CRÓNICA PIRATA: LITUANIA 70 – CANADÁ 68. LITUANIA GANA A CANADÁ EN UN PARTIDO MALO POR PARTE DE AMBOS EQUIPOS

por santiloro publicado en MUNDIAL DE TURQUÍA´10

El partido a priori parecía más importante para los canadienses que para los lituanos, toda vez que ayer los norteamericanos cosecharon una sorprendente y dolorosa derrota ante Líbano. Se encontraba por tanto la selección canadiense ante la situación de no poder fallar mucho más, aunque enfrente tuviera a una de las selecciones potentes del mundial, a pesar de las muchas bajas con las que se ha presentado en el Mundial. Para Lituania, en cambio, después de su predecible victoria ante Nueva Zelanda las cosas parecían más relajadas.

El partido a priori parecía más importante para los canadienses que para los lituanos, toda vez que ayer los norteamericanos cosecharon una sorprendente y dolorosa derrota ante Líbano. Se encontraba por tanto la selección canadiense ante la situación de no poder fallar mucho más, aunque enfrente tuviera a una de las selecciones potentes del mundial, a pesar de las muchas bajas con las que se ha presentado en el Mundial. Para Lituania, en cambio, después de su predecible victoria ante Nueva Zelanda las cosas parecían más relajadas.

El partido a priori parecía más importante para los canadienses que para los lituanos, toda vez que ayer los norteamericanos cosecharon una sorprendente y dolorosa derrota ante Líbano. Se encontraba por tanto la selección canadiense ante la situación de no poder fallar mucho más, aunque enfrente tuviera a una de las selecciones potentes del mundial, a pesar de las muchas bajas con las que se ha presentado en el Mundial. Para Lituania, en cambio, después de su predecible victoria ante Nueva Zelanda las cosas parecían más relajadas.

El comienzo del partido ratificó las impresiones, con una salida fuerte de Canadá que se puso 0 – 7 a los dos minutos. Klimavicius rompió la racha al instante y anotó la primera canasta para los bálticos. A partir de ahí el partido entró en una serie de imprecisiones por parte de los dos equipos, ya que ambos lanzaban triples sin ton ni son. En el equipo canadiense casi todos salían de la mano de Rautins, quien tiene licencia para esto y para más. Cuando Canadá comenzó a anotarlos disparó el marcador y se puso 4-15, lo que llevó al seleccionador de Lituania a pedir tiempo muerto. No sirvieron de mucho los dos minutos de reflexión, ya que el juego algo alocado de los canadienses siguió haciendo daño y le llevó a aumentar las distancias (7-20). Maciulis recortó algo la brecha con un triple y en otro movimiento de juego interior de Kleiza, éste puso el marcador final del primer cuarto: 12-20.

En el segundo cuarto Lituania intentó intensificar el nivel defensivo, y sin embargo las cosas no cambiaron demasiado. A los 2:45 minutos el marcador era 19-28 y los lituanos seguían jugándose prácticamente todos los ataques a base de triples, la mayoría de ellos sin preparar excesivamente la jugada. Los continuos fallos llevaban al equipo báltico a no lograr un ritmo de juego adecuado, contagiándose de la precipitación canadiense. La ventaja se mantenía constantemente entre los 6-8 puntos (25-31 a falta de 4:12 y 29-36 a falta de 2:58). El seleccionador lituano se mesaba los cabellos y decidía recurrir a un nuevo tiempo muerto, desesperado por la inoperancia de sus hombres para poner de manifiesto en la cancha su supuesta superioridad. No sirvió de nada, pues de nuevo un triple precipitado fue la primera acción de los jugadores después del descanso. Dos contraataques canadienses dispararon de nuevo la distancia (29-40 a falta de 1:53). No cambiaron mucho las cosas en los 2 minutos que quedaban y al final del primer tiempo el resultado fue de 33 a 43.

Para el segundo tiempo la misión de Lituania debería ser recuperar, o sería más correcto decir tomar por primera vez, el ritmo del partido, mientras que para Canadá sería mantener el suyo y seguir anotando de tres con la eficiencia con la que lo había hecho en el primer tiempo.

No cambiaron sin embargo las cosas al comienzo del tercer cuarto. Lituania seguía precipitándose y Canadá anotando triples con facilidad. La distancia se fue ensanchando (38-53 a falta de 7 minutos). 15 puntos empezaban a parecer muchos visto lo visto. El conjunto báltico a ratos parecía un equipo de colegiales, con tiros que no tocaban ni aro o jugadas blandas en la que parecían estar a merced de los hombres canadienses. Y a pesar de ello, pasito a pasito y gracias a su mayor calidad y a una pájara anotadora de Canadá, los reservas del equipo fueron recortando la distancia (50-57 a falta de 1 minuto). Los canadienses sufrieron entonces la presión y perdieron tres ataques seguidos, mientras que un impresionante triple final de Kleiza puso a Lituania a 2 a final del cuarto (55-57). Cosas del baloncesto, cuando más fácil parecía todo para Canadá peor se le puso todo. Y esto lo provocaron los lituanos teóricamente suplentes.

Otro triple nada más comenzar el cuarto puso por primera vez en todo el partido a Lituania por delante. Las caras de los canadienses demostraban que no daban crédito a lo que sucedía en la cancha. El partido en todo caso seguía siendo malo. Delininkaitis fallaba tres tiros libres y un triple de manera consecutiva y los canadienses eran incapaces de coger un solo rebote en su zona. Practicaba el equipo americano una zona para poner nerviosos a los lituanos, pero Kleiza la reventaba con un triple. Las precipitaciones seguían sucediéndose en ambos bandos, con balones que no encontraban destinatario o tiros que no tocaban ni aro ni tablero ni tan siquiera la red. Lituania era ahora la que lograba pescar en las revueltas aguas y ganaba de tres (63 – 60 a 6:24), aunque en el caos generalizado, Canadá remontó y volvió a ponerse por delante (65 – 66 a 4:27).

Lituania sólo lanzaba ya de tres, como si no existiera una distancia menor, mientras que Canadá se olvidaba de que había que pasar la línea central en menos de ocho segundos y probaba igualmente suerte desde lejos cuando por fin fue capaz de hacerlo en un segundo intento. Una novedosa, en el día de hoy, jugada interior le dio una ventaja de dos posesiones a Lituania (70-66 a falta de 2:24). El base canadiense, Anderson, se lanzó en plan kamikaze contra la defensa y lógicamente falló. Los bálticos devolvieron el favor y perdieron el balón en la siguiente jugada, quizás queriendo brindar al público un final igualado después del triste partido que estaban disputando. Dos tiros libres canadienses apretaron el marcador y pusieron la distancia en dos puntos a falta de un minuto y medio (70 – 68, un marcador que ya no se movería). Kleiza falló su tiro y Canadá jugaba para empatar o adelantarse. Brown forzaba absurdamente y no aprovechaba la oportunidad ofrecida por los lituanos, que en la jugada siguiente tampoco remataba el encuentro. Doonerkamp se tiraba un triple como el que juega a los barquitos en una cuadrícula de 100 x 100 y, como era de esperar, hacía agua. Lituania perdía un nuevo balón y Anderson se jugaba un triple como el que hace unos años un joven Djorjevic usó para quitarle una copa de Europa el Joventut. Al contrario que entonces, no entró y Lituania terminó ganando el partido.

Encuentro por tanto sin historia alguna, mal jugado por ambos equipos y poco salvable en ninguno de ellos. A los lituanos les queda el consuelo de la victoria y de tener ya dos en su haber, mientras que los canadienses siguen sin saborear las mieles del triunfo.

 

LITUANIA(12+21+22+15): Kalnietis (7), Maciulis (8), Gecevicius (0), Kleiza (18), Klimavicius (7)- cinco inicial-, Seibutis (2), Pocius (11), Delininkaitis (11), Jasaitis (2), Jankunas (4) Andriuskevicius (0) y Javtokas (0).

CANADÁ(20+23+14+11): Anderson (15), Rautins (7), Doornekamp (3), Kendall (9), Anthony (12)- cinco inicial-, Olynyk (0), Bell (1), Bucknor (5), Brown (11), Famutimi (0), Sacre (0) y Shepherd (5).

 

Comentar

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies