¿Es posible batir el 72-10 de los Chicago Bulls del 96?

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en NBA

Nada más terminar la temporada 95/96, todos nos dimos cuenta que vivíamos un momento histórico, cuando disfrutamos del 72-10 que realizaron aquellos Bulls. Histórico, pero ¿imbatible?. Los Warriors van en el buen camino, como muestra su 72-12, casi un 86% de victorias en todos los partidos disputados en el 2015

Los Bulls del 96, aquel equipo que nos impresionó con su baloncesto total, con un juego sin posiciones definidas y con todos sus integrantes con capacidad para realizar múltiples tareas en la cancha. Phil Jackson solía salir de inicio con Harper (7.4 puntos 2.7 rebotes) de base, Jordan (30.4 puntos 6.6 rebotes) estelar en su retorno, siendo este año MVP de las finales, primer equipo NBA, MVP, primer equipo defensivo, all star, MVP del all star y líder en puntos, y Pippen (19.4 puntos 6.4 rebotes 5.9 asistencias) completaban el juego exterior. Por dentro Rodman (5.5 puntos 14.9 rebotes) líder en rebotes aquel año, y el australiano Longley (9.1 puntos 5.1 rebotes).

En el banquillo destacaba poderosamente la presencia del croata Toni Kukoc (13.1 puntos 4.0 rebotes), tal fue que este año se le galardonó como mejor sexto hombre de la temporada. Por fuera disponían del tirador Kerr (8.4 puntos 2.3 asistencias), Brown (2.7 puntos 1.1 asistencia) y Buechler (3.8 puntos 1.5 rebotes). En la pintura los reservas con más presencia en pista eran el canadiense Wennington (5.3 puntos 2.5 rebotes) y Simpkins (3.6 puntos 2.6 rebotes). Caffey (3.2 puntos 1.9 rebotes) y los más veteranos Salley (2.1 puntos 2.5 rebotes), y el “buda” Edwards (3.5 puntos 1.4 rebotes) completaban una rotación para la historia.

Aquellos Bulls no empezaron tan fuertes como los presentes Warriors, es más, perdieron en el sexto partido de liga contra los Orlando Magic (88-94), de Anfernee Hardaway con 36 puntos y 5 rebotes. No tardaron mucho en volver a perder, en la jornada 12, está vez a manos de los Sonics (92-97) de Kemp (25 puntos 14 rebotes) y Payton (26 puntos 11 asistencias), que posteriormente serían sus rivales en la final de la NBA.

Con un (10-2),  los Bulls encadenaron un balance de (31-1), la derrota fue contra los Pacers (97-103) de Smits (26 puntos) y el gran Miller (20 puntos 5 asistencias). Con (41-3) los Bulls cosecharon dos derrotas de forma consecutiva, en una de estas duras giras por el Oeste, primero ante los Nuggets (99-105) con 32 puntos y 9 asistencias de Abdu-Rauf y 10 puntos y 17 rebotes de Mutombo, y posteriormente ante los Suns (96-106) de Barkley (35 puntos 16 rebotes) Kevin Johnson (20 puntos 10 asistencias).

Luego cosecharon otro buen parcial de (13-1), perdiendo por el camino contra los Heat por (104-113) con un Chapman (39 puntos 9/10 en triples) imparable. Con un balance de (54-6) los Bulls sufrieron su derrota más abultada del año, fue contra los Knicks, y fue una paliza en toda regla, (72-104) con un gran Pat Ewing (26 puntos 14 rebotes).

Acabarían la temporada con un parcial de (18-3), y su récord podría haber sido más impresionante si cabe, porque las tres derrotas fueron por un punto, luchando hasta el pitido final por la victoria, (108-109) ante los Raptors de Damon Stoudamire (30 puntos 11 asistencias), donde por cierto jugó Tabak (12 puntos 6 rebotes) saliendo desde el banco, (97-98) ante los Hornets de Kenny Anderson (20 puntos) y Del Curry (19 puntos), el padre de Stephen, y por último (99-100) otra vez ante los Pacers, el único equipo que fue capaz de ganarle dos veces está temporada.

Con (72-10) en la regular pocos fueron los que apostaron que los Bulls no ganaran el anillo, bien hicieron en no apostar ya que los de Chicago ganaron el campeonato con brillantez. Primero barrieron a los Heat (3-0), a los Knicks no les dieron opción en la segunda ronda (4-1), otra barrida (4-0) en las finales de conferencia ante los Magic, y finalmente (4-2) en la lucha por el anillo ante los Sonics, con 27.3 puntos y 5.3 rebotes de Jordan, y 23.3 puntos y 10.0 rebotes de Kemp, como jugadores más destacados por cada bando.

2015-nba-finals-game-six

Como decíamos antes, cuando aquellos Bulls se engalanaron con el anillo del 96, sabíamos que tardaríamos mucho en ver algo parecido, y así ha sido. Hemos tenido que esperar 20 años para poder llegar a una posible ocasión de igualar y porque no, superar el récord del 72-10, de la mano de estos Warriors liderados por el maravillo Stephen Curry.

Los Warriors actualmente llevan un balance de (30-2), el mejor balance de siempre a 1 de enero. Arrancaron con un espectacular (24-0) hasta que llegó la derrota ante los Bucks (95-108) de Monroe (28 puntos 11 rebotes) y Parker (19 puntos 7 rebotes). Cinco victorias después, los Warriors con Curry vestido de paisano por lesión, cosechó la segunda derrota, está vez ante los Mavericks (91-114) de Barea (23 puntos) y Nowitzki (18 puntos 8 rebotes).

Los Warriors lo tienen en su mano, a un falta mucho y los problemas llegarán, lesiones, cansancio, presión por batir el récord, pero lo cierto es que después de 20 años, pienso realmente que estos Golden liderados por el maravilloso Curry (30.5 puntos 6.4 rebotes), el tirador Thompson (19.9 puntos 3.6 rebotes) y el polivalente Green (14.6 puntos 9.1 rebotes 7.2 asistencias), tienen una posibilidad de batir lo imbatible, los Bulls del 96.

Photo NBA Media

Uso de cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. También compartimos información de su dispositivo con nuestros partners de medios sociales, publicidad y análisis. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR