fracasó, tuviera él más o menos culpa, y en Valencia sería triste que no aprovechase el escaparate taronja para demostrar que puede ser mucho más que cabeza de ratón.

En unos meses, despejaremos esa incógnita. Es ahora o nunca. ¿Cómo se dirá en esloveno… “Cultura del esfuerzo”?

Por Xabier Sanmartin Cuevas, periodista autor del libro Aquellos Maravillosos Aros [63 reportajes sobre grandes protagonistas del baloncesto de los años 80 y 90 de ACB, NBA…], ya por su segunda edición.

https://libros.com/comprar/aquellos-maravillosos-aros/

Fotaza: Miguel Ángel Polo