Un Tavares de récord guía al líder a su séptima victoria seguida en Liga (96-81)

por Roberto Anidos publicado en ACB Crónica Notas de Prensa ACB

El Real Madrid no dio opción al Hereda San Pablo Burgos con un partidazo del pívot, que logró su tope en anotación con 27 puntos (37 de valoración)

El líder de la Liga sigue invicto en este arranque de año al lograr su séptima victoria consecutiva, la vigésimo primera en 22 partidos. Venía de ganar al Zalgiris Kaunas hace menos de 48 horas y se impuso con autoridad al Hereda San Pablo Burgos, uno de los equipos más en forma de la competición, en un encuentro que encarriló con un 29-13 en el primer cuarto. Tavares fue el gran protagonista con una actuación soberbia (27 puntos en su mejor marca como madridista, 7 rebotes, 6 tapones y 37 de valoración), que le llevó a convertirse en el segundo máximo taponador madridista en la ACB (261). Le secundaron Carroll (13 de sus 17 puntos en el último cuarto), Garuba y Deck. Además, Laso cumplió 400 encuentros de Liga al frente del banquillo blanco, y Abalde 50 con la camiseta madridista.

Gran comienzo del Real Madrid. Sabedor del potencial ofensivo de los burgaleses, salió intenso atrás, neutralizando las vías de anotación de su rival y con una clara superioridad en el rebote. En ataque, buscó a Tavares, que una y otra vez se imponía a Kravic. Los de Laso estaban acertados en el triple y, con 10 puntos del caboverdiano y otros 11 entre Causeur y Garuba, despegaron con un 20-5 de parcial que le llevó a un +17 en el minuto 9 (27-10). Dominio total madridista que se reflejó en el 39-3 de valoración.

Omnipresente Tavares
Con el pívot descansando, los visitantes mejoraron en sus prestaciones ofensivas con Benite, McFadden y Rivero, rebajando la diferencia por debajo de los dobles dígitos (36-28, min. 15). El líder ya no estaba tan cómodo en ataque y Laso recurrió a Tavares, obligando al Hereda San Pablo Burgos a una defensa de ayudas con la que los locales sacaron ventaja y recuperaron la inspiración en ataque, ahora con Abalde y Carroll anotando de tres puntos. Tavares fue también el antídoto en atrás. Con su segundo tapón del partido igualaba a Sabonis como el máximo taponador madridista en la ACB y lideraba otro importante parcial de 12-4. El pívot cerró una notable primera parte en la que firmó unos espectaculares 16 puntos y 22 de valoración para el 48-32.

Pero los de Joan Peñarroya no iban a darse por vencidos y demostraron por qué son los campeones intercontinentales. Desde el triple castigaron a un Real Madrid precipitado. Ocho puntos de Horton lideraron un 4-13 a su favor que metía presión a los de Laso con el 56-50 en el ecuador del tercer cuarto. El técnico vitoriano pidió tiempo muerto e hizo reaccionar de nuevo al equipo como sucedió en el segundo cuarto. Thompkins (8 puntos y dos triples) y la defensa de Tavares con su sexto tapón de la noche, aplacaron el crecimiento visitante (70-54, min. 30). Sin embargo, no todo eran buenas noticias. Thompkins, clave en la respuesta local, se retiraba con un esguince de tobillo ampliando la poblada enfermería blanca.

Carroll sentencia un triunfo incontestable
Aun así, el Real Madrid apeló a su fortaleza de equipo. Muy sólido en su juego, respondió a las acometidas del rival, al que no dejó reengancharse al partido a pesar de las intentonas de Benite. Garuba hizo un gran trabajo en el rebote (acabó con 9) mientras que Carroll se puso en modo killer. El escolta norteamericano asumió el rol de líder y dio uno de sus recitales ofensivos con 13 puntos en este último cuarto para rubricar un gran triunfo por 96 a 81 Hubo minutos también para el canterano Tristan.

nota de prensa Real Madrid · acb photo