El Herbalife Gran Canaria sobrevive en Andorra (74-79)

por Roberto Anidos publicado en Crónica Eurocup Notas de prensa Eurocup

Los claretianos firmaron un gran tercer cuarto y supieron resistir en el último para seguir vivos en EuroCup

‘Es un partido a vida o muerte’. Lo decía Porfi Fisac tras el choque dominical de Liga Endesa ante el Real Madrid, refiriéndose a la última bala de su equipo en 7Days EuroCup. Seguir con opciones de llegar a cuartos de final pasaba por ganar al MoraBanc Andorra y hacerlo, de ser posible, por más de tres puntos.

Ambos equipos, que protagonizaron un duelo igualado y poco anotador una semana atrás, arrancaban la contienda en el mismo tono. Los errores primaban sobre los aciertos y las defensas hacían lo mismo sobre los ataques. En los primeros tres minutos de partido, solo John Shurna fue capaz de sumar. El americano fue el autor de los primeros siete puntos del choque (0-7, minuto 4) y lanzaba a los suyos en el marcador.

A los jugadores de Ibón Navarro les costaba entrar en ritmo anotador. El tanteo era bajo y el marcador apenas se movía. Shurna se iba a los 10 puntos (6-12, minuto 8) clavando un triple que servía para que el ‘Granca’ doblara en el marcador a los andorranos. El equipo del Principado, maniatado por la defensa amarilla, veía cómo los claretianos lograban una ventaja de dobles dígitos (9-19, minuto 9) con cinco puntos consecutivos de Okoye. La diferencia, eso sí, fue reducida por el equipo pirenaico antes del término del cuarto (14-19).

El parcial de los locales, entre el final del primer acto y el comienzo del segundo, llegó a ser de 8-0. Con Olek Balcerowski haciendo un buen trabajo en pista, los de Porfi Fisac mantenían a raya a los andorranos. AJ Slaughter, de tres (21-26, minuto 15), hacía que el colchón de puntos de Herbalife Gran Canaria siguiera por encima de una posesión.

Sin embargo, como era de esperar, MoraBanc Andorra reaccionó con fuerza y, con un parcial rápido de 6-0, le dio la vuelta al marcador. La máxima ventaja de los andorranos llegó a ser de únicamente dos puntos (33-31, minuto 17) mientras el ‘Granca’ sabía navegar en el ‘moméntum’ favorable de los locales. Stan Okoye y AJ Slaughter seguían asumiendo responsabilidades ofensivas para darle la vuelta al marcador. Fue, eso sí, Sean Kilpatrick, quien cerró con una buena canasta individual sobre la bocina la primera parte para dar siete de ventaja a los grancanarios (35-42).

UNA BALA MÁS
El grupo de Porfi Fisac siguió manteniendo una actitud impecable en defensa, secando las varias armas del ataque de MoraBanc Andorra. El equipo claretiano dominó el tercer cuarto de principio a fin, practicando un baloncesto sólido y mostrando una imagen muy superior a la de su rival. La diferencia fue ampliándose poco a poco. Un triple de Tomas Dimsa (38-51, minuto 24) encendía las alarmas del conjunto local.

La ventaja isleña llegó a ser de 16 puntos (41-57, minuto 27) tras otro acierto desde más allá de 6,75, este de AJ Slaughter. La defensa claretiana dejó en tan solo 12 puntos a un MoraBanc Andorra que tuvo que encomendarse a la energía y el talento de Oriol Paulí. El examarillo fue el único que pareció escuchar a su entrenador en el descanso, cuando este pedía intensidad a sus hombres. Los amarillos encaraban el último cuarto con una buena renta en el marcador (47-62).

Sean Kilpatrick colocaba 17 puntos de diferencia en el luminoso del Polideportivo de Andorra. Sin embargo, el conjunto local lograba agarrarse al partido. Lo hacían con dos triples de Gielo y otro de Paulí, que convirtió un lanzamiento desde más allá de ocho metros. El parcial de 9-0 obligaba a Porfi Fisac a pedir tiempo muerto (56-64, minuto 34) para intentar parar la reacción rival.

AJ Slaughter rompía el parcial negativo anotando un triple a tabla. No obstante, el equipo local seguía con su afán de remontada. Gielo, con dos tiros libres, y Hannah, con un triple (61-67, minuto 35) apretaban el marcador. Fue un tira y afloja entre dos equipos que se negaban a dar ni un centímetro libre. El examarillo Clevin Hannah, clave en el triunfo andorrano de la pasada semana, se volvía a poner la capa de héroe (69-72, minuto 38) para mantener vivas las opciones de triunfo de su equipo desde el perímetro.

A dos minutos y medio del final, la diferencia era tan solo de tres puntos. Los errores en el tiro libre venían castigando al equipo amarillo, pero John Shurna convertía dos de dos en un momento de gran importancia. Los últimos instantes del choque transcurrieron con emoción y tensión. Hannah fue el referente de los locales, pero el ‘Granca’ sobrevivió a su inspiración y sumó un triunfo clave para seguir vivo en EuroCup.

Nota de prensa Herbalife Gran Canaria